Evolución histórica del cuento

Evolución histórica del cuento

La evolución histórica del cuento es difícil de fijar debido a los equívocos que envuelven su mismo nombre; cabría, por tanto, distinguir en el concepto de cuento dos aspectos distintos: el de relato fantástico y el de narración literaria de corta extensión, oponiéndose así a la idea de novela. Ambos tienen como base común el hecho de tratarse de un relato breve, generalmente en prosa.

Evolución histórica del cuento

Originariamente, el cuento como relato fantástico es una de las más antiguas formas de literatura popular de transmisión oral, que sigue viva. Sus principales temas se han transmitido por vía oral o escrita, contados de nuevo, por los autores más diversos. Las mil y una noches y más modernamente, Perrault, Grimm y Andersen, constituyen refundiciones de temas tradicionales antiquísimos.

En su aceptación de relato breve, hasta el siglo XVI, con el Decamerón de Boccaccio, no se afirma y consolida; a este origen se debe que el término italiano usado para designar estas narraciones breves, novella, sea el que se imponga en Francia y en España: novela ejemplares llaman a sus relatos de corta extensión Cervantes y María de Zayas; en ambos casos se trata de lo que hoy llamaríamos con más propiedad novela corta. El Heptamerón de Margarita de Navarra en Francia y las Novelle de Bandello en Italia, corresponden aproximadamente al concepto boccaccesco del género. También los Cuentos de Canterbury de Chaucer, a pesar de estar escritos en verso. En el siglo XVII , La Fontaine titula Cuentos a unas narraciones versificadas, de cierta vinculación con la literatura folklórica; vemos pues cómo, tanto en francés como en castellano, la palabra cuento aún está cargada de ciertos matices folklórico-fantásticos.

Anuncios

El romanticismo da una nueva vida al elemento maravilloso como soporte fundamental del cuento: Hoffman en Alemania, Poe en USA y Bécquer en España son nombres representativos en esta fase. Casi todos los prosistas importantes cultivan, al menos episódicamente el cuento. En algunos países, el fenómeno puede llegar a tener especial trascendencia: un cuento de Gógol (El abrigo) es el punto de arranque de toda la literatura rusa posterior; un cuento del argentino Echevarría (El matadero) no solo inaugura la narrativa romántica latinoamericana sino que contiene presagios de las técnicas expresivas de la narrativa actual más intensa.

Ya en la primera mitad del siglo XIX, el género se desliza rápidamente hacia el costumbrismo, orientación plenamente visible en muchos de los escritores citados. En la segunda mitad del siglo, el cuento ha adquirido plena carta de naturaleza en la literatura. En España Clarín, Valera, Pereda y la Pardo Bazán son los cuentistas más destacados; en Francia, Flaubert y Maupassant. En Rusia, tras Turgueniev, Dostoievski y Tolstói, Chéjov es uno de los más eximios creadores universales de esta modalidad narrativa.

Anuncios

En América latina, el cuento conoció un auge extraordinario que de hecho llega hasta la actualidad; varios son los narradores finiseculares dedicados exclusivamente al género, desde los chilenos J.V. Lastarria y J.J. Vallejo hasta el guatemalteco J. Milla; pero entre todos ellos destaca el peruano R. Palma creador de una variante peculiar, la tradición.

A finales del siglo XIX el cuento parece pues, haberse desembarazado de sus significados primigenios para ponerse en un plano semejante al de la novela, de la que viene a ser como un apunte; sin embargo, su tradición permanece viva en una serie de escritores que parecen identificar el relato breve con la historia de sabor popular, la fantasía o la poesía imaginativa de los niños.

En líneas generales, la misma situación en la que predomina en el siglo XX. Lo más célebres cultivadores son Somerset, Maugham, O. Henri y Horacio Quiroga.

Anuncios

1 pensamiento sobre “Evolución histórica del cuento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: