Hablamos con Jorge Barrecheguren, archivero e historiador

Hablamos con Jorge Barrecheguren, archivero e historiador

1.- ¿Quién es Jorge Barrecheguren y cuál es su profesión?

Mi nombre es Jorge Barrecheguren (@jbarrecheguren), soy archivero e historiador. Licenciado por la Universidad de Santiago de Compostela, realizo unas prácticas en el Archivo Histórico Diocesano de Santiago de Compostela, dirigido por don Salvador Domato, a la par que comienzo mi formación en archivística a través de la UNED y la Fundación Carlos de Amberes. La experiencia en este primer centro me abre los ojos al mundo de los archivos, teniendo la fortuna de completar mi formación en los Archivos Capitulares de Tui o Burgos, además del Arquivo do Reino de Galicia y el Consorcio de la Zona Franca de Vigo. Trato de compaginar mi labor profesional con la divulgación, siendo colaborador en Atlántico Diario de Vigo y Coruña Magazine con artículos de difusión histórica y cultural.

Hablamos con Jorge Barrecheguren, archivero e historiador

2.- ¿Qué función desempeña dentro del Archivo que trabajaba?

Pinche aquí

Actualmente me encuentro trabajando como técnico de archivo GMP en Lonza Biologics Porriño. Las Buenas Prácticas de Fabricación (GMP, en sus siglas en inglés) son el estándar que han de cumplir las compañías biotecnológicas que fabrican producto farmacéutico para su consumo humano. A efectos de archivo la aplicación de esta normativa supone la creación de un sistema que permita documentar todas aquellas actividades que puedan impactar en el producto final, con una directriz clara: si no está documentado, no existe.

Pinche aquí

3.- ¿Qué papel cree que juegan los Archivos en nuestra sociedad?

Pinche aquí

Esencial. Nuestra historia laboral, legal, sanitaria, las relaciones que como consumidores mantenemos con las empresas, gran parte de nuestra vida está archivada en los depósitos y repositorios de todo tipo de instituciones públicas y privadas. Es algo que quizá se hace más patente si pensamos en la información que almacena sobre nosotros el servidor de Google, por poner un ejemplo.

Pinche aquí

4.- ¿Cree que el puesto de archivero es vocacional?

Por mi experiencia creo que la mayoría de archiveros somos vocacionales. Es algo que puede deberse a varias razones, en primer lugar probablemente por la precariedad laboral que envuelve al gremio, y que obliga a los profesionales que nos dedicamos a este campo a vivir con cierta inestabilidad. Otra razón puede ser el desconocimiento acerca de la profesión. Aunque es algo que parece estar cambiando gracias en parte a las nuevas tecnologías, que nos ponen en el punto de mira, no existe una cultura documental en nuestro país, la gente ni se imagina los tesoros que guardan los archivos. Opino que el revertir esta situación pasa por nuestra propia mejora, debemos hacernos indispensables para empresas e instituciones.

Pinche aquí

5.- ¿Cree que se ha creado un estereotipo en torno a la figura del archivero, bibliotecario etc.?

Pinche aquí

Un estereotipo negativo. Como usuarios, como clientes de un archivo o biblioteca todos nos hemos encontrado con profesionales que a duras penas podrían merecer tal consideración, por unos motivos u otros. En este sentido no creo que los centros culturales estén en una peor situación que cualquier otro centro de trabajo de nuestro país, aunque sí puede haber un factor diferencial: la indispensabilidad y la complejidad de la gestión de la información. Ante el reto de una investigación de mayor o menor calado muchos usuarios, incluso avezados, se sienten perdidos en el archivo. Su problema no es que no contesten sus preguntas, sino que necesitan ayuda para formularlas. Con esta perspectiva al archivero y al bibliotecario se nos exige una constante proactividad, necesaria para satisfacer al investigador y al ciudadano. La recompensa también es mayor, es incomparable la sensación de dar al usuario parte de su genealogía, aquella fotografía concreta que estaba buscando o ese documento que necesita urgentemente.

Pinche aquí

6.- El Archivo donde desempeñaba su trabajo, ¿puede ser consultado por cualquier tipo de público?

En absoluto. Es un archivo de empresa y le aplican las restricciones habituales en este tipo de casos, más si cabe por tratarse de un entorno que sigue la normativa GMP.

7.- ¿Cómo definiría el Archivo perfecto?

Al margen de otros criterios más evidentes creo que el archivo perfecto es aquel cuyos fondos se imbrican perfectamente en el espacio geográfico que ocupa la institución. En un archivo municipal, por poner un ejemplo entre muchos, el usuario es más que nunca el ciudadano, bien sea en su faceta de investigador o ejerciendo sus derechos ante la administración. En este caso el papel del archivero es si cabe más apasionante porque tiene mucho que ofrecer al vecino, un gran campo para la implementación de proyectos y una mayor cercanía que facilita el intercambio de impresiones y retroalimentación o la divulgación basada en los fondos del archivo.

8.- ¿Qué documentos albergaba su centro y cuál destacaría por encima de todos?

Pinche aquí

La documentación es un pilar esencial de las Good Manufacturing Practices, imprescindible para definir las especificaciones y procedimientos de materiales, métodos de fabricación y control, así como para proporcionar un registro trazable de las actividades que han envuelto la creación del producto. Entre los documentos más destacados está el etiquetado de los lotes, las especificaciones de materias primas, las fórmulas o los registros de procesamiento de lotes. En ese aspecto en este archivo no tenemos ningún documento importante. Todos los registros y todas las series son necesarios para asegurar la trazabilidad del producto, permitiendo reaccionar ante cualquier eventualidad que pueda surgir. Lejos de lo cultural, en este caso el documento puede evitar la pérdida de vidas humanas.

9.- ¿Cómo ve el futuro de los Archivos? Debido a tanto soporte online o digitalizado…

Claramente el mundo digital ha llegado para quedarse, aunque la desaparición del papel, si es que es posible, tardará todavía mucho tiempo en llegar. Los archivos del futuro deberán combinar el almacenamiento informático con el físico de forma cotidiana, mientras que la formación de los técnicos es probable que comience a incluir aprendizaje en software especializado, programación, código abierto, bases de datos y otros campos que comenzarán a ser considerados como básicos. Es curioso pensar en un futuro en que la arqueología informática haya sustituido a la restauración de papel, que apenas existirá, como el papel mismo.

10.- ¿Qué recomendación le daría a una persona que se quiere dedicar al mundo de los Archivos?

Que se forme constantemente tanto estudiando como trabajando, ya que el mundo de los archivos es transversal a toda nuestra sociedad, y en cada nuevo archivo se vuelve a ser, casi siempre, un novato.

Pinche aquí

11.- ¿De qué manera difundes o qué importancia hay que dar al patrimonio documental y cultural? ¿Están en peligro?

No creo que el patrimonio cultural esté en peligro, todo lo contrario. Al margen de la crisis que nos golpea en los últimos años, probablemente nunca como hoy en día se ha velado por la preservación y transmisión del patrimonio cultural, que por otro lado se produce en cantidades ingentes. Opino que con este tema no podemos ser dogmáticos y pretender categorizar el patrimonio que debe ser salvado, espíritu que mantiene la legislación española al respecto, sino que es la sociedad la que mediante propuestas y acciones debe hacer suyos aquellos elementos que desea conservar. Con este objetivo reivindicativo asumo la divulgación cultural como algo necesario para el progreso social.

12.- ¿Cree que se han generado cambios en cuanto a la gestión archivística?

Se están generando cambios, pero de forma más lenta que en las bibliotecas o museos, en mi opinión. Cuando era pequeño solía frecuentar la biblioteca del Círculo Mercantil e Industrial de Vigo, donde en grandes cajoneras de madera se almacenaban las fichas, escritas con máquina de escribir. Ahora no es raro que los fondos estén a disposición física e informática del usuario, que con un carnet y un lector de códigos de barras puede llevárselos a casa. Ya no hace falta hablar con el bibliotecario.

Por su parte en archivos el empleo de avanzados sistemas de gestión documental o la implementación de ambiciosos programas de digitalización de documentos y creación de portales para su difusión convive con realidades todavía algo arcaicas. En algunos centros no se renuncia a las fichas o a los cuadros de clasificación impresos, conviviendo con sistemas más modernos, pero la estrechez presupuestaria y la vastedad de los fondos de nuestro país hace pensar que el avance en los últimos años ha sido satisfactorio.

Pinche aquí

Quizá lo más importante son los cambios que vienen. Hasta el momento la digitalización apenas se ha instalado en nuestra realidad. No debemos confundir digital con escaneado de documentación, impresión de formularios con plantillas, etcétera. El mes pasado vino a mi casa un técnico de una compañía telefónica. Tras hacer la instalación abrió el ordenador portátil y firmamos la orden de trabajo sobre la propia pantalla. Cuando esto sea lo normal será el momento en que realmente se produzca una revolución digital, y los archiveros tendremos que estar preparados.

13.- ¿Ve necesaria la presencia de las redes sociales aplicadas a los Archivos?

Desde luego veo inexcusable una presencia en la red, con al menos una página web que permita al usuario acercarse de forma rápida a los contenidos del archivo, establecer contacto, etcétera. Entiendo que ir más allá, con la creación de perfiles en redes sociales supone un esfuerzo y una constancia para los técnicos que debe ser cuidadosamente mensurado. El primer lugar donde el archivo genera comunidad es manteniendo sus fondos íntegros y accesibles, cuidando además la atención de todos los usuarios que se acercan a sus instalaciones.

14.- ¿Cree que es imprescindible la completa digitalización de los fondos de un Archivo?

En absoluto. La digitalización es otro de los grandes valores que las nuevas tecnologías han añadido a la archivística, pero debe tomarse con precaución. Digitalizar un fondo supone unos costes añadidos para la conservación del repositorio que se ha generado, que para muchos centros pueden ser difíciles de soportar. Conviene elaborar una planificación que, basada en el valor de los fondos, su estado de conservación, nivel de consulta, existencia de otras copias o microfilmaciones, etcétera, establezca las series o documentos que sería indispensable o beneficioso digitalizar, para en base a estas consideraciones establecer tiempos y presupuestos.

  1. ¿Tiene proyectos futuros en marcha? ¿Qué nos puede contar del Proyecto Palmera?

En la actualidad me encuentro inmerso en la redacción de una ponencia sobre el Pazo de Lourizán de la mano de la Asociación de Amigos e Amigas do Museo de Pontevedra, cuyo objetivo es conseguir la rehabilitación y apertura al público del mismo. De forma lenta pero constante trabajo en la iniciativa Morriña de Cuba, Proyecto Palmera junto a la fotógrafa Yasmín Santos González, donde catalogamos las palmeras canarias más antiguas de Galicia. En nuestra web ofrecemos fotografías e información de cientos de palmeras en decenas de concellos de nuestra geografía, haciendo especial hincapié en las que tienen una vinculación con el fenómeno indiano, que son muchas en Galicia. Por otra parte siempre tratamos de mostrar nuestro proyecto en medios digitales, prensa, radio o televisión, con el objetivo de hacer visible la problemática que supone el avance de la plaga del escarabajo Picudo Rojo, que está acabando con la palmera canaria en el sur de la región y es la causa raíz de habernos embarcado en este gran trabajo. En los casos gallego o asturiano la plaga no solo erradica una especie vegetal, sino también un pedazo de nuestra historia, ya que muchos indianos plantaron palmeras canarias o de otras especies en sus jardines, en las entradas de sus casas o en las obras filantrópicas que promovieron.

Pinche aquí

16.- ¿Alguna anécdota que contar?

Trabajando en cierto archivo dediqué un tiempo a ordenar un antiguo depósito que ya no se empleaba, pero que aún contenía algo de documentación, entre otras cosas. Arrumbado junto a varias reproducciones fotográficas tuve la fortuna de encontrar un óleo de gran tamaño de un pintor vigués. Me hipnotizaba la pintura, en la que aparecía un grupo de payasos que, surgiendo de la oscuridad, rodeaba al espectador. Al poco tiempo la restauradora a la que fue enviada la devolvió con una sorpresa: el lienzo llevaba como refuerzo una tabla con otra pintura, en la que el artista aprovechaba las vetas de la madera para el dibujo. Hoy los dos cuadros cuelgan de las paredes de la institución.

17.- ¿Qué piensa de Alquibla, www.alquiblaweb.com, como página de difusión de la cultura?

Difusión y producción cultural van siempre de la mano. Las tan manidas categorizaciones de cultura pop o independiente están también estructuradas en torno a esa idea: que la cultura necesita del público, de su presencia o de su ausencia. En ese sentido Alquibla ofrece a sus lectores algo tan valioso como es la información cultural desde una perspectiva cercana y útil. En cierto modo al abrir esta página web me siento como cuando llegaba a casa la revista del Círculo de Lectores y aquella era la única ventana abierta a conocer tanto a libros como a autores, y todo ocurría con la familiaridad de sabernos pocos los que lo compartíamos. Un saber hacer que no debe perderse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: