Víctor Hugo, escritor francés (1802-1885)

Víctor Hugo, escritor francés (1802-1885)

Víctor Hugo, hijo de un oficial del ejército, acompañó a su padre a Italia (1808) y a España (1811-1812). A los quince años obtuvo una mención de la Academia francesa y a los diecisiete el máximo galardón en los juegos florales de Toulouse, y en 1822 publicó su primer volumen poético Odas y poesías diversas.

Víctor Hugo, escritor francés (1802-1885)

Considerado pronto una de las figuras centrales del movimiento romántico colaboró en La muse française (1823-1824) y se adhirió plenamente a los ideales de la nueva generación en su drama en verso Cromwell (1827) cuyo Prefacio constituye el primer gran manifiesto del romanticismo francés: “a favor de la libertad del arte contra el despotismo de los sistemas, códigos y reglas”. Previamente habían aparecido ya sus Nuevas odas (1823) y Baladas (1826), así como las novelas Han de Islandia (1823) y Bug-Jargal (1826).

Los años siguientes, testigos de una aguda crisis matrimonial con Adèle Fouchet y de su unión con Juliette Drouet, vieron surgir también una serie de obras capitales: las recopilaciones poéticas Las orientales (1829), Las hojas de otoño (1831) y Los cantos del crepúsculo (1835); los dramas históricos Hernani (1830), ambientado en la España de principios del siglo XVI y protagonista de la llamada batalla de Hernani entre el público conservador de la Comedia francesa y los jóvenes románticos encabezados por Th. Gautier, Marion Delorme (1831) y Lucrecia Borgia (1833) y la célebre novela Nuestra Señora de París (1831), dominada, al igual que los dramas, por la idea de la fatalidad.

Pinche aquí

Siguió después un periodo de estancamiento en la vida del escritor, que centró su atención en la vida política y mundana y en 1845 fue nombrado par de Francia por Luis Felipe de Orleans. A ese periodo se adscriben las cartas descriptivas de El Rin (1842) y el drama Los burgraves (1843). Tras un viaje decisivo en su ideología política que lo condujo al republicanismo cuando la república se hundía, en enero de 1852, fue incluido en la lista de los proscritos por Napoleón III y tuvo que exiliarse en Bruselas, Jersey y Guernesey, sucesivamente, no volviendo a Francia hasta septiembre de 1870, después de diecinueve años de destierro.

Pinche aquí

Fue la época de afirmación de su genio, en la que su obra adquirió mayor profundidad y una decidida voluntad de testimonio. Contra Luis Napoleón van dirigidos el panfleto Napoleón el Pequeño (1852) y las sátiras de Los castigos (1853). Sus tres libros de poemas siguientes representan la culminación de su quehacer en este género: Las contemplaciones (1856), su monumental ciclo La leyenda de los siglos (ed. 1859-1877-1883), de proyección histórico-mítica y las Canciones de las calles y de los bosques (1865).

Pinche aquí

En el ámbito de la novela, otros tres títulos ratificaron en forma decisiva su maestría como gran prosista épico: Los miserables (1862), Los trabajadores del mar (1866) y El hombre que ríe (1869).

Pinche aquí

En 1871 fue elegido diputado de la asamblea constituyente, y aunque no aprobó la Comuna, defendió a sus representantes tras la violenta represión que siguió a su derrota. En estos sangrientos sucesos se inspiran obras como El año terrible (1872) y la novela El noventa y tres (1874) centrada en la Revolución francesa y las represiones de la Vendée. En junio de 1878 sufrió una congestión cerebral que le impidió públicamente continuar escribiendo; a su muerte, en mayo de 1885, se celebraron funerales nacionales y fue sepultado en el Panteón. Entre sus títulos póstumos destacan: Cosas vistas (1888), Los años funestos (1898) y su Diario de 1830-1848.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: