Entrevista Eduardo Caballero escritor

Entrevista Eduardo Caballero escritor

Nacido en Madrid en 1968. Estudió en la Escuela de Letras de Madrid dirigida por Alejandro Gándara. Considerado como un autor sugerente y directo que mantiene la atención del lector, su narrativa seduce desde las primeras líneas.

Su primera obra, «Otro nombre, otra puerta», obtuvo favorables críticas de opinión en España y se ha traducido en Rumanía con el título «Alt nume,altă ușă» (Editura Univers). Ha participado como autor invitado en el Festival Internacional de Literatura y Traducción de Iasi (FILIT, 2018) y prestigiosas revistas culturales de ese país, como Alecart y Dilemateca se han hecho eco de su trabajo.

Su novela «Ahora que no estás» afianzó una interesante y acertada trayectoria literaria, ahondando con naturalidad en las emociones humanas. Tras la publicación de «Los bolsillos del corazón» en 2016, un libro inspirador y vital, «Charcos en la hierba» es una novela esperada, narrada con precisión y esmerado acierto.

Entrevista Eduardo Caballero escritor

1.- ¿Quién es Eduardo Caballero y cuáles son sus sueños?

Resulta arriesgado decir quién es uno mismo, siendo nuestra naturaleza cambiante, contradictoria y siempre por descubrir. Me considero, eso sí, un escritor sencillo e inquieto. Dos cualidades que podrían contradecirse, pero que encuentran un equilibrio. De niño quise ser camionero, después delineante y dibujante. Son las profesiones que más he deseado, pero, finalmente, recorrí otras carreteras y dibujé otras líneas, las de la escritura y la literatura. Realmente, son las únicas que me motivan y me hacen sentir bien conmigo mismo. Sueños ha habido muchos en el camino: ser reconocido, publicar en grandes editoriales, ver traducidos y publicados mis textos en otras lenguas y países, viajar… Son llamas que, aun con otra intensidad, siguen ardiendo en alguna sala. Por supuesto, poder dedicarme a escribir, es el mejor sueño que mantengo desde niño. Hoy en día, aspiro a ser feliz y a vivir tranquilo, que es lo que más deseaba mi madre para mí. Me gusta verme como un niño buscando aún sus lugares secretos, experimentando con sus emociones y sintiendo con una inocencia que cada día se ha de cuidar más, como si fuera una especie en creciente peligro de extinción. Soy una persona perceptiva hasta el grado en que desearía no percibir gran parte de lo que percibo. Creo que es algo que transpira mi escritura, la observación del comportamiento, las emociones, las formas de sentir y de digerir, el modo en que cada uno se enfrenta al mundo y a sí mismo. Es algo fascinante que, en ocasiones, puede volverse en contra mía, pero la experiencia y la perspectiva ayudan a mantener un cierto equilibrio. Me gusta leer y reflexionar, y disfruto con una buena conversación. Podría soñarse también con esto, con la sana costumbre de reunirse para conversar. Creo, en resumen, que Eduardo es una persona a quien le gusta pasear, contemplar un paisaje y dialogar, amante apasionado de la escritura, amigo fiel de la música y aficionado a la caligrafía. Sueños, aquéllos que me hagan sentir verdaderamente bien y me procuren más calma que excesivo deseo.

2.- ¿Desde qué momento supo que quería dedicarse a la escritura?

Pinche aquí

No sabría determinar un momento concreto, quizá por fallo de la memoria, que lo guardase donde yo no pueda encontrarlo, quizá porque no se diera de manera consciente. Siento que lo he llevado siempre dentro y que despierta de igual modo a como despiertan otras facetas. Con once años quise escribir con mis propias palabras un cuento indio popular, aquél del hombre que cuece de manera consecutiva varias figuras al horno dando lugar a las distintas razas. Lo escribí a escondidas, con las hojas entremetidas entre las del libro de sociales para disimular que estudiaba. Sin embargo, creo que el momento verdadero fue cuando me hice con un cuaderno y con bolígrafos de colores, y comencé a transcribir los poemas de Antonio Machado, de una antología de Austral. Debía de tener seis o siete años. Aún recuerdo, y lo hago con cariño, el placer que sentía y el esmero que ponía al hacerlo. Deseaba escribir por mí mismo, sin transcribir otras palabras, crear las mías. Y así comencé a observar cómo lo hacían otros para hacerlo por mí mismo, así comenzó a despertar esa inquietud, el sueño, la necesidad de escribir. Hay, claro, un largo recorrido hasta el día de hoy, pero aquel sentimiento, aquellas sensaciones, fueron el despertar de algo que se ha mantenido hasta el presente, con sus más y sus menos, y que me ha mantenido y me mantiene en pie. Algo por lo que siento una gratitud inmensa, pues no solo es mi camino sino lo que me hace ser quien soy.

Pinche aquí

3.- ¿Qué evolución presenta de su primer trabajo Otro nombre, otra puerta a Los bolsillos del corazón?

Pinche aquí

Son dos libros de concepción diferente, Otro nombre, otra puerta, es un libro de relatos que conforman una constelación, una unidad formada por relatos aparentemente dispares en forma y fondo, en tanto que Los bolsillos del corazón es una colección de textos breves que hablan de las cosas que van quedando dentro con la experiencia y las emociones, fragmentos de cristal sin los cuales no podríamos entender el corazón de una persona, siendo que tampoco lo conforman enteramente. Entre ambos libros, se encuentra la novela Ahora que no estás, que es una evolución considerable en la manera de escribir, menos formal, más directa y emocional, sin adornos ni excesos descriptivos. Los bolsillos del corazón llevan ese eco, el de una escritura más directa y fluida. Abordo cada proyecto literario en forma de reto, cada proyecto supone una aventura en este sentido creativo. Al final, se trata de llegar al lector, no de gustarle, sino de llegar a hacerle sentir y hacerle reflexionar, conseguir que le afecte lo que lee. Ésa es la mayor evolución que encuentro entre mi primer y, hasta ahora, último trabajo. Próximamente saldrá a la luz mi nuevo trabajo, una novela que supone una vuelta de tuerca en mi trayectoria y que evoluciona en el sentido profundo de la escritura del que hablo.

Pinche aquí

4.- ¿Qué nos puede contar de su paso por la Escuela de Letras de Madrid?¿Qué es con lo que se queda de todo lo que aprendió?

Pinche aquí

Mi paso por la Escuela de Letras fue determinante en mi carrera y siempre estaré muy agradecido a un buen número de personas que volcaron no solo su valioso trabajo sino su pasión en un proyecto innovador que ha dado a luz buenos escritores como Marta Sanz e influyó en la Cultura de manera tan positiva. Fueron tres años de estudio y formación multidisciplinar con personas como Alejandro Gándara, Constantino Bértolo, Álvaro Pombo, José María Guelbenzu, Juan José Millás, Javier Marías, Jesús Ferrero y una larga lista de grandes escritores y profesionales. La filosofía de enseñanza se alejaba de cualquier filosofía académica, era una filosofía humanista que aportaba las herramientas de trabajo, no la fórmula inexistente del éxito, y era una enseñanza multidisciplinar que incluía, entre otros, el lenguaje publicitario, el cinematográfico, el periodístico, la crítica literaria y otros aspectos que, sin duda, conforman una formación abierta en el arte de la escritura creativa y que iba mucho más allá al considerar el pensamiento, la forma en que vemos el mundo, en que vemos a los otros y los otros nos ven a nosotros, incluso la forma en que nos vemos a nosotros mismos. Para mí supuso la apertura a un universo infinito por descubrir, me abrió la mente y me incitó a indagar, a mirar de manera diferente, más crítica, y, sobre todo, a descubrir. Cuando finalicé los estudios, sentí que ante mí se abrió un portón de doble hoja y que más allá todo era un campo inmenso y variopinto. Desde entonces, no he cesado de satisfacer mi inquietud. Aun a día de hoy, sigo aprendiendo de aquellos años, de aquellas vivencias y de tantas lecciones gratificantes. Aprendí a ir más allá siempre, a investigar, a aprender y a crecer. Y creo que aprendí lo que es la literatura y su potencial.

Pinche aquí

5.- ¿Podría compartir algún fragmento del libro Los bolsillos del corazón para los lectores de Alquibla?¿Al escribir  este libro se ha dejado llevar 100% por los sentimientos a flor de piel?

Pinche aquí

Al escribir, los sentimientos se encauzan para que no tiñan el texto más allá de lo que el propio texto requiera. El sentimiento es el motor, sin duda alguna, y da vida y fuerza a un texto. Al escribir, doy todo de mí, me entrego sin limitación alguna, presto toda mi atención a las necesidades del texto y se las concedo de la manera más eficiente y adecuada al fin. Es necesaria una distancia personal en el sentido de evitar todo tipo de injerencia, pero, por lo demás, me gusta entregarme y siento pasión al hacerlo. Creo que la escritura requiere compromiso, involucrarse el autor en lo que está escribiendo y sentir, pero siempre al servicio del texto. Los bolsillos del corazón es un libro escrito como se tejen esas mantas con retales de diferentes telas. En este caso, no son retales sino textos breves, muchos de los cuales podrían ser un relato y, de hecho, alguno lo es. Todos encauzan sentimiento y proceden de haberse dejado llevar en primera instancia por esos sentimientos a flor de piel.

Pinche aquí
Pinche aquí

Por supuesto, es un placer compartir con los lectores de Alquibla un fragmento del libro:

«No pude evitar escribirte palabras de amor como quien, rendido, lo entrega todo sin esperar nada a cambio. Guardé silencio y presté atención al tiempo que, de seguro, recordaría en un futuro. Esas cosas se sienten de alguna extraña manera. Guardé silencio y mi corazón aminoró su galope; el camino pasaba por una sala en penumbra a la caída de la noche. Un reloj de cuerda llevaba el pulso, colgado en la pared; todo lo demás, quieto y callado, obedecía. Sin saber a qué, obedecía. No pude evitar volver a escribirte, esta vez en el aire, como quien, rendido, lo entrega todo sin esperar nada a cambio».

6.- ¿Tuvo problemas a la hora de que una editorial publicara sus novelas?

Sin duda, y es algo con lo que se ha de contar siempre. En cierto sentido, nunca sabes cuál será el último libro publicado por muchos que escribas. Es un mundo demasiado complicado y la calidad que se pueda tener tampoco asegura la publicación. En este sentido, me siento afortunado y seguiré luchando siempre por encontrar la editorial que apueste por mi trabajo y lo haga llegar a los lectores. La escritura, como la vida, es trabajo continuo.

7.- ¿Piensa seguir escribiendo? Ya que su última novela fue publicada en 2016… ¿Tiene proyectos futuros en marcha?

Pinche aquí

No he dejado de escribir en este tiempo. Los tres últimos años han sido tiempos complicados y tiempos de trabajo, entre otros proyectos en la novela que saldrá a la venta a primeros de marzo, una novela sentida sobre la soledad y el desencanto, y que, en realidad, es la canción de un joven desapegado de la vida ordinaria.

Actualmente, trabajo en un proyecto literario que me está reportando un aprendizaje valioso y con el que estoy disfrutando. Y pronto comenzaré a trabajar en otro proyecto al que me encuentro dando forma.

8.- ¿Qué es para usted la literatura?

El arte de sugerir. Usamos la palabra para insinuar, para convencer, para exponer y para mover al pensamiento. Pueden darse interesantes conversaciones en torno a lo que es la literatura, más allá, claro, de la mera definición lingüística de la palabra; yo la siento y la comprendo como el arte de sugerir.

9.- ¿Qué piensa del trato que se da a la cultura y a las bibliotecas en nuestro país?

Pinche aquí

Pienso que atraviesa su peor época, sus peores décadas. La Cultura es el patrimonio de un pueblo, su seña de identidad, y no me refiero a fiestas populares o a costumbres, que también forman parte, en su medida, de la Cultura. Recientemente, he tenido la oportunidad de conocer Iasi, una ciudad rumana con una actividad cultural verdaderamente interesante con grandes iniciativas tanto públicas como privadas. Algo así sería deseable, promover y cuidar la Cultura, no solo con subvenciones sino con iniciativas que enseñen y promuevan un pensamiento crítico y abierto, abrir espacios de intercambio intercultural, fomentar la lectura activa y la proyección de autores en otros países. Pienso que hay mucho por hacer y que podría hacerse. La Escuela de Letras, la Escuela de Humanidades y otras iniciativas culturales son bien recibidas y sería necesaria una mayor y más efectiva implicación de las instituciones, pero no solo de ellas. Las bibliotecas, desde luego, son un elemento primordial en esta actividad Cultural. Afortunadamente, se han realizado grandes mejoras en las últimas décadas, como la mejora de instalaciones y la creación de nuevas bibliotecas, así como unificar los registros para que pueda acudirse a cualquier biblioteca regional con la misma identificación, sin necesidad de registrarse en cada una de las bibliotecas. La figura del bibliotecario también a evolucionado favorablemente, en el sentido de no restringirse a ser quien pone los libros en las estanterías y registra el préstamo. Sin embargo, los centros de educación promueven más los recursos digitales más inmediatos, por ejemplo. No enseñan a los jóvenes a encontrar información en una biblioteca, a trabajar con diferentes informaciones y realizar la búsqueda de los libros apropiados. En esto, nos encontramos de nuevo ante el aspecto de enseñar a pensar. En resumen, sí considero que el trato que se da a la Cultura, desde luego, es mejorable y que cabrían muchas actividades de mejora por realizar. Y aprovecho la oportunidad para reivindicar el uso y cuidado de las bibliotecas, así como animar a asistir al teatro. Se están realizando grandes trabajos de dramaturgia.

10.- ¿Qué piensa de Alquibla www.alquiblaweb.com como página de difusión de la cultura?

Hilo la respuesta a lo que venimos comentando sobre iniciativas culturales y me parece una página seria, de fácil acceso y con contenidos interesantes. Desde luego, una gran labor. Sería agradable ver crecer esta iniciativa en cuanto a las artes que difunda y en cuanto a su distribución tanto digital como la posible que pudiera darse en papel. Siempre recibo estas iniciativas con gran satisfacción cuando son llevadas de manera tan interesante como Alquibla, que refleja inquietud por la cultura y por su difusión, contemplando entrevistas de índole diversa como la realizada a Eva Jiménez, coordinadora de la Casa Museo de Miguel de Cervantes, y a otros escritores, bibliotecarias y directores de museos y centros de conservación, entre otras áreas de la Cultura. Estoy seguro de que es un proyecto en crecimiento.

Algo que añadir…

Agradecer este encuentro y el excelente trato, así como la labor que realizas. A los lectores, daros a conocer mi página web, www.educaballero.com, si tenéis interés por saber más de mí o de mi trabajo y agradeceros de antemano vuestra lectura, que espero os haga disfrutar.

Pinche aquí
Pinche aquí
Pinche aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: