1. Animar a la lectura no es algo fácil y menos en estos tiempos donde los recortes presupuestarios hacen que nos pensemos todo dos veces.Sin embargo, echo de menos en tu excelente artículo dos cosas para mi fundamentales, animar o motivar a la lectura de gente que no acude de manera asídua a la biblioteca y en segundo lugar, no dejar de lado todo el mundo de la lectura digital que irrumpe cada vez con más fuerza en las bibliotecas y constituyen u gran aliciente y atractivo para nuestros lectores jóvenes y no tan jóvenes, como la FGSR lleva constatando en sus estudios con tablets e ereaders.
    Con respecto al fomento de la lectura en niños y jóvenes, resaltar la falta de proyectos de formación para padres y formadores o educadores, en muchos casos carentes de habilidades e ideas en torno a la lectura de sus niños. Esa labor, tan poco difundida en muchas bibliotecas, dan muy buenos resultados y hay profesionales que se dedican a ello con talleres de formación específicamente diseñados para tal fin. Enhorabuena a todos los que, desde las bibliotecas, no desfallecéis ante los problemas y la falta de apoyo! @Enlaceditor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.