Precedidas de textos religiosos budistas redactados en päli, las primeras obras literarias en lengua birmana aparecieron en el siglo XV. La evolución de la poesía, cuyos comienzos datan de la época Pagan (1044-1364), continuó con poemas religiosos o dedicados a la familia real, y encontró su plenitud, a partir del siglo XV, con la aparición de géneros diversos como el egyin (balada a la gloria de un príncipe), el mawgun (panegírico en verso), el pyo (poema sobre la vida de Buda), el yadu (oda) y el linga (conjunto de poemas no tradicionales). Si bien la dinastía Konbaung (1752-1885)  marcó el declive de la poesía, que enriquecerían, sin embargo, el yagan, inspirado en epopeyas hindúes y la poesía cantada, de inspiración esencialmente femenina, a partir de la conquista británica y de los trabajos de simplificación de fondo y de forma realizados por el movimiento Khisaan, se perfiló una renovación poética que culminó, con la independencia (1948) en una poesía comprometida, de carácter social. Además de las epístolas políticas o moralizadoras, dirigidas al rey, y de las crónicas, el teatro y la novela ocupan un importante lugar en la literatura birmana. aec-1782427_960_720

De inspiración siamesa, el teatro clásico, apareció a comienzos del siglo XVIII, se birmanizó con U Sa, que insertó cantos y con U Kyin, que introdujo escenas cómicas y alcanzó su apogeo gracias a U Ponnya de Sale. Con la introducción del realismo después de la conquista británica, el género se extinguió reemplazado por el anyein, farsa popular mezclada con cantos y bailes.

En el campo de la novela, la colonización, la miseria rural y la corrupción son los principales temas de autores comprometidos como Maha Shwe, Ming Aung, Hpe Myint, Khin Hnin Yu y Mama Le.

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: