Entrevista a Francisco Pérez Baldó, escritor

En este caso no hizo ni falta moverme de mi lugar de trabajo, ya que Francisco Pérez Baldó se puso en contacto conmigo, conversando y tras conocer la importancia de su trayectoria vital y profesional decidí realizarle una entrevista que hoy comparto con todos vosotros.

Entrevista a Francisco Pérez Baldó, escritor

La poesía y narrativa de Francisco Pérez Baldó por si desean adquirir alguno de sus libros,

Buscando a Pepe el Habichuela

Anuncios

Del tiempo y la memoria

Primeras palabras

Anuncios

Ni contigo ni sin ti

1ª.- ¿Quién es Francisco P B?

R.- Son los demás los que pueden definirte mejor. Yo sólo puedo decirte que he vivido con pasión todos los días de mi vida, hasta ahora. He trabajado 43 años en la Función Pública, en la radio, en el teatro, participado en política y, a los sesenta años, he recuperado mi vocación de escribir: mis primeros poemas son de  cuando tenía unos catorce o quince años.

Anuncios

2ª.- ¿Desde qué momento supo que se quería dedicar al mundo de la literatura?

Anuncios

R.- Desde bien joven. A los cuatro años gané mi primer premio de representación en el teatro Cervantes de Almería. De niño, hacía marionetas de trapo y escribía obras infantiles para representarlas en un guiñol ante mis hermanas. Descubrí la poesía de la mano de Miguel Hernández y Federico García Lorca, de los que hice recitales en los años difíciles en los que era un problema representar a estos autores. Durante el servicio militar escribo teatro infantil y lo represento con un grupo amateur. A las 21 años tenía escritas media docena de obras de teatro, varias novelas cortas y algunos cuentos y relatos que entonces mandaba a concursos. Recibí un par de premios de relato corto, en mi juventud, en certámenes de poco relieve. De poesía, era raro el día en que no escribía uno o dos poemas. Todo eso se trunca ante una frase lapidaria que en aquellos años decían con frecuencia los padres: ¿Cuándo te harás un hombre de provecho? Y en el empeño de hacerme una carrera profesional, dejé mi intensa dedicación a la literatura y se abrió un amplio paréntesis de silencio.Entrevista a Francisco Pérez Baldó, escritor

3ª.- ¿Cuántas novelas ha publicado y que nos puede comentar de cada una de ellas?

R.- He publicado siete novelas cortas con Arráez Editores de Mojácar, desde 2006 a 2013. Todas ellas tienen como hilo conductor un tema de interés almeriense. Un libro de cuentos que lleva por título Del tiempo y la memoria, sobre personajes, costumbres y vivencias del Mediterráneo en los años de posguerra. Un libro de relatos marineros, De levante a poniente, con historias de pescadores almerienses y alicantinos. Una biografía novelada, Buscando a Pepe El Habichuela, que fue un figurante muy conocido y querido en la época dorada del Spaghetti Western en Almería. Sobre otras publicaciones menores como relatos, cuentos y poemas, tendríamos un listado que excede los límites de esta entrevista. Sobre lo escrito y no publicado tengo una página web: , donde voy colgando algunas cosas que escribo.

4ª.- ¿Tuvo problemas a la hora de encontrar editorial para que publicara sus novelas?

R.- Sí, no es fácil publicar. Hay mucha gente que escribe y, algunos, lo hacen muy bien. Lo sé por experiencia, porque corrijo y selecciono los originales que mandan a una editorial. No diré cual. Y es una lástima, porque he recomendado algunas veces la obra de autores jóvenes y no siempre se han publicado. Otras veces sí.

 Parafraseando a Larra: “escribir en España es llorar”. Cito de memoria. Este es un país duro de oído para la cultura.

Anuncios

5ª.- ¿Qué piensas de la importancia que se da a la cultura y a la literatura en España?

R.- Tengo un juicio muy severo sobre los responsables que deben promocionar y apoyar la cultura en este país. Con especial énfasis en los momentos actuales, pero sin que merezcan mayor elogio otros políticos anteriores. Parafraseando a Larra: “escribir en España es llorar”. Cito de memoria. Este es un país duro de oído para la cultura.

6ª.- ¿Ha recibido algún premio por su labor literaria?

R.- Desde hace mucho tiempo no creo en los certámenes literarios. De todos es sabido que los de mayor prestigio están dados de antemano, más bien se encargan con anterioridad a los autores premiados. En los de menor entidad, de ámbito local, siempre hay compromisos cercanos y de otros, que tiene que haberlos honestos, no tengo aún noticia.

7ª.- ¿Ha colaborado con otros medios de comunicación? ¿Qué puede decirnos de ellos?

R.- Mi primer trabajo remunerado, en los años sesenta, fue en la radio. Hice colaboraciones en Radio Juventud, Radio Almería y en la COPE. Eran las únicas emisoras entonces. Hice programas en directo, en locutorio y escribía guiones para otros programas. En los años noventa publiqué en la prensa local alicantina artículos de opinión y análisis electoral. En las televisiones locales, fundamentalmente, con intervenciones en las noches electorales. Tuve pasión por la radio, pero pagaban muy poco.

8ª.- ¿Ha conocido a lo largo de su vida a algún escritor o persona que le haya marcado?

R.- De todas las personas que he conocido a lo largo de mi vida, escritores o simples pescadores, he aprendido algo. De José Saramago, que tuve la oportunidad de conversar con él a lo largo de una cena, me queda la admiración por una vida de honestidad personal y veracidad creativa. De Gabriel García Márquez, al que no llegué a conocer personalmente, me cabe el privilegio de haber leído toda su obra, varias veces. He conversado con personas interesantísimas que no son nada conocidas y su mención no diría nada a los lectores.

9ª.- He visto que también se ha dedicado a la política.

R.- Mi paso fue breve, como parlamentario en la V Legislatura de las Cortes Valencianas. Fue suficiente y quedé vacunado de cara al futuro. No porque considere a la política una actividad poco importante, sino por todo lo contrario. Es lamentable el escaso nivel de muchos políticos en activo. Hubo excepciones, claro está, pero lo dejaron hace tiempo.

10ª.- ¿Cree que hay algo que falte por escribir?

R.- Si lo supiera lo escribiría de inmediato. Por eso escribo todos los días, por si doy con ello y consigo aportar algo a la literatura. Sigo buscando.

11ª.- ¿Algún consejo a nivel personal y literario a los que se inician en la literatura?

R.- Sí, tres consejos. El primero es que hay que leer con intensidad y dedicación, pero con una adecuada guía. La verdad de las mentiras de Mario Vargas Llosa, Edt. Alfaguara, por ejemplo, y recorrer la literatura del siglo XX desde El corazón de las tinieblas (1902) de Joseph Conrad a Sostiene Pereira (1994) de Antonio Tabucchi. El segundo es que, si lo quieres realmente, debes escribir, no dejarte engañar por eso de ser “un hombre de provecho” o lo de “no pierdas el tiempo con literaturas”. Y, el tercero y principal es una fórmula infalible: “ Mézclese un diez por ciento de inspiración con un noventa por ciento de transpiración”

12ª.- ¿E-book o libro en papel?

R.- Ambos. Hay problemas con las descargas, sobre todo en España. Y es algo muy difícil de regular. Ante todo creo que debe ser una actitud de honestidad y de reconocer que el escritor tiene derecho a vivir de su trabajo. En España menos de un 10% paga sus descargas de libros, frente al 60% en EEUU. Se incardina en el problema general sobre el concepto de cultura en este país. El porcentaje de lectores en E-book es aún pequeño, pero puede crecer rápidamente. Para mí el libro es además un objeto, tiene una belleza intrínseca, objetiva, las gentes de mi generación somos fetichistas con el libro en papel.

13ª.- ¿Qué piensa de la importancia de las redes sociales en la literatura? ¿A usted le podemos encontrar en ese medio?

R.- Las nuevas tecnologías tienen un potencial inmenso en el campo de la cultura en general y de la literatura en particular. Pero no es oro todo lo que reluce. No hay intermediarios culturales en la Red que sirvan de orientación. Hay mucho ruido y hojarasca. La figura tradicional del editor, haciendo de intermediario y seleccionando el producto cultural, falta en este nuevo medio, está por inventar. Y no se trata de coartar la libertad. El exceso de información puede llegar a empacharnos. Por supuesto, tengo mi página web, que ya he citado y mantengo algún pequeño intercambio en Facebook, más social que cultural. A través del correo electrónico me comunico con escritor@s  amigos. Está en mi página web.

14ª.- ¿Dónde se pueden conseguir sus novelas?

R.- En la editorial Arráez de Mojácar (se puede entrar a través de mi web), en la Casa del libro se pueden encargar y, sobre todo, los amigos pueden dirigirse a mi correo en petición de cualquiera de mis obras. Si tengo ejemplares los facilito gratis. No hay librerías que mantengan novelas de actualidad más de dos meses, a veces días y mi última novela es del verano de 2013.

15ª.- ¿Algún proyecto futuro en marcha?

R.- Sí. Creo que ha llegado el momento de poner en claro toda mi producción poética de juventud. Es un trabajo que siempre he pospuesto por la inmediatez del día a día. Y un libro de cuentos medievales sobre la alcazaba de Almería con motivo de su milenario en 2014. Para publicar el próximo mes de julio.

16ª.- ¿Cualquier lector de cualquier edad puede leer sus novelas?

R.- Si se tiene ya una cierta madurez en la lectura, por supuesto. No soy un escritor fácil para los lectores de escaso vocabulario. Pero no hay libro que se resista con un buen diccionario: el María Moliner, por ejemplo.

17ª.- ¿Se siente profesionalmente satisfecho?

R.- La literatura no ha sido para mí nunca una profesión, sino un maravilloso hallazgo, con el que pretendo seguir asombrarme todos los días. Y es una permanente insatisfacción de la que espero no curarme nunca.

18ª.- ¿Qué libro está leyendo actualmente?

R.- Más que leer, releo. En estos momentos llevo tres novelas a la vez y dos libros de poemas: La bicicleta del panadero de Juan Carlos Mestre y Sonetos a destiempo de Antonio López Ruiz. Estoy repasando las primeras novelas de Eduardo Mendoza y, concretamente, me has pillado con La verdad sobre el caso savolta  en las manos. El último Dikens, de Matthew Pearl, es un libro interesantísimo para entender el maravilloso mundo de la literatura –que recomiendo a los jóvenes escritores-, y Tres colores en Carinhall de mi buen amigo Carlos Díaz Domínguez, una gran novela sobre Goering, lugarteniente de Hitler, que arrasó para su colección personal con buena parte de la pintura europea durante la IIGM. Como libros de cabecera a los que vuelvo para cargar las pilas, todos los de Gabriel García Márquez y, especialmente, Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera.

19ª.- ¿Alguna frase que le gustaría destacar de alguno de sus libros?

R.- Cuando termino de escribir un libro no vuelvo a releerme jamás. No recuerdo que sea memorable ninguna de las frases de mis libros. Mis personajes son todos gentes sencillas que apenas saben leer, pero le diré una de Martín García Ramos de una magnífica novela cuyo título es Camino del desierto: “lo que semos y en lo que nos convertemos, hoy presonas y, mañana estautas”. Y esto fue lo que dijo la Sole después de irrumpir como una tonta en el salón.

20ª.- ¿Qué piensa de Alquiba…?

R.- Me gustaría conocerla algo mejor: la he visitado sólo dos veces. No obstante,  resalto su aliento femenino, ese aroma de mujer que surge de las entrevistas y el tratamiento minucioso de la información. Y no es peyorativa la utilización del término “mujer y femenino”, sino que adjetivan, más bien, la especial sensibilidad que sabéis dar a los temas culturales y que yo, en mi torpeza, admiro.

Algo que añadir.

R.- Agradecer la oportunidad de poder entrar en contacto con personas que comparten nuestros centros de interés por la literatura.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: