La literatura alemana

La literatura alemana

La literatura alemana se extendió desde principios del siglo XIII con la epopeya popular (El cantar de los nibelungos y Gudrun) y en el Minnesang. Hacia mediados del siglo XIII, la literatura caballeresca dejó paso a la literatura burguesa de los maestros cantores. El siglo XIV estuvo dominado por los escritores en prosa de los místicos, Maestro Eckart, Heinrich Seuse, J. Tauler, etc.

La literatura alemana

Del renacimiento al Sturm und Drang. Lutero creó el alemán moderno al traducir la Biblia. La reforma y la contrarreforma inspiraron textos polémicos, renovaron el lirismo religioso, dando lugar al realismo y suscitaron un arte y una literatura barrocos, a los que se incorporó Grimmelshausen. Hacia 1680 la literatura en lengua alemana empezó a prevalecer sobre la literatura en lengua latina. En un principio sufrió la influencia francesa y después la inglesa, de las que nació la Autklärung cuyo principal representante fue Lessing, quien se decidió por un teatro según el modelo de Shakespeare, mientras Wieland adoptó una primera forma de clasicismo. Al margen del racionalismo se manifestó un movimiento religioso y sentimental en la obra de Friedrich Gottlieb Klopstock.

Del Stum und Drang al clasicismo. Hacia 1770 estalló una revolución literaria, el Sturm un Drang (tempestad e impulso) que defendía la vuelta a la naturaleza y que agrupó en torno a Goethe a toda una generación de la cual forma parte Schiller. El descubrimiento del arte griego fue desplazando poco a poco a Shakespeare y orientó hacia el clasicismo a Goethe, Schiller y Hölderlin.

Pinche aquí

El romanticismo. Como reacción contra el clasicismo se desarrolló a partir de 1790, el movimiento romántico, animado por tres escuelas: la de Jena, a la cual sucedieron la de Heidelberg, con los hermanos Grimm y la de Berlín con E.T.A. Hoffmann y H. von Kleist.

Pinche aquí

De la joven Alemania a Bismarck. Tras el efímero movimiento de la joven Alemania, animado sobre todo por H. Heine y E.M. Arndt, que rechazaban la ensoñación romántica, en provecho de los problemas políticos, en la segunda mitad del siglo, se desarrolló el realismo poético con Wilhelm Raabe y Theodor Fontane y floreció en el llamado naturalismo consecuente, representado principalmente por Arno Holz, M.G. Conrad y Gerhart Haptmann.

Pinche aquí

Del impresionismo al expresionismo. Hacia 1890, Detlev von Liliencron inauguró el impresionismo que marcaron los tres poetas que representaron el origen de la poesía contemporánea: Stefan George y su famoso Cenáculo. Hacia 1910 se manifestó una nueva escuela, el expresionismo, movimiento de la rebeldía y angustia ante el estallido de la civilización europea que cedió el paso, después de la primera guerra mundial, a un nuevo realismo.

Pinche aquí

Nazismo y literatura. Frente al nazismo, los escritores optaron por la resistencia, el exilio  (250 escritores prefirieron emigrar, algunos definitivamente) o proclamar su fidelidad a Hitler.

Después de la guerra. Tras el silencio de la inmediata posguerra, dos corrientes literarias: la literatura de los exiliados y la de los resistentes precedieron al nacimiento, respondiendo a la llamada de Hans Werner Richter y de Alfred Andersch, del grupo 47, formado por escritores alemanes, austriacos y suizos apasionados por la sencillez y la libertad. Los testimonios de la guerra fueron numerosos: la descripción de la miseria y el desconocimiento moral dio paso a un realismo mágico, en el que hechos reales e imaginarios componían un universo absurdo.

Pinche aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: