Redacción del proyecto de la biblioteca escolar

Garantizar dichas funciones supone establecer unos objetivos que respondan a las características y necesidades de los usuarios o de las usuarias, que tengan en cuenta los recursos con que se cuenta y orienten las actuaciones que se emprendan.

Generalmente los objetivos en una biblioteca escolar típica, en función de su nivel de desarrollo actual, serán semejantes a los que a continuación mostramos:

  1. a) Equilibrar la colección. Puesto que la colección no se ha gestado de modo coherente, continuado y de acuerdo a normas, las colecciones suelen ser incompletas o poco actualizadas, demasiado centradas en la ficción y no en la información, con falta de diversidad de soportes y más actualización. Este debe ser un campo de actuación. Hay que proponerse los siguientes objetivos específicos:

  • Conocer los fondos con los que cuenta la biblioteca del centro.
  • Localizar, de todos los fondos que el centro escolar tiene diseminados entre los distintos departamentos, ciclos, bibliotecas de aula, sala de audiovisuales o informática, laboratorio, aula de música, etc., aquellos cuya gestión y/o ubicación se debería centralizar.
  • Establecer un sistema para recibir propuestas de compra tanto del profesorado como del alumnado.
  • Elaborar un plan priorizado de compra de documentos nuevos en diferentes soportes, teniendo en cuenta las posibles carencias de la biblioteca y las necesidades manifestadas por profesorado y alumnado.
  • Conseguir presupuesto para la compra de los documentos seleccionados en el plan de nuevas adquisiciones.
  • Realizar un expurgo de los fondos.
  • Evaluar la adecuación de las dotaciones de la biblioteca al currículo.
  • Con ayuda del profesorado del centro, reflexionar sobre si la cantidad de documentos del centro relacionados con cada área curricular es la adecuada. Se puede utilizar una tabla o ficha como la que se propone para el estudio de colecciones.
  • Evaluar las dotaciones de la biblioteca, adaptada a los niveles de enseñanza que se imparten en el centro.
  1. b) Garantizar la disponibilidad de los documentos. La falta de proceso técnico, la descoordinación por seminarios o bibliotecas de aula de las colecciones y la inexistencia de normas de préstamo y de instrumentos de difusión, hace que sea también básico este objetivo, que abarcará el proceso técnico y el establecimiento o mejora de la normativa de préstamo. Objetivos específicos de este punto:
  • Organizar la colección de libre acceso, eliminando los armarios cerrados con llave y todo tipo de barreras.
  • Organizar el espacio de la biblioteca, de forma que haya varias zonas con diferentes usos.
  • Clasificar los fondos según la Clasificación Decimal Universal, adaptada a la edad del alumnado.
  • Señalizar la biblioteca escolar una vez clasificados los fondos .
  • Introducir señales de ubicación en el centro y en la biblioteca.
  • Realizar un plan de trabajo para el tratamiento físico de los documentos (registro, sellado, forrado, signatura, tejuelado, con la colaboración de profesorado y alumnado).
  1. c) Difundir la colección y hacer que circule y se use en el centro. La organización debe repercutir en el servicio, conocimiento y uso de los recursos documentales, a través de diversas actividades que ayuden a lograr este objetivo. Los objetivos específicos serán:
  • Definir las condiciones del préstamo que se aplicarán a los diferentes usuarios de la biblioteca (alumnado, profesorado, aulas, equipos docentes, departamentos, antiguo alumnado, etc.).
  • Ofrecer un servicio ágil de préstamo individual y colectivo, aprovechando las ventajas de la automatización.
  • Gestionar los documentos de las bibliotecas de aula y de departamento como una modalidad de préstamo (préstamo colectivo mensual, trimestral o anual de lotes de documentos) para facilitar la gestión centralizada y el mejor aprovechamiento de los recursos.
  • Promover la circulación de lotes de documentos prestados por la biblioteca entre las aulas que impartan el mismo nivel.
  • Realizar estadísticas de préstamo que permitan evaluar el servicio.
  • Diseñar hojas informativas para difundir las actividades de la biblioteca.
  • Dar a conocer las nuevas adquisiciones por diferentes medios (exposiciones, tablones de anuncios, hojas informativas, etc.).
  • Establecer un sistema para difundir informaciones de interés a diferentes destinatarios dentro del centro escolar.
  • Instalar tablones de información cultural en la biblioteca y en otros lugares del centro.
  • Organizar un servicio de información de la biblioteca.
  • Elaborar y difundir guías de lectura con variedad y amplitud de criterios: curriculares, géneros literarios, autores, ilustradores, temas interdisciplinares, etc.
  • Diseñar y elaborar una página web con todas las informaciones de la biblioteca y ayudas sobre cómo acceder a distintas fuentes de información disponibles.
  1. d) Ampliar las posibilidades de uso pedagógico de la biblioteca escolar. La existencia de mejores condiciones y con mejores posibilidades de uso debe redundar en la integración de la biblioteca escolar entendida como centro de recursos multimedia en la actividad pedagógica en todas las áreas curriculares de enseñanza. Se enumeran a continuación sus objetivos:
  • Difundir una “Guía de la biblioteca” entre alumnado y profesorado.
  • Realizar sugerencias para integrar el uso de la biblioteca, el fomento de la lectura y el aprendizaje de las habilidades de información en el Proyecto Educativo y el Proyecto Curricular de Centro.
  • Informar al profesorado sobre el sistema de organización de los fondos, para que posteriormente puedan trabajar en la biblioteca con su alumnado.
  • Elaborar un proyecto de lectura para el centro.
  • Diseñar, junto con el profesorado, propuestas de actividades que pueden enriquecer la práctica docente, contando con el espacio de la biblioteca.
  • Identificar aquellos objetivos y actividades que sólo se pueden realizar si se acude a la biblioteca escolar.
  • Mantener el interés por la biblioteca de los profesores y las profesoras de áreas que tradicionalmente la usan (Lengua y Literatura, Ciencias Sociales, etc.).
  • Difundir las posibilidades de la biblioteca como recurso pedagógico en otras áreas con menos tradición de uso (Matemáticas, Ciencias de la Naturaleza, etc.).
  • Organizar desde la biblioteca actividades de extensión cultural mediante la exposición de libros y otros documentos; elaboración de guías de lectura, celebración de algún acto especial, etc.
  • Implicar a alumnado y profesorado en diversas tareas de organización de la biblioteca (equipamiento de los documentos, decoración, gestión del préstamo, información, etc.).
  • Establecer un horario de utilización de la biblioteca para que puedan acceder a ella todos los grupos de alumnos y alumnas durante el mayor número de ocasiones posible, desarrollándose tanto tareas de consulta y estudio como de animación, préstamo y lectura libre.
  • Hacer un estudio sobre la posibilidad de que los alumnos y las alumnas puedan acudir a la biblioteca para satisfacer sus necesidades de información, aunque sea en horario lectivo.
  • Hacer un estudio sobre la instalación de una red local en el centro, que permita la consulta del catálogo de la biblioteca desde diferentes puntos.
  • Identificar y establecer relaciones con las bibliotecas públicas del entorno para el enriquecimiento del trabajo pedagógico y organizar actividades conjuntas.
  • Dar a conocer al claustro de docentes el plan de trabajo a desarrollar desde la biblioteca, incluyéndolo en la Programación General Anual.
  • Establecer un plan de evaluación del servicio de biblioteca.

El orden indicado no implica ningún tipo de prioridad. De hecho, en la biblioteca escolar el objetivo principal es el último, aunque los anteriores contribuyan indiscutiblemente a su consecución. Una vez visto el estado en que se encuentra la biblioteca es el momento de que la comisión comience a redactar un proyecto de biblioteca. Es importante no solo por la organización del trabajo que se va a realizar después, sino de cara al resto del claustro, demostrando que hay una intención seria de crear una verdadera biblioteca.

Anuncios

A la hora de redactarlo hay que tener en cuenta que hay que adaptarse a las necesidades y objetivos de cada centro y cada curso. Si se parte de proyectos anteriores, sólo habría que limitarse a actualizar los datos de la biblioteca, a plantear cuáles son los objetivos anuales, a indicar quién/es deben llevarlos a cabo, qué se requiere para ello y el plazo de cumplimiento.

Es conveniente especificar los objetivos por ciclos, procurando que sean lo más definidos y concisos posible, para que permitan una evaluación final. Por ejemplo, es mejor plantear el incremento en el préstamo de libros que plantear el fomento en el hábito lector, que es menos conciso y no permite hacer una evaluación objetiva de los resultados.

Anuncios

Es importante especificar quién es el responsable de cada uno de ellos, procurando que el trabajo de biblioteca no recaiga siempre en las mismas personas, para que todo el personal del centro pueda colaborar con el proyecto. Otros aspecto importante son los recursos, si no los hay siempre pueden plantearse recursos que no requieran una gran inversión. Por último es importante establecer plazos coherentes de cumplimiento de objetivos, si no los temas se eternizan y pasan del proyecto de un año al otro. Si la persona responsable de la biblioteca no tiene ayuda, es mejor plantearse pocas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: