El origen de la filatelia

El origen de la filatelia

En mayo de 1840 gracias a la iniciativa de Rowland Hill, empezó a circular en Gran Bretaña el primer sello de correos, el famoso “penique negro” con la efigie de la reina Victoria. La “timbromania” o afición a coleccionar sellos, apareció prácticamente con ellos. En 1864 el francés G. Herpin propuso, en la revista parisiense El coleccionista de sellos, el término filatelia, para designar al entonces ya complejo mundo de los sellos, y al aficionado a los sellos se le llamó filatélico y filatelista.

El origen de la filatelia

El 1 de enero de 1850 comenzaron a circular en España los primeros sellos; cuatro valores fueron emitidos: 6 y 12 cuartos y 5 y 10 reales, todos ellos con el busto de Isabel II grabado por B. Coromina. El sello de 2 reales del año 1851 es el de más alto valor filatélico de todos los sellos españoles. En 1872 apareció el sello de ¼ de céntimo, que es el de menor valor emitido en todo el mundo.

En 1870 se efectuó en Estados Unidos, la primera subasta de sellos. Entre las colecciones más famosas se hallan las de De Ferrari, Caspary, Burrus, Hind, Chiesa, Tapling, Champion, Cosby, De Marchi.

El sello más raro que existe es el de 1 céntimo de la Guayana Británica, 1856, del cual solo se conoce un ejemplar que ha pertenecido a De Ferrari, a Hind y a un coleccionista australiano anónimo.

Son también objeto de colección las obliteraciones o matasellos empleados para inutilizar el sello. Otra rama especial de la filatelia es la colección de cartas enteras y aún la de cartas anteriores a los sellos de correos, especialidad conocida con el nombre de prefilatelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.