Arturo Iglesias Ortega, archivero del Archivo de la Catedral de Santiago de Compostela

1.- ¿Quién es Arturo Iglesias Ortega y cuál es su profesión?

De formación, soy doctor en Historia Moderna por la Universidad de Santiago de Compostela y postgrado en Archivística por la UNED de formación, y, de profesión, soy archivero del Archivo de la Catedral de Santiago de Compostela.

2.- ¿Qué función desempeña dentro del Archivo en el que trabajaba?

Soy responsable del área de documentación moderna y contemporánea, pero mi labor en el archivo toca prácticamente todas las facetas desde la gestión de todos los servicios del centro (consulta en sala, reprografía, documentación y referencia, visitas guiadas, préstamo, formación y tutoría, publicaciones, etc.) hasta las funciones de recepción y tratamiento documental (identificación, clasificación, ordenación, descripción, etc.). Hay que hacer de todo, vamos.

3.- ¿Qué papel cree que juegan los Archivos en nuestra sociedad?

Es difícil contestar a esta pregunta, sobre todo en un momento tan cambiante, no sólo en el ámbito de la gestión documental, pero es evidente, al menos para la mayoría de los que nos dedicamos a esto, que los archivos “deberían” ocupar un lugar destacado en la producción, protección y difusión de la información y conocimiento de las instituciones y sociedades.

4.- ¿Cree que el puesto de archivero es vocacional?

Habría que saber qué entendemos  por archivero, y ahí enlazaría con la siguiente pregunta que me haces, pero pienso que, como en otras profesiones, un plus vocacional aporta bastante en el desempeño de esta profesión.

5.- ¿Cree que se ha creado un estereotipo en torno a la figura del archivero, bibliotecario etc.?

Sin duda. Nos movemos en una cultura de los estereotipos y etiquetas (nuestra profesión tiene mucho de eso: estoy pensando en la clasificación). Pero en el caso de los archiveros, el desconocimiento es aún mayor que en el de los bibliotecarios, con los que muchas veces se nos confunde. El tópico, algo oscuro, misterioso y casi negativo, de persona que trabaja con papeles viejos, además, se ciñe a los archivos históricos. Los bibliotecarios, al menos, tienen el privilegio de contar con una expresión para definirlos: “ratas de biblioteca”. Por supuesto, es broma. No tengo nada en contra de los bibliotecarios. Al contrario, mi trabajo incluye también o ha incluido el mantenimiento de la biblioteca catedralicia.

6.- El Archivo donde desempeña su trabajo, ¿puede ser consultado por cualquier tipo de público?

Absolutamente. Es un archivo abierto a cualquier persona. Simplemente es necesaria una acreditación (documento de identidad o similar).

7.- ¿Cómo definiría el Archivo perfecto?

La perfección no existe y los criterios para definirla cambian, así que me conformo con un archivo que haga el trabajo lo mejor que pueda.

8.- ¿Qué documentos alberga su centro y cuál destacaría por encima de todos?

El Archivo de la Catedral de Santiago es un archivo privado religioso, que alberga fondos y colecciones fundamentalmente de tipo eclesiástico, relacionados con el cabildo catedralicio compostelano, que es la institución productora, pero también de otras instituciones compostelanas y gallegas. Sin duda, habría que destacar por su trascendencia y valor simbólico al Códice Calixtino, un códice del siglo XII, que podríamos definir como el vértice documental del hecho jacobeo, del culto al apóstol Santiago y de la propagación del Camino de Santiago.

9.- ¿Cómo ve el futuro de los Archivos? Debido a tanto soporte online o digitalizado….

La verdad es que casi no tienes tiempo ni para pensar en esas cosas. Ya tienes bastante con ocuparte de intentar mantener tu archivo lo más al día posible. Pero no creo que esté en peligro la profesión archivística, si es a lo que te refieres; simplemente, se cambia el soporte o el formato, pero los documentos siguen existiendo y harán falta archiveros para tratarlos.

10.- ¿Qué recomendación le daría a una persona que se quiere dedicar al mundo de los Archivos?

Que esté en continua formación. Es una de las profesiones más completas que conozco: según el tipo de archivo en el que trabajes, hay que tener conocimientos de documentación, historia, arte, lengua, derecho, idiomas, administración, etc.

11.- ¿De qué manera difundes o qué importancia hay que dar al patrimonio documental y cultural? ¿Están en peligro?

Este es un tema no por harto comentado innecesario. El patrimonio documental es una parte intrínseca a la cultura y la cultura es el elemento que caracteriza al ser humano, por encima de cualquier cosa. Así que su conservación y difusión debería ser un objetivo de primer orden en todos los ámbitos de la actividad humana. Y digo debería porque, desgraciadamente, cada día hallamos en las noticias ejemplos de desprecio hacia el patrimonio cultural y documental. Y no hay que pensar sólo en las grandes catástrofes, guerras o casos de “docucidio” de Estados y gobiernos. Son un reflejo de una sociedad, que no está lo suficientemente concienciada.

12.- ¿Cree que se han generado cambios en cuanto a la gestión archivística?

Sin duda. Desde hace bastantes años se habla de nuevos modelos o paradigmas de gestión documental o archivística. Aún hoy en día se están desarrollando o haciendo nuevas versiones de normas internacionales y nacionales que afectan al trabajo diario del archivero, sobre todo a raíz de las transformaciones derivadas de la sociedad de la información y del conocimiento y de las nuevas tecnologías.

13.- ¿Ve necesaria la presencia de las redes sociales aplicadas a los Archivos?

Por supuesto. Sólo alguien que esté en completo desacuerdo con las redes sociales podría rechazarlas como instrumento de difusión de los archivos.

14.- ¿Cree que es imprescindible la completa digitalización de los fondos de un Archivo?

Tanto como imprescindible, no. Es un objetivo a larguísimo plazo, pero dentro de una planificación general, sistemática y meditada, en la que hay que priorizar las tareas en función de muchos criterios. Por poner un ejemplo: si un archivo está en peligro inminente de destrucción o pérdida grave, su digitalización completa puede ser lo prioritario. Sin embargo, en cualquier otro caso, una digitalización sin un previo tratamiento documental puede ser una verdadera pérdida de tiempo y dinero.

  1. ¿Tiene proyectos futuros en marcha?

La integración de los fondos acumulados del archivo en el inventario general del mismo.

16.- ¿Alguna anécdota que contar?

Bueno. El robo del Calixtino dio para mucho, pero yo no voy a alimentar el morbo ni el chismorreo. Eso sí, diré que siempre redordaré muy bien la tarde en que mi compañero me llamó para comunicarme que había desaparecido porque era el día de mi cumpleaños.

17.- ¿Qué piensa de Alquibla, www.alquiblaweb.com, como página de difusión de la cultura?

Que tiene mucho mérito dedicar tu tiempo libre a la difusión del patrimonio documental y cultural (y ya es significativo decirlo). Es un claro ejemplo de la vocación por la que me preguntabas al comienzo de la entrevista. No puedo si no darte la enhorabuena y las gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.