4 Comentarios

  1. ines diaz g

    Al principio me amargaba mi trabajo en verano. Soy farmacéutica. De aquella tendría unos veinticinco años. Se me hacía duro ver que mis amigos muchos tenían vacaciones y otros aún no trabajaban. Además de aquella tenía guardias, y eran sin duda lo más duro para mí… Han pasado cerca de veinte años y me encanta mi trabajo en verano. No deja de ser una época en la que da la sensación que pocos trabajamos, pero el trabajo es más suave que en otra estación. Me encanta la sensación que tengo cuando yo ya freno el acelerador del trabajo y me relajo, en septiembre. Tiempo más acogedor y la playa cercana a casa toda para mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *