Mi experiencia como bibliotecaria en las bibliotecas de Tierra Santa

Mi experiencia como bibliotecaria en Tierra Santa

Hace unos días me llegó un correo de Mª del Carmen Múrtula con un asunto que decia Una deuda, en él me contaba su experiencia como bibliotecaria en las Bibliotecas de Tierra Santa, no he dudado ni un segundo en compartirlo con vosotros.

Mi experiencia como bibliotecaria en Tierra Santa

A finales de los 50, cuando Israel y Palestina se dieron un respiro bélico, un franciscano de Jerusalén montó una pequeña biblioteca para fomentar la lectura de los niños y jóvenes palestinos y darles la posibilidad de un lugar donde estudiar, ya que por lo general tenían poco espacio de privacidad en sus casas. Pronto se consolidó esta idea y el proyecto pasó a ser parte de la ayuda del Vaticano el pueblo palestino.

Cuando yo llegué a Tierra Santa en 1974, ya era una hermosa realidad, la Misión Pontificia regentaba cuatro bibliotecas, en Jerusalén, Belén, Nazaret y A`mman (Jordania).

Anuncios

Eran bibliotecas populares iban destinadas a la población palestina a la que se sumaban, sobre todo en Jerusalén, residentes forasteros, religiosos, diplomáticos, matrimonios mixtos…

Anuncios

El grueso de los volúmenes de libros era en árabe, pero también había una buena colección en inglés y francés y con menos volumen en español e italiano. Yo destacaría que, aunque se intentaba aumentar los volúmenes en árabe de estudio y consulta, sobre todo de informática y literatura, cada mes se compraba un buen lote de novelas para adultos y cuentos y tebeos para los más pequeños. Las colecciones de otros idiomas provenían de donaciones y alguna que otra compra puntual que iba enriqueciendo las bibliotecas. Ni que decir tiene que la sección de documentación de Tierra Santa era muy apreciable tanto de libros como revistas en cualquier idioma.

Anuncios

El ambiente que cotidianamente se creaba en las bibliotecas era muy familiar y formativo. Los niños y jóvenes venían diariamente para estudiar o simplemente a pasar las horas libres recreándose con una agradable lectura. Los adultos también las frecuentaban para consultar algún tema interesante, leer el periódico o llevarse a casa alguna que otra novela, revista…

Anuncios

Hoy la cosa ha cambiado, sólo siguen abiertos los centros de Belén y A`mman y las bibliotecas se han convertido en centros culturales, especializados en educación, donde se imparten cursos y seminarios para profesores y talleres de formación para los más jóvenes destacando las actividades de verano donde los niños y adolescentes palestinos tiene la oportunidad de compartir y disfrutar saliendo de su situación cotidiana de estrés y tensión en la que se desarrolla sus vidas, sobre todo en Belén, donde la situación económica y la inestabilidad política privan a los niños de disfrutar de una infancia normal.

Aquellos años en los que formé parte de staff de las bibliotecas, fueron muy enriquecedores para mí, no sólo por la hermosa experiencia de vivir en Tierra Santa, sino porque me abrió la mente a lo universal, cosa que recomiendo para todas las personas, pues el salir de tu tierra siempre te enriquece.

Anuncios

 

 

1 pensamiento sobre “Mi experiencia como bibliotecaria en las bibliotecas de Tierra Santa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: