Santo Tomás de Aquino y su sistema de enseñanza

Teólogo y filósofo italiano. Ingresó en la Orden Dominicana tras vencer una fuerte oposición familiar. En 1245 la Orden le envió al estudio general de París, donde conoció a Alberto Magno, con el que mantuvo estrecha relación hasta 1252. En 1256 obtuvo el título de maestro en teología, que le permitió ocupar una de las dos cátedras regentadas por los dominicos en la Universidad de París. Tres años después volvió a Italia, donde residió hasta 1268 enseñando en diversas poblaciones, siempre tras la corte pontificia. Cuando en 1269 fue llamado de nuevo a París se encontró con una universidad agitada por las polémicas que suscitaban los averroístas, contra los que intervino. Los tres últimos años de su vida los pasó en Nápoles ejerciendo también la docencia. Murió camino a Lyon, donde le habia pedido Gregorio X que fuese.

Santo Tomás de Aquino y su sistema de enseñanza

Fruto de su primera estancia en Paris fueron sus obras De ente et essentia, el Comentario al Libro de las Sentencias, las Quaestiones disputae de veritate y el libro I de la Summa contra gentes. Al periodo comprendido entre 1259 y 1268 corresponden numerosos comentarios a Aristóteles, el Seudo-Dionisio, la terminación de la Summa contra gentes, el De regimine principum, varias Quaestiones quodlibetales y Quaestiones disputatae. En 1269 y 1272 compuso el De unitate intellectus contra averroistas, el De aeternitate mundi contra murmurantes, la continuación de la Summa Theologica, las Quaestiones disputatae sobre el alma, las virtudes, etc. De su última estancia en Italia es la tercera y última parte de la Summa Theologica y diversos comentarios a Aristóteles.

Dentro de panorama general del pensamiento cristiano, Santo Tomás de Aquino se caracteriza por su decidido aristotelismo: al elaborar la síntesis de razón y fe utiliza a fondo las categorías mentales del Estagirita sin asumir todas sus teorías, algunas de las cuales juzga incompatibles con la revelación, y otras ilógicamente inferidas de los principios aristotélicos. Preside todo su esfuerzo interpretativo la firme convicción de que la razón y la fe, aun siendo cada una autónoma, son siempre conciliables y de hecho coinciden en un buen número de puntos, los que llama praeambula fidei, que en conjunto tejen lo esencial de la filosofía cristiana. Santo Tomás de Aquino y su sistema de enseñanza: Las Universidades

Pinche aquí

Sus tesis son proyectadas en el terreno de la moral, tenían que transfigurar el eudemonismo aristotélico en una concepción ética cuya clave de bóveda o fundamento último pasaba a ser la ley eterna divina, participada en la naturaleza humana. La íntima coherencia del sistema se advierte en la doctrina de la relación entre la Iglesia y la sociedad civil que conjuga la autonomía respectiva, la armonía y la subordinación.

Pinche aquí

Considerado santo por la Iglesia Católica. Su trabajo más conocido es la Suma Teológica, tratado en el cual pretende exponer de modo ordenado la doctrina católica. Canonizado en 1323, fue declarado Doctor de la Iglesia en 1567 y santo patrón de las universidades y centros de estudio católicos en 1880. Su festividad se celebra el 28 de enero.

Pinche aquí

La principal influencia recibida por Tomás de Aquino se encuentra en Artistóteles. De él toma la teoría hilemórfica, y sus aplicaciones en la antropología y epistemología, como la idea de que el alma y el cuerpo forman una única sustancia, aunque se separa del filósofo griego al considerar que el alma es inmortal. También asume de Aristóteles la diferenciación de seres en acto o en potencia o la tesis de que es la forma la que ordena y estructura la materia. Aplica la teoría del ser a Dios, diciendo que Dios es el ser total, causa de todo, pero cambia la noción aristotélica de un Dios exclusivamente ordenador de un Universo eterno por la noción cristiana de un Dios creador del Universo desde la nada (Creatio Ex nihilo). Toma influencias de su teoría del conocimiento que comienza con la experiencia sensible y se termina con la abstracción donde se llega al conocimiento de lo universal. También toma influencias en sus planteamientos éticos, en la idea de felicidad como fin último, el cual constituye el bien supremo; o las virtudes que se entienden como medio para llegar a ese fin. Todo ello lo recibe gracias a su maestro, Alberto Magno.

Pinche aquí

De Agustín de Hipona recibe dos de sus causas que explican la existencia de Dios, la que se explica en la primera vía, la del movimiento y la de la perfección. De Platón toma su idea de participación para explicar la relación entre el ser y los seres, del mismo modo que Platón explicaba la relación de las ideas con las cosas. Recibe influencias del pensamiento musulmán a través de Avicena, de quien toma la distinción de esencia y existencia y la vía de la contingencia, o de Averroes, de quien asume al menos algunos aspectos suyos en cuanto al problema de los universales, parte de su teoría del conocimiento, sobre el conocimiento divino de los seres particulares, sobre la inmaterialidad del primer motor, sobre Dios como acto puro y sobre el principio de individuación.

La repercusión posterior ejercida por Tomás de Aquino ha sido inmensa y se comprueba ya que su doctrina fue prácticamente el pensamiento oficial de la iglesia durante muchos siglos.

Pinche aquí

Con respecto a la ley natural, si bien no es una postura exclusiva de Tomás de Aquino, el concepto tiene un rol central en la postura oficial de la Iglesia. Aparece en el Derecho internacional gracias a los aportes hechos por tomistas de la segunda escolástica.

Pinche aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: