Eliseo Monteros es escritor y bibliotecólogo argentino, nacido en la ciudad de Córdoba, donde resido. Estudié bibliotecología en la Universidad Nacional de Córdoba y me he desempeñado en distintas bibliotecas de mi ciudad natal.

1.- ¿Quién es Eliseo Monteros y cuál es su profesión?  Soy un escritor y bibliotecólogo argentino, nacido en la ciudad de Córdoba, donde resido. Estudié bibliotecología en la Universidad Nacional de Córdoba y me he desempeñado en distintas bibliotecas de mi ciudad natal. Mientras estudiaba esa carrera, comencé a escribir con una intención literaria —ya era un apasionado de la lectura— y, poco a poco, esta actividad fue cobrando mayor importancia, lo cual me llevó a perfeccionarme en la escritura y a procurar dedicarle más tiempo.

2.- ¿Qué nos puede contar acerca de su experiencia profesional en las bibliotecas en las que ha trabajado? He tenido la oportunidad de desempeñarme en varias bibliotecas, universitarias y del nivel medio, y es evidente que cada biblioteca es distinta. Más allá de las normas, existe cierta libertad que hace que las tareas se realicen de distinto modo en un lugar u otro. Podría decirse que cada biblioteca tiene su “personalidad”.

            Además, en cada biblioteca, y también en una misma biblioteca, se trabaja con distintos tipos de usuarios. Lo que se estudia en la teoría sobre este tema, se corrobora cabalmente en la práctica. Por ejemplo, y creo que en esto coincidirán muchos profesionales del área de circulación, a veces el bibliotecario se ve obligado a realizar una serie de preguntas a la persona que acude a la biblioteca, para lograr determinar cuál es exactamente la necesidad de información que desea satisfacer.

3.- ¿Qué es lo que le llevó a ponerse a escribir? ¿Desde qué momento sintió que debía expresarlo en un papel?Creo que el deseo de escribir surgió casi inmediatamente después de que adquirí el gusto por la lectura. Pero desde ese momento hasta que empecé a hacerlo, pasaron algunos años. Y aunque al principio no estaba muy seguro de estar en el camino correcto, poco a poco fui percibiendo la escritura como una necesidad. Pienso que lo que lleva a alguien a querer escribir es la convicción de que tiene algo para decir y de que puede decirlo de la forma correcta (la forma correcta, en este caso, no sería tanto la corrección gramatical, sino poder escribir con originalidad, con un estilo propio, etc.).

4.- ¿Qué evolución podemos encontrar desde su primer libro de cuentos Transformaciones a su libro de ensayos Un lector agradecido escrita en 2017? Mis dos primeros libros, Transformaciones y El hombre que pensaba demasiado y otros relatos, ambos de cuentos —aunque el segundo incluye también una novela corta—, pertenecen a una etapa de pleno aprendizaje. A partir de Antes de volver a empezar (2005), también un volumen de cuentos, considero que se puede observar cierta seguridad y eficacia en el oficio.

            Posteriormente tuve la oportunidad de practicar distintos géneros, como la biografía breve en el Diccionario biográfico de bibliotecarios y bibliotecólogos (2008), el ensayo en Un lector agradecido (2017) y hasta los palíndromos, en un pequeño libro en formato digital al que titulé 151 palíndromos y un cuento palindrómico (2007). Además, realicé nuevas incursiones en la narrativa, como son el libro de cuentos La última aventura (2014) y el relato o novela corta Viaje de vacaciones (2015). Me agrada haber podido cultivar diferentes géneros, porque creo que eso enriquece la obra de un autor.

5.- ¿Qué piensa del trato que se le da a la cultura, libros y bibliotecas en general? Pienso que hay expresiones culturales más populares que otras. Muchas personas escuchan algún tipo de música y aun bastantes aprenden a tocar algún instrumento, pero creo que —en general— son menos los que leen literatura y menos todavía los que piensan en escribir. En cuanto al trato que reciben la cultura, los libros y las bibliotecas por parte de los gobiernos, sin duda depende mucho de cada país, región, etc. Según un estudio, Eslovaquia figura a la cabeza de los países con mayor número de bibliotecas por habitante. Siempre es positivo incentivar en el ámbito de la cultura, en especial la lectura y el uso de las bibliotecas, que suelen estar algo relegadas.

6.- ¿Cree que las redes sociales han ayudado o han perjudicado al mundo cultural? Sin duda lo han transformado, tal vez beneficiándolo en ciertos aspectos y perjudicándolo en otros. Es un tema complejo. Pienso que se pasa demasiado tiempo en las redes sociales, y tal vez por eso algunas personas leen menos que antes. Al mismo tiempo, las redes ayudan a difundir el trabajo de los escritores, así como muchas otras expresiones culturales.

7.- ¿Piensa seguir escribiendo? ¿Tiene proyectos futuros en marcha? Me gustaría seguir escribiendo, si Dios lo permite. En este momento estoy tratando de darle forma a una idea para una novela. Después de la experiencia más o menos reciente de Viaje de vacaciones, quiero escribir una novela más extensa que las que he producido hasta ahora.

8.- ¿Qué piensa de Alquibla www.alquiblaweb.com como página de difusión cultural? El sitio me gusta mucho. Posee una gran cantidad de entrevistas y artículos sobre literatura, bibliotecología y otras disciplinas vinculadas al mundo de la cultura. Algunos de esos artículos poseen un carácter divulgativo que, a mi modo de ver, también transforman a Alquibla en una interesante web educativa. Por otra parte, ayuda a difundir la obra y actividades de escritores y bibliotecarios mediante entrevistas y reseñas de libros.