¿Qué nos enseña el Budismo?

¿Qué nos enseña el Budismo?

La enseñanza de Buda puede sintetizarse en los grandes temas siguientes: toda cosa es impermanente, la realidad es cambiante y no existe nada en el individuo que sea realidad metafísica, nada indestructible. El ser está sometido a un ciclo de nacimientos y de muertes hasta que el efecto de la acción no se detiene. La existencia está sujeta a la infelicidad, que se manifiesta por el sufrimiento, la enfermedad y la muerte.  Eso es lo esencial del mensaje budista que enuncian las cuatro verdades excelentes: 1º la existencia humana es sufrimiento ; 2º la causa del sufrimiento es el deseo ; 3º para liberarse del sufrimiento hace falta suprimir la causa; agotado el karma, el ser se liberará del samsara ; 4º la vía abierta por Buda conducirá al último objetivo de la existencia, el nirvana que pone fin a la sucesión de renacimientos y libera al hombre de manera definitiva por el despertar del cual el buda es la ilustración.

El budismo en la India. La comunidad budista que apareció en la India en el siglo IV a.C. experimentó muchas modificaciones al desarrollarse. A fin de evitar su división, se reunieron muchos concilios en el periodo que va de los siglos V a III a.C., los cuales no pudieron frenar la tendencia a la división entre las escuelas antagónicas. El reinado de Asoka (s. III a.C.) marca una etapa en la historia del budismo, que se convirtió en una religión de vocación universal y por tanto misionera. Su expansión hizo nacer múltiples sectas cuya proliferación se saldó con un cisma a comienzos de la era cristiana. Sin embargo, el budismo tradicional o hinayana se distingue del budismo reformado o mahayana que influiría en los budismos chino y tibetano. El apogeo del budismo indio se sitúa durante la dinastía Gupta. Después de una decadencia debida, a la vez, a la abundancia de sectas hinduistas y el avance del islam, el budismo cuenta en la actualidad, en la Unión India con más de 3 millones de fieles.

El budismo chino. Introducido en China en el siglo I de la era cristiana, el pensamiento budista no se impuso hasta el siglo IV, bajo una forma impregnada de taoísmo. La edad del oro del budismo chino se sitúa entre los siglos VII y IX. Su propio poderío causó su derrota: confucianos y taoístas se unieron para poner fin a su preponderancia; las persecuciones de que fue víctima representaron un golpe terrible, del cual se recuperó con dificultad; sin embargo, marcó con su impronta la cultura china. Tras un periodo de represión tras la revolución en 1985 se reabrieron los templos. En la actualidad continúa siendo predominante en el Tibet en la forma del lamaísmo.

Pinche aquí

El budismo japonés. Enfrentado a otra civilización, al penetrar en Japón en el siglo VI de la era cristiana, el budismo evolucionó hacia una tendencia al formalismo y al ritualismo y se convirtió en religión de estado. Se distinguen generalmente tres periodos: 1º el periodo Nara durante el cual el budismo es patrimonio de letrados y de monjes ; 2º el periodo Heian en el que se desarrolló un sincretismo parcial con le shinto; pero el hermetismo por el cual el sistema se cierra trae consigo una reacción que tiende a hacer del budismo una religión más accesible y que hace de la fe la única vía de salvación ; 3º el periodo Kamakura que señala el origen de un budismo típicamente japonés, en particular con el zen y que creó un tipo de hombre heroico, ideal de los samuráis.

Pinche aquí

El budismo tibetano. Es el budismo tántrico llamado lamaísmo por los occidentales. Fue introducido en el Tibet en el siglo VII de la era cristiana, persiste allí a pesar de la anexión china de 1950 y en Nepal, Bután, Sikkim y en las comunidades tibetanas de la India.

Pinche aquí

En los países donde el budismo está vivo, cumple un papel activo en la vida política. Es el caso, por ejemplo de Sri Lanka y de Tailandia, donde el budismo theravada es la religión del estado. En Tailandia, el Sangha budista es un órgano dirigido por el estado que ejerce una función social completamente con él. En países de Indochina en los que se implementaron regímenes comunistas el budismo, que era predominante, retrocedió algo, pero actualmente revive con fuerza. En Birmania el 89% de la población es budista. Desde hace aproximadamente un siglo, el budismo comenzó a tener influencia en los países occidentales donde monjes budistas con sus adeptos, así como representantes de otras religiones orientales, han comenzado a manifestar su presencia. El total mundial se calcula en más de 400 millones de adeptos.

Pinche aquí
Pinche aquí
Pinche aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: