Tags

, , , , , , , , , , , , , , , ,

El sellado del libro es una de las tareas bibliotecarias cuyo objetivo es acreditar que el libro es propiedad de la Biblioteca. Se sella la portada o el reverso de la misma. Algunas bibliotecas sellan también determinadas páginas clave fijadas de antemano. Es conveniente sellar el reverso de las láminas y otros materiales complementarios.

Una vez sellado, el libro debe inscribirse en un libro que existe en todas las bibliotecas. Se trata del registro de entrada. Cada libro recibe un número de control.Imagen Este nuúmero se escribe:

* En el libro de registro junto a los datos del libro.

* En la portada o reverso de la misma, del libro registrado, precedido de la letra R.

* En el ángulo inferior izquierda de todas las fichas catalográficas.

El libro de registro es un libro foliado con páginas rayadas en el que se consignan los siguientes datos: fecha de entrada, autor, título, edicion, lugar y año, procedencia, precio, observaciones. Los libros se registran por motivos administrativos y para saber la cantidad de volúmenes de la biblioteca. Es necesario registrar todos los materiales que constituyen el fondo de la biblioteca. Las revistas se registran en libro aparte, así como los manuscritos, incunables, tesis doctorales, etc.ImagenEl registro de revistas se hace en fichas sueltas de tamaño especial (12 x 18,5 cm) que se pueden conservar en un libro o fichero. Cualquiera que sea el sistema tienen que quedar bien visibles el título y la fecha. Cada ficha tendra que tener espacio para cinco años como mínimo.

El ISBN (Registro Internacional de Libros) es un sistema de registro de libros que facilita internacionalmente la localización y el intercambio del material impreso. Fue ideado por Foster en 1965 y adoptado internacionalmente hacia 1970. Es un número de identificación que debe acompañar a todas las publicaciones del mundo. Está formado por un código de diez caracteres distribuidos en cuatro partes:

* La primera corresponde al país donde se publica el libro. Ej. España 84

* La segunda corresponde al editor que lo adjudica el INLE (Instituto Nacional del Libro Español)

* La tercera corresponde al título

* La cuarta es un número de control.

En España el INLE publica “ISBN” que reúne los libros de existencia en la nación junto al número internacional. Incluye publicaciones en euskera, catalán y gallego y algunas publicadas en Hispanoamérica.

El registro internacional de publicaciones en serie es creado en 1972 y se encarga de adjudicar a cada publicación en serie un número de registro. Este número se conoce por las siglas ISSN. Es un código de ocho cifras que se identifica con el título de la publicación. Si una publicación cambiara de título cambiaría su ISSN. Las colecciones que se publican en forma de libro tienen también ISBN. En España el centro vinculado al ISDS se creó en 1978, vinculado a su vez al Instituto Bibliográfico Hispano. Tanto el ISBN como el ISSN facilitan los procesos de pedidos y préstamos, aceleran el canje y la elaboración de catálogos colectivos y ayuda a la comunicación entre libreros, editores y bibliotecarios a nivel internacional.

El Depósito Legal es la obligación que todo editor, impresor o productor tiene de depositar un número determinado de ejemplares de toda obra que produce, en una determinada biblioteca u organismo oficial del ámbito nacional. Sus objetivos son:

* Controlar la producción bibliográfica nacional

* Sirve de instrumento de información sobre tal producción

* Protege los derechos de autor

El Depósito Legal se refleja en el libro Imagenpor medio de una marca que consta de los siguientes elementos:

* Palabra Depósito Legal

* La sigla correspondiente a la provincia o localidad donde se produce la obra

* El número de inscripción que le corresponda y que se cerrará al finalizar el año

* El año.

El fondo bibliotecario se guarda en depósitos y está sometido a peligros constantes como: el uso continuado, el polvo, la humedad, el fuego. Es necesario tomar medidas que serán de prevención, de reparación y de acondicionamiento de los depósitos.

Las Medidas preventivas que se deben tener en cuenta en cuanto al ambiente:

* Temperatura, 18 y 22 grados centígrados.

* Luz, persianas o cristales que eviten que la luz solar toque directamente los materiales

El polvo, el cloruro de sodio, los hongos, roedores, etc. son agentes que deben combatirse con la limpieza. El papel moderno tiene mucha acidez, por ello se deteriora muy rápidamente. Para proteger los materiales de este deterioro las bibliotecas pueden utilizar técnicas de microfilmación.

Para evitar la destrucción accidental, voluntaria o progresiva de los fondos es indispensable la presencia del bibliotecario con un control riguroso y la planificación de la Biblioteca. Las estanterías deben ser resistentes y fáciles de limpiar.

Existen bibliotecas que por sus características especiales necesita una atención diferente. Algunas bibliotecas tienen una reserva preciosa consistente en documentos manuscritos antiguos de especial valor, en los que, hay que tener en cuenta el tipo de material pergamino o papel. Los depósitos deben estar acondicionados para evitar excesos de humedad, calor o frío. Entre 15 y 22 grados centígrados. Entre 45 y 55% de humedad. La luz tenue. La medida de seguridad indican colocarlos en armarios cerrados o cámaras blindadas. Estos materiales se colocan en estanterías por tamaño y por currens. En la reserva preciosa, además de los manuscritos, se colocan: incunables, libros raros, libros con valor de colección, obras de tirada limitada, obras con encuadernaciones limitadas, colecciones especiales de bibliotecas.

* Dibujos y grabados se guardan en carpetas de cartulina no ácida, con una ventana que deje ver el original sin tocarlo. Para servicio de los usuarios, archivo fotográfico. Se conservan en bandejas poco profundas de muebles especiales metálicos, donde se pueden depositar en horizontal.

* Fotografías, se pueden archivar en posición vertical. Se vigilará que la temperatura no sobrepase los 23 grados y la humedad entre el 20 y 30 %.

* Partituras musicales, se colocan en cajas o en estantes como libros si tienen más de 50 páginas y se pueden encuadernar.

* Mapas, planos y dibujos técnicos, se conservan en armarios de carpetas suspendidas de visibilidad lateralo en bandejas metálicas. Los mapas muy grandes también se encuentran enrollados en una barra de madera. Se recomienda su ordenación geográfico-alfabética.

* Patentes, llegan sueltas a las bibliotecas se colocan en cajas o carpetas. Cada caja lleva el nombre del país y el número primero y último que contiene.

* Publicaciones oficiales, si son extensas se tratan como revistas; si son breves, en cajas.

* Material efímero, tiene cinco años de vigencia, se eliminará a medida que no sea necesario. Se ordena en cajas por materias. Los catálogos comerciales se ordenan por editoriales y se descartan a medida que se publican otros nuevos.

En cuanto a la reparación del material dañado se utilizan las siguientes técnicas:

* Encuadernación, consiste en unir los pliegos de un libro y recubrirlos de un material consistente. El bibliotecario deberá: determinar el tipo de encuadernación conveniente, anotar los datos significativos del libro y conservar la cubierta original, en el caso de las publicaciones periódicas habrá que esperar a tener un año completa con la portada y el índice.

* Restauración, en el caso de ejemplares únicos o de difícil sustitución se puede inciar un proceso de restauración que siga los siguientes criterios: respeto a la genuinidad de la obra, utilizar la restauración solo para evitar un mal mayor.  Antes de proceder a restaurar un libro hay que hacer un estudio de las causas de su deterioro, el estado actual del libro y los métodos y productos que se utilizarán en la restauración.  Cuando se trata de la encuadernación solo se restaura cuando resulta funcionalmente necesario, teniendo en cuenta el valor de la misma por su antigüedad, calidad y belleza. También se restaurarán los tomos deteriorados que forman parte de colecciones. Se hará siempre con materiales originales, si no es posible, el bibliotecario decidirá si se hace otra nueva buscando materiales adecuados al libro.

El local de una biblioteca debe tener las siguientes características:

* Cimientos sólidos, capaces de sostener grandes pesos

* Construcción con materiales ignífugos

* Aislamiento térmico y acústico.

* Paredes y suelos con revestimiento hidrófugo y antipolvo

* Equipo de extintores y detectores de fuegos.

En una misma biblioteca pueden existir depósitos abiertos y cerrados al público. Su altura puede variar de 2′ 30 a 4′ 30 metros segúnse destinen o no al público. Si la sala de lectura está separada por los depósitos se debe prever una fácil comunicación entre ambas dependencias. Las estanterías compactas para depósitos de almacén son interesantes para el ahorro de espacio que suponen.

El espacio donde se almacenan los libros es el depósito y existen los siguientes sistemas:

* Espiral en descenso

* Cintas transportadoras en horizontal

* Manipulación vertical con cestos o cajas

* Tubo mecánico

* Montacargas

* Robots