El aprendizaje intercultural

La idea fundamental del aprendizaje intercultural es conocer, a través del encuentro con otro idioma, otra cultura y su literatura, etc. lo desconocido. No sólo por sus diferencias con la propia cultura sino, sobre todo, por reconocer en el otro lo común y la variedad, despertando así un interés por lo desconocido y superando el etnocentrismo, conociéndose mejor a sí mismo justo a través del aprendizaje de lo desconocido. La interculturalidad afirma, por tanto, explícitamente, la realidad del diálogo, la reciprocidad y la interdependencia y expresa un propósito, un método de intervención a través del cual la interacción entre las diferentes culturas sea una fuente de enriquecimiento mutuo y, al mismo tiempo, una garantía de cohesión e inclusión social (Sabariego, 2004).

Debido a la creciente inmigración a los países del “Primer Mundo”, urge una enseñanza enfocada desde un punto intercultural, sin quedarse con la mera comparación de ambas culturas, sino persistiendo en la formación de la percepción y en la disponibilidad a adoptar nuevas perspectivas, contribuyendo en último término a la disposición hacia una forma de vida adecuada en una sociedad intercultural actual. La competencia intercultural significa, en este sentido, aprender a relativizar la propia visión del mundo (Weltanschauung), siendo consciente de que es una de las perspectivas posibles entre otras muchas. Los principales objetivos de la interculturalidad son, asimismo, la tolerancia, la empatía y la cooperación.

En la bibliografía específica sobre el tema se reclama la necesidad de desarrollar una pedagogía cultural concreta para esta forma específica de aprendizaje social, considerando decisivos, para este proceso, los encuentros interculturales en una formación intercultural. En este sentido, declara Soriano Ayala:

Pinche aquí

“La interculturalidad implica la creación y asunción de actitudes entre todos los miembros de la comunidad educativa que favorezcan la convivencia entre personas de diferentes etnias, culturas y razas. La escuela se convierte en un espacio privilegiado para potenciar la tolerancia, la convivencia entre los pueblos, e inculcar el valor positivo de la diversidad, siendo la respuesta a la misma uno de sus retos fundamentales en el siglo XXI” (Soriano, 2004: 10).

Pinche aquí

El empleo de textos literarios con la intención del aprendizaje intercultural persigue, por tanto, un proceso educativo hacia la competencia moral, tratando de reducir prejuicios, estereotipos y actitudes discriminatorias. Hechos que están a la orden del día en las sociedades que perciben la convivencia con otras culturas como una amenaza y no como una fuente de enriquecimiento. Podemos estar de acuerdo, con la autora citada anteriormente, en que el gran reto de la educación intercultural es favorecer el mutuo conocimiento y aprecio de las diferentes formas culturales como mejor vía de comprender la propia cultura.

Pinche aquí

En la enseñanza de segundos idiomas, donde la necesidad de un enfoque intercultural se hace especialmente evidente, el contacto con los textos literarios ofrece una de las limitadas oportunidades de impulsar el contacto con el país, el idioma y la cultura. Podemos considerar, sin duda, la literatura como un valioso sustituto para la falta de encuentros directos interpersonales que, por supuesto, serían la forma ideal de conocerse unos a otros. Así, leer textos literarios de otras naciones supone una oportunidad para entrar en un mundo desconocido, reconocer y comprender los mismos sentimientos en otras personas pudiendo acercarnos, aún sin movernos del lugar donde vivimos, a la otra cultura.

Pinche aquí

La literatura en general y la lectura, sin duda alguna, pueden ayudar a encontrar elementos comunes de identificación y, por tanto, hacer visible y tomar conciencia de que son muchos más los referentes que compartimos que los que nos diferencian. Los alumnos y alumnas jóvenes, en general, y los de segundas lenguas en particular, debido a la falta de experiencias personales, frecuentemente muestran una actitud marcada por prejuicios hacia lo desconocido. La literatura les permitirá reconocer los referentes sobre los que pivota su propia identidad, compartida y sentida por un gran número de personas. En este sentido, “la misma introspección crítica y respetuosa con la cultura propia nos permitirá ser también respetuosos y críticos con los demás” (Sabariego, 2004).

Pinche aquí

El empleo de textos literarios en la enseñanza de idiomas ha de hacerse teniendo en cuenta la función que poseen como ricos portadores de contenido, lenguaje e información cultural, abarcando muchos campos como la cultura, la geografía, la política, el conocimiento respecto a la vida cotidiana, los valores, las creencias, los conceptos de espacio y tiempo o las actitudes. Sumergiendo al alumno/a o lector/a en las obras literarias puede llegarse al conocimiento del mundo íntimo de las figuras, lo que se piensa, se sueña, lo que se habla y los problemas; pudiendo establecer relaciones con temas que ofrecen una visión política y social del otro país que, a su vez, puede contrastar con el suyo propio. La literatura puede considerarse una entrada hacia mundos desconocidos, y los lectores y lectoras, a través de ella, se abren paso hacia estos mundos desconocidos y sus múltiples perspectivas y realidades.

Pinche aquí

En el proceso de aprendizaje intercultural los textos literarios, además, adquieren un especial valor, al querer irritar, despertar ciertas expectaciones (confirmando o anulándolas), dejando muchas cosas sin aclarar y, sobre todo, poniendo en cuestión las propias percepciones y convenciones corrientes. Este potencial para provocar malestar, a la vez, desencadena un efecto de aprendizaje, ya que es entonces cuando el lector o lectora tiene que poner en relación y ajustar su visión frente a los hechos narrados. Se pone en marcha una comprensión paulatina de las perspectivas desconocidas, provocando que el lector se acerque desde diferentes puntos de vista hacia el texto y desde su realidad, que le sirve como punto de referencia. La abertura del texto también hace posible que el lector lo enriquezca, según posibles puntos de vista; conectando, a su vez, con las experiencias sociales, cotidianas y personales. Sin duda, leer es un constante balanceo y una comparación entre los conocimientos de la propia cultura y lo que ofrece el texto. En este sentido, la lectura es una interacción, teniendo el lector que reconocer referencias extralingüísticas, activar las referencias culturales y conectarlas con las figuras concretas, las situaciones y la trama. El texto alude a una realidad, a sus gentes, a sus costumbres, a sus formas de comportamiento y a su cosmovisión.

Pinche aquí

El tratamiento de textos literarios, especialmente en la enseñanza de segundos idiomas, ofrece, por tanto, debido a la riqueza temática, muchas posibilidades de motivar, despertar el interés y suscitar al alumno otras lecturas que profundizarán en los conocimientos sobre el país, la cultura, la historia y la actualidad, permitiendo un acercamiento al país a través del texto literario, desde la perspectiva de sus protagonistas. Esto es así porque el texto literario enseña la realidad desde su propia perspectiva específica; el lector tiene que descubrir esta perspectiva y, a través de comparaciones con su realidad, reconocer las diferencias culturales. Dado que los modos de ver, enfoques y comportamientos de las figuras pueden parecerle extraños, el texto exigirá al alumno poder cambiar su perspectiva y encontrar un equilibrio entre los condicionantes de su cultura y los del otro.

Pinche aquí
Pinche aquí
Pinche aquí
Pinche aquí

2 thoughts on “El aprendizaje intercultural

  1. Gracias, Eva, por tu excelente blog que nos enriquece mucho. Comparto tus puntos de vista sobre la interculturalidad y sobre tu reivindicación de una educación intercultural que vaya mucho más allá de la mera comparación de culturas.

    Una sugerencia: sería muy útil para todos los que te seguimos que cuando cites algún libro u autor a través de una referencia web, nos indiques claramente los datos bibliográficos.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: