Los mares del sur de Manuel Vázquez Montalbán

Novela policíaca de Manuel Vázquez Montalbán publicada en 1979. La desaparición de una persona debe ser resulta por un famoso detective. Pepe Carvalho es detective, vive en Barcelona y se mueve entre las diferentes capas de la sociedad española. En esta ocasión la policía persigue primero en coche y luego a pie a unos delincuentes que han robado un automóvil. Uno de los ladrones tropieza con el cadáver del hacendado catalán Carlos Stuart Pedrell.

Los mares del sur de Manuel Vázquez Montalbán

Una rara pista inicial la descubren en unas líneas escritas en italiano en un papel que encuentran en el cadáver: <<più nessuno mi porterà nel Sud>>, y una segunda cuando descubren que sus allegados lo imaginan de viaje por las islas polinesias. Carvalho se encarga del caso. La viuda lo sufraga. El detective pide una elevada suma. El peculiar agente va descubriendo, pieza a pieza, que el millonario es hombre caprichoso, que pretendía emular a Gauguin acudiendo a aquellas islas del Pacífico, que ha vivido con una joven obrera Ana, que está embarazada y que el hermano de ésta y otros delincuentes de su grupo le ajustan las cuentan y lo dejan malherido, y también que el financiero se refugia en el domicilio de su mujer que es amante de su abogado, y allí muere y éstos, para evitar complicaciones, arrojan el cadáver al descampado donde el delincuente que huía se había topado con él.

La acción es rápida, cambiante, evocadora, con falsos avances y sorpresas bruscas, inesperadas. Frente a la inmoralidad de unos y la violencia de otros, el detective es audaz, atrevido, resolutivo y también humano, tierno, culto y refinado. Sabe el autor llevarnos por muchos exóticos, los de la Polinesia, y también por los cercanos, por los barrios bajos de Barcelona (el barrio chino, San Magín), así como por los elegantes (Sarriá, Pedralbes) e introducirnos tanto entre las clases acomodadas como en las miserias de las marginadas, y también mezclar la gravedad de unas situaciones violentas o arriesgadas con el humor de otras. La crítica la considera obra principal dentro de las protagonizadas por el detective Carvalho, que inició Montalbán con Yo maté a Kennedy, y cuya personalidad dejó fijada en Tatuaje. Se trata de un personaje excepcional por su agudeza y experiencias, por su permanente estado de rebeldía y su capacidad para salir airoso de sus situaciones y sus amplísimos conocimientos gastronómicos, amén de lo relacionado con el sexo, por eso tiene una novia prostituta que le abre las puertas para que las mujeres que le salen al encuentro puedan acercarse a él. Políglota, cosmopolita, autosuficiente, libre para organizar su trabajo, invencible, más de izquierdas que de derechas, aunque a veces declare su escepticismo y muy caro como detective, opera al margen de la ley para que se cumpla la ley, y en su perfección tiene también un carácter contradictorio que lo humaniza. La novela nos lleva por la vida barcelonesa que queda descrita con seriedad y audacia. Para Gil Casado éste es el mejor libro de Vázquez Montalbán.

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: