Exposición del MARQ Vikingos. Guerreros del norte. Gigantes del mar

Vikingos. Guerreros del Norte. Gigantes del Mar. Colecciones del Museo Nacional de Dinamarca. Mayo 2016 – Enero 2017

La exposición Vikingos. Guerreros del Norte. Gigantes del mar nos remonta a los siglos XIII al IX, una época de prodigios, donde estos hombres y mujeres venidos del norte traspasaron las fronteras de lo desconocido, convirtiéndose en héroes merecedores de que su nombre se transmitiese con reverencia de generación en generación. La Edad Vikinga fue un periodo en el que Escandinavia ejerció una gran influencia en diversos lugares del mundo. Durante este periodo se dieron cambios cruciales y los vikingos asolaron Europa en una época de conquista y saqueos. Pero el vikingo fue también granjero y mercader desarrollando una amplia red de comercio y de comunicación; aventurero y también colono, fundando nuevos reinos como Danelaw o el Rus de Kiev, embrión de lo que será la actual Rusia o ciudades como Dublín o York.

MUSEO NACIONAL DE DINAMARCA

Los orígenes del Museo Nacional de Dinamarca se retrotraen al Real Gabinete de Curiosidades creado por el rey Federico III hacia el año 1650. La colección incluía obras de arte y piezas de artesanía, pinturas, armas, objetos etnográficos y también arqueológicos. Otra parte importante de las colecciones del Museo está vinculada a la fundación de la Real Comisión para la Conservación de Antigüedades en 1807 y a su secretario Christian Jürgensen Thomsen, quien fue la principal fuerza creadora del museo. En la actualidad, el Museo Nacional es el mayor de Dinamarca y alberga un fondo de millones de objetos de todos los periodos históricos. El edificio principal se encuentra en el Palacio del Príncipe en el Centro de Copenhague, pero el museo gestiona ahora más de 20 espacios de exposición en toda Dinamarca, dirigido en la actualidad, por su Director General Per Kristian Madsen. Exposición del MARQ Vikingos. Guerreros del norte. Gigantes del mar

SALA I. EL BARCO VIKINGO. GUERREROS Y COMERCIANTES

La primera sala se centra en el barco, elemento vital para los vikingos. Su largo litoral, sus lagos y sus numerosas vías fluviales, los hacían indispensables como medio de transporte. Los barcos se realizaban con madera de roble, siendo los vikingos constructores de una amplia gama de navíos, desde los impresionantes barcos de guerra o slangskips, a los barcos mercantes o Knarr para travesías marítimas y barcos más pequeños para la pesca y transporte. La exposición muestra algunos fragmentos de barco procedentes del navío de guerra o drakar Roslkilde 6, un navío pensado para el transporte de unos 100 guerreros.

SALA II. LA EXPANSION Y LA SOCIEDAD VIKINGA

La segunda sala muestra como los escandinavos se establecieron en el Atlántico norte a partir de finales del siglo IX. Las buenas condiciones económicas animaron a muchos a asentarse al este y al norte de Inglaterra, donde en día existen muchos vocablos que atestiguan su paso. Los vikingos emprendieron viajes de larga duración, hasta L’Anse-aux-Meadows en el Newfoundland de Canadá. También sabemos que hubo vikingos en Frisia y Normandía, donde en el año 911 el rey Carlos El Simple les entregó Rouen al rey Rolloin para evitar los ataques vikingos a París. En Rusia, los vikingos suecos o rus establecieron enclaves comerciales con el Imperio Bizantino y Oriente Próximo. La sociedad vikinga estaba dividida en diversas clases sociales, cuya cúspide estaba ocupada por el rey, que vivía rodeado de una élite de nobles. La mayor parte de la sociedad la formaban hombres libres con derecho a llevar armas y tener voz en las asambleas o Thing. Los no libres eran esclavos sin derecho a decidir sobre su propia vida. Dinamarca era una monarquía electiva, siendo su primer rey Harald, un monarca ambicioso y hábil diplomático, capaz de establecer alianzas políticas, incluso con los esclavos del sur del mar Báltico.

SALA III. DIOSES Y CREENCIAS

La tercera sala está dedicada a mostrar que la fe y la religión eran una parte importante de la vida cotidiana de los vikingos. Al principio de la época vikinga la gente adoraba a los dioses y diosas de la mitología nórdica. Thor y Odín fueron algunos de los principales dioses, donde Freyr, la diosa de la fertilidad jugó un papel importante. Thor era el más fuerte y popular de la mitología vikinga. Se le asociaba con la lluvia y el trueno pero también con la fertilidad y la vida, siendo mencionado en numerosas inscripciones mágicas de amuletos. Su símbolo, el martillo Mjölner, se portaba como colgante para auspiciar protección. Los vikingos se encontraron con el cristianismo al mismo tiempo que los monjes cristianos trataban de convertirlos en sus países de origen. La transición del paganismo al cristianismo fue lenta. La arqueología ha revelado que ambas religiones convivieron durante un tiempo. La gran piedra de Jelling, erigida en el 965 por el rey Harald para proclamar su bautismo, simboliza la conversión al cristianismo de los daneses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.