La censura franquista

En 1939, con el final de la Guerra Civil, se estableció en España un nuevo régimen político, la Dictadura de Franco, que cerró al exterior sus fronteras, y en el interior, redujo la producción cultural. Esto provocó que este periodo fuese el más oscuro para la cultura española a lo largo del siglo XX.

La censura franquista

La censura, cuya definición sería el dictamen y juicio que se hace o se da acerca de una obra o un escrito, fue una tarea concebida para establecer la verdad y propagar la doctrina del Movimiento.

Era preciso divulgar la cultura promulgada por el nuevo régimen al pueblo, por medio de la difusión de las buenas costumbres y la transmisión de la cultura tradicional española. El punto de partida debía ser la eliminación de toda voz disidente. Para el Estado Católico la censura “más que una acción que eliminara la libertad era una función preventiva”.

Anuncios

Una infinidad de leyes, decretos y normas de funcionamiento dotó de instrumentos eficaces al cuerpo de censores que desde las delegaciones provinciales, comarcales y locales ejercía un severísimo control sobre cualquiera de los medios de comunicación social.

Anuncios

La censura se ciñó a un esquema inquisitorio y la pauta que seguía era la siguiente lista de preguntas:

Anuncios

1) ¿Ataca al dogma?

Anuncios

2) ¿A la moral?

3) ¿A la iglesia o a sus ministros?

Anuncios

4) ¿Al régimen y a sus instituciones?

Anuncios

5) ¿A las personas que colaboran o han colaborado con el régimen?

Anuncios

6) Los pasajes censurables ¿califican el contenido total de la obra?

7) Informe y otras observaciones.

El informe más antiguo de censura es el referente a la obra de Gregorio Marañón, Raíz y decoro de España, en 1939.  Otro de los primeros es el referido a la obra de Jardiel Poncela, ¿Pero…hubo alguna vez  once mil vírgenes?, donde el autor se autocensuró 218 páginas de 315. La mayoría de las tachaduras realizadas tenían que ver con problemas de lenguaje relacionados con la moral sexual.

Diferencias entre texto original y modificado:

1) “Intimidades del sexo” frente a “Intimidades del amor”

Anuncios

2) “Las mujeres son todas unas golfas” frente a “Las mujeres son todas cualquier cosa”

3) “Casino de Ancianos Impotentes” frente a “Casino de Ancianos Importantes”

4) “Mi primer amante” frente a “Mi primer marido”

5) “Yo me he acostado con ella” frente a “Yo he estado complicado”

Existía un fichero de obras prohibidas, publicadas antes de la Guerra Civil, que constaba de dos categorías: obras prohibidas cuya lectura, con las debidas autorizaciones, estaba reservada para eruditos y estudiosos, que contaba con 2.663; y las terminantemente prohibidas, sin excepción, unas 1.252.

Anuncios

Algunos autores pudieron ver publicadas sus obras porque salieron del país, como es el caso de Camilo José Cela, cuya obra, La Colmena, fue publicada en Argentina (1951). Éste estuvo durante algún tiempo muy relacionado con los servicios de censura incluso paradójicamente ejerció como censor. También Gloria Fuertes publicó en Caracas su Antología y poemas  del suburbio y Todo asusta, en 1954 y 1958 respectivamente.

La actividad censoria de mayor envergadura e intensidad fue la relacionada con las publicaciones periódicas: diarios, semanarios y revistas mensuales. Pero cabe decir también que el mundo del cine fue objeto de una importante censura. Los empresarios de la salas de cine en cada localidad tenían la obligación de presentar la hoja de censura de la correspondiente proyección cinematográfica al delegado local antes de que pasara el filme con el fin de obtener el visado o autorización en firme. Prescrita estuvo también la proyección de NO-DO en todas las salas. Lo mismo ocurría con las piezas que se representaban en teatros de la localidad o comarcas bajo la jurisdicción de los delegados comarcales.

Sin lugar a dudas, la producción novelística fue la más castigada por la censura y las obras inéditas fueron sus mayores víctimas.

Existían unos criterios para dicha censura:

a) Moral sexual, entendida como prohibición de la libertad de expresión que implicara un atentado al pudor y a las buenas costumbres y abstención de referencias al aborto, homosexualidad y divorcio.

Anuncios

b) Opiniones políticas

c) Uso del lenguaje considerado indecoroso, provocativo e impropio de los buenos modales.

d) La religión como institución y jerarquía, depositaria de todos los valores divinos y humanos e inspiradora de la conducta humana arquetípica.

Los efectos de la censura editorial son que la censura delimita la potencia creadora del escritor e influye en el libro que llega al lector, ante esto El editor se encuentra en la difícil situación de ser juez y parte al mismo tiempo.

Desde un principio, la censura se atuvo a las directrices vigentes en la censura eclesiástica, pues básicamente se partió de las normas establecidas en el Índice Romano.

Anuncios

En resumen, no hay un nexo casual entre literatura y censura, y cuando ésta última se da, nos encontramos ante la forma más sutil de presión del aparato económico, social y político cuya tendencia es la de controlar todo medio de comunicación.

Desde esta perspectiva, el caso de la censura en España es una deliberada actuación del Estado con vistas a impedir la difusión de valores simbólicos y lingüísticos juzgados contrarios a aquellos que las fuerzas políticas en el poder estiman a la cultura, y por lo tanto, válidos.

2 pensamientos sobre “La censura franquista

  1. Buenas tardes, lei tu articulo que esta muy interessante y me gustaria saber mas sobre la 5 fotografia si es possible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: