Dejando aparte los textos concebidos al comienzo de la colonización con fines utilitarios, hasta el siglo XVII no aparecen, con el poeta Gregorio de Matos Guerra, las primeras manifestaciones de originalidad, reforzadas en el siglo siguiente con la creación de academias, última manifestación del barroco. En el mismo periodo se asiste al auge del <<nativismo>> que ilustraron el lirismo de Tomás Antonio Gonzaga y Cláudio Manuel da Costa y la producción épica de José Basilio da Gama y de Durão.

Literatura brasileña

La autonomía cultural se desarrolló, no sin ambigüedades, a partir del romanticismo y del acceso a la independencia política: el poeta Gonçakves Dias, aunque fundador de la escuela indianista, siguió vinculado a los modelos de Lisboa, mientras que su contemporáneo Castro Alves se alejó de ellos mucho más. Al mismo tiempo se produjo el nacimiento de la prosa con José Martiniano de Alencar y J.M. Machado de ASsis,y, a finales del siglo XIX, el de la prosa regionalista, de la novela naturalista y de su correspondencia poética, el parnasianismo de Bilac, cuya influencia se prolongaría hasta 1920, paralelamente a la corriente simbolista animada por Cruz e Souza.

A principios del siglo XX, algunos prosistas anunciaban una renovación que desembocó en el modernismo de 1922 y cuya aportación se hizo particularmente sensible después de 1930 en poesía. En ese momento la prosa alcanzó su plenitud tanto a través del relato social y regionalista como en la novela psicológica. El movimiento literario de la generación del 45 sin fecha ni orientación precisas, consistió en el rechazo de los postulados modernistas. Posteriormente, mediante el rigor formal y el trabajo artesanal, se afirmaron el abandono del prosaísmo y la tendencia hacia el universalismo. Las tendencias ilustradas en poesía por una inspiración social ligada a búsquedas formales y en prosa con la predilección por el cuento, desembocaron en diversos intentos de desintegración de la sintaxis tradicional y en el cuestionamiento del género novelístico. Paralelamente, la crítica universitaria comenzó a interesarse en la literatura de cordel.

Anuncios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: