Entrevista a Victor Algarra y Paloma Berrocal, directores de la Revista Digital de Arqueología Profesional, La Linde

Hoy entrevisto a Victor Algarra y Paloma Berrocal, directores de la Revista Digital La Linde

Victor Algarra y Paloma Berrocal, Revista Digital de Arqueología

1.- ¿Quiénes son Víctor Algarra y Paloma Berrocal?

Formamos el Gabinete de Arqueología Algarra y Berrocal con sede en la ciudad de Valencia. Este año cumplimos 25 años de actividad profesional, desarrollando proyectos de intervenciones en obra pública y privada, moviéndonos sobre todo en el ámbito de la rehabilitación de edificios históricos (alquerías, molinos, conventos, palacios, castillos, iglesias…) y del análisis del territorio histórico, sobre todo de la Huerta de Valencia. Aunque los proyectos te conducen a periodos muy variados, nuestros estudios se han centrado sobre todo en las épocas medieval, moderna y contemporánea.

Pinche aquí

  1. ¿Qué es La Linde y en qué año nació?

La Linde nació en el año 2013 en un momento de nuestras vidas profesionales que nos incitaba a reflexionar acerca del quehacer diario de nuestra profesión, el futuro de la arqueología y su posicionamiento en la sociedad. Durante las décadas de los 1990 y 2000 los trabajos arqueológicos y los productos que generaban se desarrollaron a un ritmo inusitadamente rápido para lo conocido hasta entonces, acostumbrados como estábamos al sosegado ritmo tradicional de una investigación, por lo general, recluida hasta entonces en los centros académicos y museos. La inclusión de la arqueología profesional en el mercado laboral supuso un cambio en ese panorama. Las metodologías de trabajo y los resultados tuvieron que adaptarse al ritmo frenético de las obras de infraestructuras, vivienda, rehabilitación, planeamiento, etc. Mucho se ha avanzado. Nunca se ha sabido tanto de tantos aspectos de la historia y en particular de la cultura material de cualquier época, pero, como todo, en el balance hay cosas buenas y otras no tanto.

Pinche aquí

Para eso nació La Linde, primero para reflexionar acerca de la arqueología, de sus profesionales, de los métodos de trabajo, de las nuevas tendencias, de las aspiraciones, así como de todas aquellas profesiones relacionadas directamente con nosotros como restauradores, arquitectos, gestores de patrimonio, topógrafos, ilustradores, etc… Todo ello realizado desde una visión crítica, libre y argumentada. En segundo lugar, nació para intentar comprender y ahondar en la conexión entre la arqueología, y en general el Patrimonio Cultural, con la sociedad. Creemos que generar productos culturales de cualquier tipo sin contar desde el minuto cero con el público, “la sociedad”, es un error, pues en ocasiones nos convertimos en una especie de demiurgos que damos por sentado que lo que hacemos es bueno y conveniente y por ello debe “concederse” a la sociedad sin más debate, sin más posibilidades…

Pinche aquí
  1. ¿Cómo definiría a la Revista Digital La Linde?

Técnicamente la definimos como una revista abierta al mundo digital, gratuita y con dos modalidades de lectura: en red y en descargas de pdf. Es un producto de libre acceso que pretende ser una plataforma o foro en el que dar cabida a todos aquellos profesionales del patrimonio que estén interesados en compartir con el resto del colectivo sus opiniones, experiencias y resultados.

Pinche aquí
  1. ¿Cuántas personas trabajan detrás de la Revista La Linde y qué función desempeña cada una de ellas?

En total somos seis personas las que sacamos adelante la revista. La dirección la llevamos Paloma Berrocal y Víctor Algarra. Carlos Russo, informático, lleva el mantenimiento de la web. Se completa el equipo redactor con tres colaboradores “de lujo” que coordinan las siguientes secciones de la revista: Miguel Mezquida la sección de “Arqueología de la Guerra Civil”, Antonio Vizcaíno la de “Arqueología Pública” y Francesc-Xavier Duarte la de “Arqueología de Gestión”. Es probable que en un futuro podamos contar con más colaboradores que se encarguen de nuevas secciones… Cuanta más grande sea la familia, más completa será la revista.

  1. ¿Qué podrían destacar de ella como lo más significativo?

Que está abierta a toda persona que tenga algo interesante que contar, sea o no profesional de la arqueología, forme parte o no de un centro de investigación, esté avalado por toda una trayectoria de trabajos o sea alguien que inicie ahora su andadura. Queremos que en La Linde se den cita las personas y colectivos sociales que con sus iniciativas trabajan en favor de la recuperación, difusión y puesta en valor del patrimonio.

Pinche aquí
  1. ¿Piensa que es imprescindible la difusión a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías, sobre todo, en el ámbito de la cultura y de la historia?

Es fundamental. No sólo porque el número de personas al que potencialmente puedes llegar es infinitamente mayor que el alcanzado por las vías tradicionales, sino además porque se hace posible una vieja aspiración de textualidad: la directa relación del autor de un texto con el público que lo lee. Es posible obtener un diálogo abierto entre el emisor y los receptores (que ahora se cuentan por miles, en un ámbito éste, el de la investigación, donde antes se contaba por cientos), de modo que los textos no envejecen, siendo susceptibles de recibir comentarios y críticas.

Pinche aquí
  1. ¿Qué tiene esta revista digital que no tiene otra y por la que es imprescindible visitarla?

De imprescindible no lo calificaría, pues esa palabra lleva implícita la “obligación” y nuestra revista aspira a la libertad. No obstante, queremos hacer notar que la especificidad de nuestra revista reside precisamente en que es uno de los pocos foros abiertos a nivel nacional en el que los profesionales de la arqueología y de su entorno pueden hablar sobre ellos mismos, sobre sus experiencias, problemáticas, dudas, incluso temores o incertidumbres. Como hemos dicho en más de una ocasión, si algo nos caracteriza, es la libertad de acceso y de participación: libertad de ideas, heterodoxia, que es la mejor aliada del individuo, libertad del formato de los trabajos, con artículos de opinión, entrevistas y artículos de fondo. Como antes decíamos aspiramos a textos que no tienen por qué ser cerrados, sino abiertos al diálogo, la crítica o la discusión, en un proceso de textualidad vivo y activo.

Pinche aquí
  1. ¿Cree que guarda alguna relación la Arqueología con las Bibliotecas?

Por supuesto. Es un clásico la definición de la excavación arqueológica como un libro que sólo puede ser leído una vez y que por ello debe documentarse fielmente para su registro, como si de un documento de texto se tratara.

También en un comentario habitual el de “si las piedras hablaran…”. Pues para eso estamos los arqueólogos, para “sonsacarles” la información y dejar testimonio escrito de episodios y circunstancias de la Historia que, de otro modo, se hubieran perdido irremisiblemente.

La Arqueología tiene mucho de biblioteca, de contenedor de conocimientos, de almacenamiento de partes de la Historia que han sido excavadas y registradas… como algunos la han llamado, la Arqueología es el Archivo del Suelo… Hemos de aspirar a que este archivo sea cada vez de más fácil acceso a la población y más demandado.

  1. ¿A qué público va dirigida?

En primer lugar, a nuestros colegas arqueólogos, tanto los profesionales liberales (autónomos o de empresas), como los que ejercen la profesión desde las administraciones locales y autonómicas, museos, centros de investigación y la universidad.

Ciertamente son los profesionales liberales los que mayormente recalan en la revista, pues este colectivo dispone, como decíamos antes, de menos foros de comunicación que el de nuestros colegas de la universidad o los museos. Sin embargo, y a pesar de la apostilla de “profesional” que acompaña al nombre de la revista, opinamos que el futuro de la arqueología, como un producto demandado y bien valorado por la sociedad pasa, sin duda, por un mayor y mejor entendimiento y colaboración entre los distintos colectivos que nos dedicamos a estudiar, recuperar y gestionar el patrimonio.

Pinche aquí

Pero no podemos quedarnos sólo aquí. Sabemos que si el Patrimonio -su gestión, difusión, demanda de productos- no se convierte en algo plenamente participativo por parte de la sociedad, poco futuro tendrá, más allá de los grandes eventos. Por ello, intentamos cada vez más que la revista esté abierta y dé voz a otros colectivos sociales y profesionales interesados por hacer suyo algo que, demasiadas veces, sólo ha sido objeto de disfrute de unos pocos.

  1. ¿Cómo podría promoverse la Revista La Linde dentro del mundo de las bibliotecas y de la cultura en general?

En primer lugar, adecuando la legislación a las nuevas situaciones. Si no ha cambiado la normativa desde la última vez que lo consultamos, nuestra revista, como no tiene una versión en papel, no puede disponer de un depósito legal, aunque sí de ISSN. Esto, sin duda, dificulta su distribución en el circuito de las bibliotecas, tanto las académicas como las más generales. Sin embargo, la distribución digital rompe a menudo el exclusivismo de los circuitos académicos que otras publicaciones han tenido hasta ahora y así asistimos una “democratización de la difusión”. En ese sentido, el posicionamiento del día a día favorece una difusión mucho mayor de la que en un principio cabría esperar, no sólo a nivel nacional, sino a mayor escala.

  1. ¿Cuál es el futuro de su Revista?¿Seguirá creciendo?

Nos gustaría que siguiera creciendo en gente que la visita y en los comentarios y reflexiones que puedan suscitar las diferentes colaboraciones. En este último número de febrero de 2015 hemos contado con 20 trabajos, lo cual ya es un incremento sustancial respecto a los números anteriores, en los que hemos asistido a un aumento continuo, de los 10 artículos del primer número, a los trece del segundo y a los 16 del tercero.

De momento no pensamos en recortar la periodicidad semestral, pues La Linde no es una revista de novedades, sino de plasmación de ideas, de exposición de iniciativas y eso requiere su tiempo. No nos mueve el “bombardeo” diario.

Sí pueden crecer las secciones, somos conscientes de que el anquilosamiento y la rigidez no son buenos aliados para el avance de la investigación ni del pensamiento. Por ello, la revista puede dar cabida a “otras arqueologías” que puedan estar surgiendo en estos momentos, sobre todo en la mente de los más jóvenes que dinamizan el panorama generacional, prueba de ello la llamada “Arqueología Pública” una disciplina que investiga las formas de conexión e implicación de la sociedad con el patrimonio y que nosotros incorporamos a la revista desde un principio.

Pinche aquí
  1. ¿Cómo ve el mundo literario y la cultura de hoy en día?

Como comentábamos anteriormente, percibimos un mayor flujo de ideas, así como de plasmación de las mismas. En el ámbito de la cultura en el que nos movemos, apreciamos un gran dinamismo en propuestas de actuación, en las metodologías y en los círculos desde los que irradian los trabajos. Frente a iniciativas centralizadas y claramente dirigidas, ahora existe una mayor diversificación y democratización de los trabajos y eso es bueno, pues genera el debate que nosotros tanto deseamos. Los productos que se obtienen no tienen que ser todos válidos de por sí, ni obras redondas, pero el movimiento y re-movimiento en cultura siempre es positivo. Los más jóvenes, fundamentalmente, se han visto empujados a la fuerza a “buscarse la vida” y eso, con todo lo dramático que es, también es un acicate para la libertad de pensamiento y de acción, para saltar, a veces, al vacío sin red y es ahí donde es posible hallar avances cualitativos en el desarrollo cultural.

  1. ¿Qué consejo le daría a una persona que quiere lanzarse a fundar una revista como la que usted dirige?

Crear plataformas serias para la reflexión y la discusión es siempre una empresa ardua, requiere de un mínimo de experiencia en el ámbito que quiera fijarse y una constante vigilancia por alejarse de orientaciones o productos que, aún resultando llamativos o sensacionalistas, puedan estar desprovistos de la seriedad y respeto a los que un buen foro para el debate ha de aspirar siempre.

Por lo demás, se requiere mucho ánimo, mucha dedicación y estar muy al tanto de las novedades producidas en el sector empresarial o de mercado al que vaya dirigido el producto.

  1. ¿Se siente plenamente satisfecho de su trabajo o cree que hay algo que se podría mejorar?

Quien se siente plenamente satisfecho de su trabajo es persona poco realista y, posiblemente, algo miope. La aventura en la que nos sumergimos con la creación de esta revista nos ha enseñado, entre otras muchas cosas, que lo que uno aceptaba cómo dogma es siempre cuestionable y que constantemente se han de renovar las ideas o al menos no dejar que se encostren. Por eso, claro que puede y debe mejorar el trabajo de La Linde. Sería triste convertirnos en otra vetusta publicación, digna de estudio arqueológico.

  1. ¿Alguna anécdota que contar?

Nuestra revista, así como la profesión a la que pertenecemos, está sujeta a los mismos vaivenes a los que nos ha sometido y somete esta crisis atroz que nos toca vivir. Por eso, entre otros muchos problemas, nuestro equipo anda algo disperso a causa de la emigración que algunos de nuestros miembros se han visto obligados a realizar.

Pinche aquí

La Linde, se redacta y elabora en Valencia, pero se diseña y maqueta en Inglaterra, donde se encuentra trabajando Carlos … y no sería descabellado que, tarde o temprano, alguna de sus secciones se hicieran desde algún país latinoamericano o de “vaya usted a saber dónde”… obligada por la misma razón.

  1. ¿Qué piensa de Alquibla, https://www.alquiblaweb.com, como página de difusión de la cultura?

Alquibla es un producto innovador y muy dinámico. A primera vista, se nota un exquisito cuidado en la presentación de los contenidos y, profundizando un poco más, el amplio bagaje que su creadora posee acerca de los temas tratados.

Es un ejemplo de lo que veníamos diciendo sobre la experiencia que ha de poseerse a la hora de emprender proyectos de este tipo. La trayectoria de trabajo y dedicación son la mejor base para la continuidad de esta revista cuyo contador de visitas va a necesitar, dentro de nada, que se le añada algún dígito más. Enhorabuena, Eva!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: