Reseñas literarias: El pirata sin barco y otros

Reseñas literarias: El pirata sin barco y otros

Mi gran amigo Juan Clemente  nos ofrece una nueva entrega de reseñas literarias. Si no sabes que libro leer, esta será una pequeña guía para que tu elección sea mas sencilla.

Reseñas literarias: El pirata sin barco y otros

INFANTIL

El pirata sin barco.-Hugo Román Ballesteros.-  Editorial Edebé

 

Una mañana el pirata se quedó sin barco y también sin su tesoro, que estaba en la otra isla. Ordenó a los animales que lo llevaran hasta allí, pero estos se negaron, hasta que lo pidió por favor y le ayudaron a construir un barco para llegar a la isla del tesoro. (A partir de 3 años)

¡Quiero ir el primero!.-Richard Byrne.-Editorial Bruño

Esta es la norma de los elefantes:
El más pequeño siempre va el ÚLTIMO.
¡Pero Elfi quiere ir el PRIMERO!
Por suerte, alguien puede ayudar al elefantito, y ese alguien…
¡ERES TÚ! (A partir de 3 años)

 

Evaristo y la energía solar.- Fernando Lalana.-  Editorial Algar

La abuela Pepa había ido a preparar el desayuno. Evaristo seguía allí, acodado en la barandilla, observando a los vencejos, pensando. A veces, se le ocurrían ideas estupendas mirando los vencejos. 9 Y, de pronto, escuchó, procedente de lo alto, un largo alarido que cambiaba ligeramente de frecuencia debido al efecto Doppler… ¡Uuuuuuuuuaaaaaaaaeeeh…! …

El tío Antolino sueña con ganar una carrera de bicicletas para veteranos. Ha estado entrenando todo el año para obtener el triunfo, pero, en su afán por conseguirlo, se ha lesionado. Por suerte, su sobrino está decidido a echarle una mano y le propone un sistema de propulsión tan tramposo como peligroso. ¿Conseguirá que gane la carrera  (A partir de 8 años)

JUVENIL

El niño de Schindler.- Leon Leyson.-Editorial Nube de Tinta     

La conmovedora historia de Leon Leyson, el más joven de los mil judíos que Oskar Schindler salvó del Holocausto

Recuerdo que mi madre me contaba que tenía que llevarles cubos de agua a los peones que trabajaban en los campos. Hacía calor y los cubos de agua pesaban mucho, pero esa tarea resultó propicia para mi madre, y también para mí, pues fue en esos campos donde vio por primera vez a su futuro marido.

Aunque fue mi padre quien inició el noviazgo, su boda tenían que concertarla sus padres, o por lo menos debía parecerlo. Esa era la tradición aceptada en Europa del Este en aquellos tiempos. Afortunadamente, ambas familias estaban contentas con la atracción mutua que sentían sus respectivos hijos. La pareja se casó al cabo de poco tiempo; mi madre tenía dieciséis años, y mi padre, Moshe, dieciocho.

Leon solo tenía diez años cuando el ejército nazi invadió Polonia y su familia fue trasladada primero al gueto y, más tarde, al campo de concentración. Sobrevivió gracias a su valentía y determinación, pero solo un acto de bondad desinteresada pudo salvarlo: la lista de personas que creó Oskar Schindler, el empresario alemán cuya gesta se llevó a la gran pantalla en La lista de Schindler.

Estas memorias, el único testimonio que tenemos de esta historia real, retratan a la perfección la inocencia de un niño que sufrió lo inimaginable y, aun así, supo conservar la dignidad, la esperanza y la fe en la humanidad.  (A partir de 13 años)

ADULTOS

Adopción, trauma y juego.- Manual para tratar a los niños adoptados y maltratados a través del juego.-Montse Lapastora , Noelia Mata.-. Editorial Desclée de Brouwer

El trauma ocurrido en etapas infantiles como consecuencia del abandono y/o maltrato puede hacer del tratamiento una labor complicada y frustrante para los terapeutas, dado que presenta múltiples síntomas relacionados con un pasado tormentoso y doloroso en muchos ámbitos de la vida del niño.

En ese pasado, muchos de estos niños no han tenido la oportunidad de jugar, lo que les ha impedido madurar su neurodesarrollo. Jugar es fundamental para construir un cerebro sano, tanto en lo estructural como en lo funcional.

En este libro las autoras comparten su experiencia en el tratamiento con niños crónicamente traumatizados y su relación con las figuras de apego. Se incluyen además cientos de juegos y dinámicas que, basándose en el cerebro triuno de McLean, van dirigidos a la integración de la parte emocional y racional del cerebro y a establecer o restablecer el apego seguro con las figuras referenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.