Tags

, , , , , , , , ,

Se supone que el ser humano conserva registros escritos desde la última glaciación, hace unos 20.000 años. Se han encontrado huesos y cuernos con grupos de incisiones regulares que, según algunos arqueólogos, podrían ser calendarios.  Es posible que se utilizaran para seguir el rastro de los animales migratorios, de los cuales dependían los cazadores del Paleolítico. No obstante, la escritura propiamente dicha no se inventó hasta mucho después.

El rasgo distintivo de un sistema de escritura que merezca ese nombre es que los símbolos escritos representan las palabras y los sonidos reales de una lengua determinada, y no solo ideas. De modo que un dibujo de un caballo no constituye escritura, ya que se podia “leer” en cualquier idioma. En cambio todas estas palabras expresan la misma idea, pero la escritura reproduce los sonidos de distintos idiomas.

Los sistemas de escritura no son lo mismo que los idiomas. Un sistema de escritura, como el alfabeto latino moderno, con el que se escribe el castellano, sirve para escribir una cantidad de lenguas europeas. Asimismo, el alfabeto arábigo sirve para escribir turco y persa, aparte de árabe.

LA ESCRITURA PRIMITIVA

La escritura evolucionó de forma independiente en las diversas regiones, como el Próximo Oriente, China, el valle del Indo y América central. Los sistemas de escritura que surgieron en cada una de estas regiones son diferentes y no se han influido mutuamente. El sistema de escritura más primitivo que se conoce fueron los caracteres cuneiformes de Mesopotamia que se remontan al 3.100 a.C.

¿Por qué se inventó la escritura? Tal vez se puede deducir la respuesta de los primeros mensajes escritos. En la mayoría de los sitios donde la escritura se inventó de forma independiente, los documentos más antiguos que se conservan son etiquetas y listas, o los nombres de los gobernantes. En general, en las sociedades que produjeron estos documentos, algunas personas eran mucho más ricas que otras, y el poder se concentraba en las manos de grupos reducidos. Por lo tanto, se supone que se inventó la escritura porque los miembros de estos grupos tenían que organizar los depsplazamientos de bienes y personas a fin de mantener el control sobre ambos.

En muchas sociedades enseguida se comenzó a emplear la escritura también con otros fines. Por ejemplo, en la antigua Mesopotamia se ponían por escrito los contratos y otros documentos comerciales, cartas, leyes, rituales religiosos e incluso obras literarias. En cambio, en América central durante mucho tiempo la escritura se limitó a inscripciones en monumentos relacionados con la monarquía. En aquellas sociedades donde la escritura estaba restringida a un pequeño grupo dominante, en realidad eran muy pocas las personas que sabían leer y escribir.

ESCRITURAS LOGOGRÁFICAS

Según su funcionamiento, los sistemas de escritura se clasifican en logográficos, silábicos o alfabéticos. En ocasiones, determinados sistemas utilizan más de un principio al mismo tiempo. Por ejemplo,  el egipcio antiguo empleaba los tres simultáneamente. En los sistemas logográficos de escritura, cada símbolo representa toda una palabra. En muchos de estos sistemas, se añaden a los símbolos básicos unos determinantes gramaticales: símbolos especiales que indican cambios semánticos o gramaticales, como las formas compuestas o plurales de las palabras.  La dificultad más evidente que presentan estas escrituras es la enorme cantidad de símbolos necesarios para expresar cada palabra. La escritura china comprende alrededor de 50.000 caracteres, aunque habitualmente no se utilizan todos. Por eso no llama la atención que en la China imperial muy pocas personas supieran leer y escribir. Incluso en la época moderna, se tardaron varias décadas en producir una máquina de escribir para el chino.

ESCRITURAS SILÁBICAS

Los sistemas silábicos de escritura utilizan símbolos para expresar sílabas. Numerosos sistemas primitivos de escritura eran silábicos: los cuneiformes asirio y babilonio del Próximo Oriente, dos escrituras de la Grecia preclásica, el japonés y la antigua escritura maya de América central.

El cuneiforme babilonio es un buen ejemplo de uso y difusión de la escritura silábica. En un principio, derivaba de la escritura  logográfica sumeria: ambas se escribían presionando marcas con forma de cuña sobre tabletas de barro húmedas. Para componer palabras, se ponían unos signos silábicos detrás de otros.

La escritura silábica cuneiforme tuvo una larga vida en el antiguo Próximo Oriente, donde estuvo en vigor entre los años 3.100 y 100 a.C. Aparte del acadio, también se empleó  para escribir otras lenguas, como el hitita y el elamita.

El cuneiforme babilónio cuenta con unos 600 símbolos aunque muchos de ellos se emplean para distintos valores silábicos.

ESCRITURAS ALFABÉTICAS

La mayoría de los idiomas modernos emplean sistemas de escritura alfabéticos, en los cuales cada símbolo representa un sonido básico. El castellano y la mayoría de las lenguas europeas modernas se escriben con alfabetos derivados del alfabeto latino. La gran ventaja de los sistemas alfabéticos es que hay que aprender muchos menos símbolos que en los sistemas logográficos o silábico, puesto que la mayoría de los alfabetos tienen menos de 30 caracteres.

Aunque parezca irónico, es posible que la invención del primer alfabeto estuviera inspirada en la antigua escritura egipcia, uno de los sistemas de escritura más complejos que se hayan inventado jamás. Los jeroglíficos egipcios combinaban símbolos logográficos, silábicos y alfabéticos. A mediados del milenio II a.C., las comunidades que vivían en la península del Sinaí se percataron de que todos los sonidos de su lengua semántica occidental se podían expresar mediante una pequeña cantidad de símbolos alfabéticos.

Hasta el 1150 a.C., es probable que los sistemas alfabéticos derivados de la escritura original del Sinaí estuvieran extensamente difundidos por Levante. No obstante, como este tipo de escritura se realizaba en su mayor parte sobre materiales perecederos, como pergamino o papiro se conserva muy poco material original. Aunque el papiro se ha preservado en Egipto, por la sequedad del desierto y la ausencia de bacterias.

Los primeros ejemplos de escritura alfabética, que datan entre 1450 y el 1150 a.C., han sido hallados en el lugar donde se alzaba la antigua ciudad cananea de Ugarit. Para escribir en ugarítico se inventó allí un sistema de escritura constituido por 30 símbolos cuneiformes. Los documentos en escritura ugarítica se grabaron en tabletas de barro que son casi indestructibles, cuando se hornean. Los escasos documentos así conservados permiten suponer que los habitantes de Ugarit también estaban más familiarizados con la tradición habitual en la escritura alfabética semítica, en el sentido de escribir sobre materiales perecederos.

Un ejemplo muy posterior y muy especial de la supervivencia de pergaminos originales semíticos son los llamados rollos o manuscritos de mar Muerto. Este conjunto de enigmáticos textos religiosos en arameo y hebreo, de entre el 100 a.C. y el 68 d.C. fue hallado en Israel, en una cueva del desierto, dentro de unas tinajas, entre 1947 y 1956. Después del 1200 a.C. resulta más fácil seguir los pasos de la evolución de los alfabetos levantinos, utilizados para lenguas semíticas como el fenicio, el hebreo y el arameo, ya que hay unas cuantas inscripciones talladas en piedra.

El uso semántico de las escrituras alfabéticas difiere del uso moderno europeo de la escritura alfabética en dos aspectos importantes. En primer lugar, el sentido normal de la escritura en los textos semíticos era de derecha a izquierda, en lugar de izquierda a derecha. En segundo lugar, los sonidos vocálicos y los diptongos de las lenguas que usan las escrituras semíticas (a,e,i,o,u, ou, ai, oo, etc.) no se escriben, y sólo se registran las consonantes (b,k,d,f,g,etc,).

Parece que la escritura de los sonidos vocálicos se produjo por accidente, y no fue una invención brillante. Los griegos conocieron los alfabetos levantinos al establecer contactos regulares con los fenicios y otros pueblos de la región, probablemente entre los años 950 y 850 a.C., cuando tanto aquellos como estos instalaron mercados por todo el Mediterráneo. Algunas letras que representan consonantes en sentido semítico, para los griegos sonaban como vocales.

Los griegos también llevaron su alfabeto a Italia, donde se adaptó a la escritura etrusca, latina y a otras lenguas. El imperio romano contribuyó a difundir el alfabeto por gran parte de Europa occidental, si bien el alfabeto griego se siguió usando en el imperio oriental. Cuando se produjo la caída del Imperio Romano de Occidente en el siglo V, éste ya era un imperio cristiano. La escritura (en latín) ya se habia vuelto un elemento esencial para la administración eclesiástica. Tanto el sistema latino de escritura como la cristiandad sobrevivieron al imperio dentro del cual habían nacido. Durante la primera parte de la época medieval, el alfabeto latino se adaptó para transcribir las lenguas que se hablaban en cada lugar, como gótico, irlandés antiguo, franco y anglosajón. Mientras tanto, en Oriente, la Iglesia Ortodoxa Griega se expandió hacia el norte, a Rusia y los Balcanes llevando consigo el alfabeto griego. Se dice que dos clérigos ortodoxos, san Cirilo y San Metodio, adaptaron el alfabeto griego para escribir las lenguas eslavas. Por eso, el alfabeto que se utiliza actualmente en Rusia, Bulgaria y otras zonas del Este de Europa se llaman cirílico, en honor a San Cirilo. Y así, los alfabetos semíticos, griego y latino sirvieron de base para la mayoría de los alfabetos que se usaban actualmente en la Europa moderna, Oriente medio y el subcontinente indio.