La lectura en la Educación Secundaria

La lectura en la etapa de Educación Secundaria no ha adoptado con demasiado entusiasmo políticas de una práctica literaria y lectora, a diferencia de lo que ha ocurrido en las etapas de infantil y primaria.

En estos cursos la programación de saberes y la propia formación de los docentes ha estado manteniendo a raya ahora la lectura extensiva de obras, excepto en el caso del antiguo COU, concebido precisamente como un curso de lectura interpretativa.

Sin embargo, la presión a favor de esta línea de actuación es tal, que también en los cursos de secundaria se ha introducido la lectura libre y extensiva de obras, si bien normalmente se ha situado en paralelo respecto de las programaciones históricas o formales.

Anuncios

Primer Ciclo de ESO

Anuncios

Se piensa que en este nivel educativo el ámbito de actuación más idóneo puede ser el propio aula y en menor medida, las bibliotecas (del centro y pública), ya que en esta etapa el recurso a estas instalaciones es conveniente que no vaya más allá de la intención lúdica.

Anuncios

Para ello, se seleccionarán cuidadosamente los materiales de consulta para ampliar la información específica de cada materia y, a ser posible, que estén incluidos en las dotaciones normales de la Biblioteca de aula.

Anuncios

Los alumnos y alumnas acudirán a la Biblioteca del centro fundamentalmente para leer allí libros de su interés, para informarse sobre los libros de lectura que están a su disposición y para retirarlos en préstamo.

Segundo Ciclo de ESO

Anuncios

En este nivel educativo, el aula sigue siendo el lugar más idóneo para aplicar las diversas estrategias de animación a la lectura: pero en este nivel educativo, la Biblioteca de Centro y la Municipal pueden representar un papel relevante. Como es natural, los alumnos y alumnas acudirán a la biblioteca para leer allí libros de lectura que están a su disposición, para retirarlos en préstamo, es decir, para animar y orientar a la lectura, pero también para completar su formación científica y académica. Para cumplir estos cometidos es imprescindible, primero, que la Biblioteca del Centro esté dotada de libros de lectura y entretenimiento adecuados a esta edad y segundo, que la biblioteca, como fuente importante de documentación y formación, proporcione un rendimiento mayor que el que se deriva de facilitar esporádicas consultas puntuales en ciertas asignaturas. Por el contrario, procede explotar sus enormes posibilidades para introducir a los alumnos de este ciclo educativo en un rango más elaborado y productivo de lectura. Para ello sería conveniente que todos los profesores ensanchasen y ampliasen el horizonte de su metodología, de forma que el alumnado encontrara sistemáticamente en la consulta de los fondos de la biblioteca el camino más satisfactorio para resolver su proceso formativo.

Anuncios

También resultará útil, como en el primer ciclo, que el alumnado tenga la oportunidad de acudir a la Biblioteca pública en grupo, en salidas ocasionales de dos o tres horas, programadas interdisciplinariamente. La finalidad inmediata puede ser muy variada y ha de estar perfectamente programada, la finalidad última será que cada alumno se familiarice con los fondos de la biblioteca, que localice los libros de las diversas materias, que los hojee y juzgue sobre los volúmenes que pueden serle de utilidad en el estudio de las diversas materias, que tome algunas notas, que, a partir de un tema predeterminado, consulte los fondos existentes a través de los medios informáticos, etc.

Anuncios

No deberá tampoco perderse de vista la función lúdica de la biblioteca: revistas, diarios, cómics, fonoteca, filmoteca… ni pasar por alto la observación y comprensión del funcionamiento de la biblioteca: requisitos para hacerse socio, condiciones de servicio de préstamos, normas que regulan el uso de ciertos fondos, etc.

También puede iniciarse al alumno o alumna en la práctica de una clasificación muy elemental de los libros, pero suficiente para que pueda iniciar la catalogación de los volúmenes con que vaya formando su biblioteca personal.

Con estas actuaciones se pretende involucrar al alumnado en el mundo del libro, que cada estudiante interaccione directamente con el libro, que se sienta responsable de él, que lo conozca y se familiarice con los diversos tipos de bibliotecas: escolares, públicas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: