El Buscón de Francisco de Quevedo

Novela picaresca de Francisco de Quevedo y Villegas publicada (probablemente sin autorización del autor) en Zaragoza en 1626, pero redactada muchos años atrás, tal vez en 1604. Su título completo es: Historia de la vida del Buscón llamado don Pablos de vagamundos y espejo de tacaños.

El Buscón de Francisco de Quevedo

Fracaso de un hombre de origen humilde en su intento por ascender socialmente, contado por él mismo a ritmo vertiginoso mediante una embebida acumulación de fechorías. Sus continuados esfuerzos, alimentados por cierto rencor social, se transforma en frustraciones y humillaciones, y su descenso se hace cada vez más profundo. No hay digresiones morales.

Pablos nos introduce en el ambiente de su extraña familia. Es hijo de una alcahueta, bruja y prostituta y de un barbero que combinaba su oficio con el robo. Su hermano murió en la cárcel. En la calle se acerca a los hijos de los acomodados y hace allí amistad con el hijo de un caballero, don Diego Coronel, cuyo favor Pablos intenta alcanzar. La vergüenza por las deshonrosas profesiones de sus padres y su voluntad de escapar a su pasado lo animan a ascender a la sociedad por cualquier medio y acompaña a don Diego al colegio, según los hábitos de la época, como criado. Pasan de ahí a la Universidad de Alcalá, donde Pablos es víctima de terribles burlas con que los estudiantes veteranos acogen a los recién llegados. Sufre azotes, salivazos de sus compañeros de hospedaje, y ha de revolcarse en su cama entre los excrementos…Pero Pablos, a su vez, se convierte pronto en maestro de estas bromas y se inicia en el robo, y también en trampas y engaños, pues su deseo de agradar lo incita a seguir la corriente de hipocresía del mundo. Determina hacerse pícaro y llega a ser el mayor tunante de Alcalá. Una estupenda carta de su tío verdugo público de Segovia, cita a Pablos a reclamar su herencia, pues su padre ha sido ajusticiado en la horca y su madre, encarcelada por la Inquisición de Toledo. Pablo se encamina a Segovia y se separa de Don Diego, que también ha recibido carta para que vuelva sin la compañía de Pablos. Por el camino se encuentra con un proyectista extravagante que propone facilitar la conquista de Ostende secando con esponjas el mar; un espadachín que pretende ayudarse de las matemáticas para acertar en sus golpes; un poeta ciego autor de un largo poema de cincuenta octavas para cada una de las once mil vírgenes; y luego con un soldado que exhibe sus sabañones como heridas recibidas en combate, y algunos tipos más.

Pinche aquí

Novela abigarrada de personajes peculiares (prostitutas, brujas, delincuentes, etc.) y de ideas descarnadas (corrupción, egoísmo, insolidaridad, fealdad, etc.) que la convierten en una de las más originales de la picaresca, una obra brillante y cruel que carece por completo de compasión y un testimonio ideológico y social de su tiempo. La historia avanza variada, ágil, tan incongruente y rica como la vida cruel que describe y se adapta a todas las formas, pero el autor da preferencia a la agudeza, a la astucia verbal. En una caprichosa y audaz elaboración, Quevedo sustituye el dato por la invención ingeniosa y ésta, caricaturizada, potencia la realidad. Nos cuenta las cosas más tremendas con una frialdad implacable y para ello usa la caricatura, el pesimismo, la sátira despiadada e inmisericorde sin dejar resquicios para la emoción o los sentimientos. La ambición de Pablos de ser un caballero se enfrenta al sentir de una época que exige aceptar la posición social atribuida en el nacimiento y permanecer en ella. Pablos representa a una fuerza socialmente explosiva y en su fracaso se concentran las características morales y sociales más indeseables.

Pinche aquí

Quevedo va más allá de cuanto es cínico, doliente, amargo o trágico, con la impasibilidad de un jugador genial, sin la menor señal de compasión. El Buscón es uno de los libros más agudos y al mismo tiempo más inhumanos que se puedan imaginar; asusta, junto a sus extraordinarias dotes literarias, la indiferencia del autor al jugar con el dolor y la muerte. En su intención de superar al Lazarillo de Tormes, modelo de la novela picaresca, incluso por asombrar y anular al primero del género, se aleja de la sobriedad y el realismo. Destaca Alborg, más que el contenido crítico, la forma de la novela, y dice que es el <<exponente genuino del más peculiar estilo quevedesco, de su prosa precisa, gráfica, agresiva, dueña siempre de los matices más sugerentes, del giro más audaz, de la más atrevida metáfora>>.  Estamos ante un maestro del retruécano, del juego de palabras, de la precisión, del continuo llevar y traer al lector por sus artificios.

Pinche aquí

Hay críticos que ven en ella una parodia de la picaresca por la distorsión sistemática de sus personajes, por el perfil caricaturesco en los que las pinceladas de humor o punzantes predominan sobre los contornos que dibuja el sentimiento, el amor o el odio.

Pinche aquí

La novela ha sido admirada y leída en todos los tiempos y ha suscitado reacciones variadas. Por su contenido, por su expresión, por la maliciosa inteligencia de su autor, entre otros méritos, pasa de ser una de las obras capitales de la literatura española.

1 thought on “El Buscón de Francisco de Quevedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: