Reseñas literarias: Llevamos calzoncillos y otras

Reseñas literarias: Llevamos calzoncillos y otras

–Llevamos calzoncillos–dijeron los osos panda, mirando a los flamencos con botas hasta el pico, mientras los gatos se quitaban el sombrero al ver pasar un par de jirafas en camiseta.

Reseñas literarias: Llevamos calzoncillos y otras

Aquel día, hasta los guardianes de fantasmas habían pasado por la máquina de perder el tiempo, incluso Julio César que unos días antes de su muerte había compartido con Bruto, Casio y Casca un paseo vespertino por la futura Yugoslavia, cantando bajo la mirada de Gudiker, que les leía con voz susurrante fragmentos del famoso libro “Rakija, tabaco y burek”.

INFANTIL

Llevamos calzoncillos.-Katie Abey.- Editorial Bruño

¿Los osos panda llevan calzoncillos? ¡Puede que sí! ¡O puede que no! ¿Y los flamencos llevan botas, los gatos sombrero y las jirafas camiseta?
Un libro lleno de humor para que los niños descubran a sus animales favoritos, observen, busquen y cuenten y la hora de vestirse se convierta en un momento divertido.
Álbum protagonizado por animales humanizados lleno de humor e ilustraciones muy detallistas, perfecto para desarrollar la capacidad de observación y reforzar en los niños las pautas para que se vistan de forma autónoma. (A partir de 3 años)

Anuncios

La máquina de perder el tiempo .-Autor: Carlos Salem.-Ilustradora: María Simavilla.-Editorial Edebé

Trata de recordar, por favor. No mires a los lados. No preguntes. Sí, estamos dentro de una burbuja, pero no pienses en eso. No tenemos mucho tiempo, y no es una frase hecha. Es literal: cada vez tenemos menos tiempo. Cada intento fallido es un intento menos que nos queda. ¿Cómo que quién soy? ¡Te lo acabo de explicar! ¡Minerva Watson! Vale, empecemos otra vez por el principio, pero intenta concentrarte, el recuerdo es lo único que sostiene el poco tiempo que nos queda. Todo ocurrió por culpa de la máquina. ¿Cómo que qué máquina? ¡La máquina de perder el tiempo! (A partir de 10 años)

Anuncios

Guardianes de fantasmas.-Japhet Asher.-Editorial Edelvives

Agamemnon White, guardián de fantasmas de SURGEN, niño prodigio y maniaco de los sándwiches de atún, ha desaparecido. Lo único que queda de él es este diario.
¿Cuál es tu misión? Unirte a SURGEN, leer el diario de Ag y utilizar la app Fantasmatic para seguir pistas que ayuden a encontrarlo. ¡Pero ten cuidado! En cuanto abras este libro, liberarás a los cinco fantasmas que Ag había encerrado dentro. ¿Serás capaz de volver a atraparlos y resolver el misterio de su desaparición?
¡Una increíble experiencia con realidad aumentada!
Descarga la aplicación gratuita Fantasmatic en tu móvil o tableta, sincroniza tu diario y sigue las instrucciones para empezar tu entrenamiento como guardián. Explora el libro, descubre las pistas escondidas y juega con la app para localizar y capturar a los fantasmas. ¡Te espera una experiencia de inmersión total en la lectura! (A partir de 12 años)

Anuncios

JUVENIL

Julio César.-William Shakespeare.-Editorial Algar

Bruto: –Casio, no te confundas. Si hay un velo en mi mirada es porque me observo demasiado a mí mismo. Me agobian pasiones encontradas y pensamientos que solo yo entiendo, y eso afecta, quizá, a mi conducta. Pero no quiero que eso se interponga ante mis amigos, entre los cuales, Casio, te encuentras. Es solo que el pobre Bruto está en guerra consigo mismo y olvida mostrar cariño hacia los demás.
Casio: Dime, buen Bruto, ¿puedes verte la cara?
Bruto: No, Casio, los ojos no pueden verse a sí mismos. Solo por su reflejo en otras cosas.
En Julio César, Shakespeare aborda uno de los capítulos más conocidos de la historia de la antigua Roma. La obra, una de las mejores tragedias del dramaturgo, desvía el foco de atención a Bruto, inmerso en un dilema moral: por un lado, el afecto personal que siente hacia Julio César; por el otro, la lealtad a los principios de la República, que se opone a la tiranía de un solo hombre. El escritor Juan Pablo Heras acerca esta obra, de manera fiel pero accesible, a lectores a partir de 14 años. (A partir de 14 años)

Anuncios

ADULTOS

Rakija, tabaco y burek.-Gaueko Sádaba.- Editorial Multiverso

*Gospodine Milosevič, estuvo oculta durante los 87 días que duró el asedio en los sótanos de su bloque de pisos junto al resto de los vecinos. Casi tres meses de infierno, según nos relató. No podían apenas salir, y apenas tenían luz y comida. Los niños lloraban y el humor estaba por los suelos. Había un grupo de cinco personas que velaban por su seguridad. Alrededor de 40 personas ocultas en las entrañas del edificio, y únicamente cinco guardias….
*Cuando Marta salió de trabajar, decidimos ir a cenar por última vez.

Nos sentamos en un restaurante del centro para cenar comida típica eslovaca: Sopa de ajo dentro de una hogaza de pan y carne para compartir. Nuestra última cena. Nuestra última noche juntos, el fin de la historia que no sabríamos cuando escribir su final. Quizás aquella noche, o en un futuro, o nunca.

Anuncios

Quizás no hubiese final, simplemente evolucionaría a otra historia, o desembocaría en un final lacerante. Aquella noche no se diferenció del resto. No fui capaz de finalizar la historia. Al día siguiente me acerqué a la cafetería para devolver el libro y estaba cerrada. Esperé cerca de media hora y, al ver que la dueña no aparecía, investigué dónde dejar la obra. Encontré el buzón en el momento en que apareció la mujer. Estaba ojerosa, con la azabache melena recogida en un moño y la misma ropa de ayer. El maquillaje seguía siendo el mismo…

Anuncios

En 1991, el mundo puso su mirada en Yugoslavia, y la retiró en 2005, cuando Montenegro se independizó. En apenas 14 años, Yugoslavia se había fragmentado en siete países desvaneciéndose el sueño de Tito Bronz.

Anuncios

Durante el 2016, Gudiker (alter ego del autor), vivió en Vukovar, ciudad heroica croata y arrasada por los serbios en otoño de 1991, dónde escuchó las historias de sus habitantes durante la guerra. El ciudadano medio es el gran olvidado, el gran perdedor; cuando las armas callan, la ayuda humanitaria deja de existir. Ya no interesa. “Rakija, Tabaco y Burek” recoge algunas de estas historias.

El autor también aprovecha para estudiar los pueblos yugoslavos, contando sus vivencias por los Balcanes, reflexionando sobre la distancia del hogar o personificando las ciudades que descubría.
La obra mezcla realidad con ficción. Objetividad con sensaciones. Diversidad frente unidad. Dolor y cariño. Pero, sobre todo, es una carta de amor a los pueblos exyugoslavos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: