Reseña de la novela Rojo de Beatriz Fuentes

Reseña de la novela Blanco, de Beatriz Fuentes

No solo he de hablaros de una novela si no de la escritora mexicana afincada en Suiza que está creando magníficas obras de arte convertidas en libro, conocí a Beatriz Fuentes por Alquibla allá por el año 2012 y desde entonces ha sido un referente para mí, como escritora y como creadora.

Una escritora que no se da por vencida, una persona que se pasa horas y horas delante de su portátil para conjurar sortilegios que harán efecto en el momento en que leamos la primer palabra y nos transportarán a un lugares en los que nadie ha estado antes, y con esto no solo estoy haciendo referencia los sitios en donde se desarrollan las tramas de las novelas, sino de los extraordinarios métodos y recursos literarios utilizados y aplicados magistralmente en cada una de ellas.  Los personajes y ambientes son espectaculares desarrollados con esmero cuidado y además, nos sumergen en las tradiciones exquisitas de su México natal.  Esta es una receta que plantea y cumple retos inalcanzables que nadie hasta el momento ha logrado conquistar.  Eso justamente es lo que hace sorprendentes estas novelas.

 

Para mi buena suerte, es Alquibla quien brinda todo el respaldo editorial a este proyecto ambicioso y de resultados sorprendentes.  Cuando sonó el Whastup y la escritora me informó que Blanco había tocado su fin, un escalofrío de alegría recorrió mi cuerpo, en ese momento solo estaba deseando abrir el buzón y que el cuarto libro de la Saga Elementos estuviera en mis manos para disfrutarlo como había hecho con los tres anteriores.  Esa es la emoción que se engendra dentro de cada lector que ha tenido la fortuna de leer estos libros y que para mayor detalle, son tan adictivos que se transforman en un bien o mal ansiados con desesperación.

Pinche aquí

Pero ahora, enfoquémonos en Blanco.  Ésta es una novela que supera las 600 páginas, pero creerme con la trama tan quirúrgicamente organizada y los personajes dueños de personalidades abrumadoras, no te permitirán que en ningún momento sientas la necesidad de cerrar el libro, al contrario te aferrarás a él como si la vida real dependiera de lo que ocurre en la siguiente página o por lo menos es justo lo que me pasó a mí y por lo que he comprobado, le ha sucedido a todo mortal que ha leído Blanco.

Pinche aquí

En Blanco, nos encontramos con una obra sublime y como la he considerado yo obra de arte, porque no creo que sea nada fácil escribir una novela de 600 páginas sin perder el hilo conductor en ningún momento y mantener al lector al borde de la silla.  Blanco está estructurada en 5 grandes capítulos y finalizar con una nota de la autora con los agradecimientos debidos y recetas típicas de postres y bebidas que se mencionan en puntos estratégicos de la novela.  Esto es algo sorprendente, porque de esta manera queda referencia escrita de esas recetas tradicionales y antiguas y que como menciona la escritora, algunas de ellas están en peligro de extinción.  Finalizamos con una pequeña bibliografía en donde ha podido consultar información historia relativa a la novela.

Pinche aquí

Algo que me ha llamado muchísimo la atención es la forma delicadísima, y digo delicada porque al terminar la novela, sentí que aún cuando no había escuchado hablar de los jaripeos y las charreadas, ahora estaba segura de lo magistrales que son y que si por un golpe de suerte tuviera la oportunidad de presenciar una, sería capaz de determinar y conocer cada una de las suertes charras.  Esto realmente ha sido un formato innovador dentro del genero literario al que pertenece la novela.  Aunque sería justo decir que a estas alturas, esta saga ha desbordado el género, convirtiéndose en un suceso único.

Pinche aquí

Os voy a contar un poquito de cada capítulo para que os hagáis una idea de lo que os vais a encontrar cuando vayáis a leer Blanco y lo tengáis en vuestras manos. Empezamos con Austros y con sus personajes Lynette Levellie y Diego Drake.  Nos encontramos con un capítulo en el que ya nuestros pelos van a erizarse con la primera frase y solo tendremos en mente la premisa de querer continuar y continuar.

Pinche aquí

Boreas. ¿Aquellos que habéis leído las novelas anteriores de esta saga recordáis lo que hemos sufrido con todas las pérdidas que hemos enfrentado, bueno, les tengo noticias, aparece un nuevo personaje con el que nos vamos a tronchar de risa cada vez que tome la escena por asalto, estamos hablando de la tía Virginia, un personaje que da a la trama ese toque de humor que no esperaríamos en un momento en el que ya nos hemos acabado las uñas de puros nervios.  

Pinche aquí

Euro. Ahora estamos en el momento en el que la novela da un vuelco.  En donde Beatriz nos habla sobre las tradiciones, cultura y costumbres de la Nueva Galicia.  Haremos una visita deliciosa a la Guadalajara colonial en donde el romanticismo que envuelve a esa tierra con olor a jarrito, nos sensibilizará hasta la raíz de los cabellos.

Pinche aquí

Céfiro. A lo largo de la novela nos iremos dando cuenta de que hemos sido arrastrados en un delicioso coqueteo entre la dualidad de la tempestad y la calma, elementos complementarios que se equilibran entre sí y de paso también a nosotros, dejándonos pendiendo de un final abierto que es el inicio de la última novela que integra esta saga y que se titula Sepia.

Pinche aquí
Pinche aquí

Y finalmente atracaremos en Tierra puedo decir que en la tierra todo termina y todo tiene un comienzo…  La conjugación de elementos en las manos del tiempo.

Podría relatar a detalle cada uno de los capítulos, pero en este caso particular considero injusto proporcionar a los lectores con pistas que puedan disipar la magia que posee este libro.  Es mucho mejor que sean ustedes quienes descubran paso a paso este mundo extraordinario.

Lo que hace a esta novela una obra de arte, no solo es su historia perfectamente bien lograda y sus personajes tan reales como si pudieras encontrarte con alguno de ellos mientras caminas por la calle, sino la estructura fenomenal que tienen, el uso de recursos que logran atrapar al lector y convertirlo en parte de la historia.  Entre esos recursos descubrí uno que me ha sorprendido porque ¡no había sido utilizado desde el Siglo XIII!, y la escritora no solo lo rescata, sino que lo aplica de forma diligente y precisa.  Otro punto que debo mencionar es la forma en la que la escritora ha transformado cada una de estas novelas, pero particularmente se hace evidente en Blanco, embonando con sus lectores y creando una sororiedad tangible no solo dentro del mundo literario de sus personajes sino que sorprendentemente se extiende hacia fuera de las novelas enraizándose en las lectoras del mundo real, desdibujando los límites que existen entre personajes, lectores y escritora, porque es en Blanco donde se abre la puerta para consolidar todo el proyecto en un “nosotros colectivo” que tiene fundamento en sus propios libros.  Esto es algo que jamás hasta ahora había tenido la oportunidad de atestiguar.

En definitiva, Blanco es una novela en la que por supuesto Alquibla ha impreso de nuevo su marca personal para apoyar dicho proyecto en el que se invierte mucha ganas, mucho tiempo y mucha ilusión.  Recalco que es una obra maestra en la que podréis disfrutar, agarraros a la silla, temblar, llorar, reír y un sinfín de emociones que compartiremos entrelazados con personajes y escritora.  

Si desean contactar con la autora y saber un poquito más de ella no dudéis en ponerse en contacto a través de los siguientes canales:

Pinche aquí

https://www.facebook.com/beatriz.fuentes.370

https://www.facebook.com/beatrizfuenteslugo/

Pinche aquí
Pinche aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: