Entrevista a Juan Ramón Barat escritor de la novela 1707

Entrevista a Juan Ramón Barat escritor de la novela 1707

Hoy entrevisto a Juan Ramón Barat escritor que contactó conmigo para promocionar la novela histórica que presentó en la Feria del Libro de abril pasado. Su título es 1707 y ha sido editada por Algaida.

Entrevista a Juan Ramón Barat escritor de la novela 1707

1.- ¿Quién es Juan Ramón Barat, de dónde procede y cuáles son sus sueños? Nací en una pequeña aldea campesina de la huerta de Valencia llamada Borbotó. Fue una noche de agosto, hace ya demasiado tiempo. Vine al mundo al revés, con el culo por delante. Lo último que saqué fue la cabeza, que venía enrollada con el cordón umbilical. Todo esto sucedió en la casa de mis abuelos. Lo lógico es que hubiera muerto en aquel trance, porque venía morado por la falta de oxígeno. Pero sobreviví y comencé a caminar por la vida en un ambiente pobre, humilde, de gentes sencillas. Teníamos en casa un establo con vacas y por todas partes se veían aperos de la labranza. Eran años duros. El franquismo estaba instalado en España. Me aficioné desde niño a leer tebeos, porque no había muchas distracciones. No existía casi ni la tele. Recuerdo que la TV llegó a mi casa cuando yo tenía 11 años. En blanco y negro, y con solo dos canales. A las 12 de la noche se cortaba la transmisión. En invierno llovía y no podíamos salir a la calle a jugar, así que yo me encerraba a leer tebeos en la cocina, junto al brasero, mientras mi abuela rezaba los rosarios y mi madre cosía sin parar. Así me fui aficionando a la lectura. Ya adolescente, combiné el trabajo en la huerta, el cuidado de las vacas, mi afición por el fútbol y los estudios… Era bueno con el balón y me fichó el Valencia CF. Jugué en las categorías inferiores casi diez años, pero una lesión en el tobillo me dejó fuera de combate a los 20 años. Tuve que abandonar el fútbol. Hice la mili y cuando terminé me puse a estudiar en serio. Filología Clásica, en la Facultad de Valencia. Terminé y aprobé oposiciones en Canarias. Me casé y me marché a Tenerife, cuatro años… Luego, la vida me llevó de un lado a otro, siempre con mi mujer y mis dos hijos (Tenerife, Albacete, Murcia, Almería y Valencia). Hice también Filología Hispánica y obtuve la cátedra en Literatura. Soy profesor vocacional, aunque reconozco que los tiempos actuales son difíciles para la práctica de la enseñanza. La afición por la lectura siempre fue acompañada por la afición a la escritura. Ya en el instituto escribía poemas, a veces para ligar con las chicas. Escribía versos a todas horas, sobre todo cuando descubrí a Miguel Hernández, a García Lorca, a Pablo Neruda, a Antonio Machado… Quería ser poeta, como ellos, pero los años pasaban y no conseguía publicar nada serio. Lo primero que saqué a la luz fueron unos poemas en la Universidad, con 23 años. Después, edité un pequeño poemario en La Laguna (Tenerife), durante mi estancia en las islas, pero nada importante… Empecé a publicar en serio a los 40 años. Y desde entonces, ya no he parado: poesía, teatro, prosa… ¿Cuáles son mis sueños? Ver felices a los míos, que mis hijos encuentren su camino en esta vida, que mi mujer me siga mirando con amor, que el mundo sea más justo, que no haya guerras, que los hombres dejen de destruir el planeta, que se repartan los recursos entre todos los seres humanos… Me gustaría dejar a mis hijos y a mis nietos un mundo mejor que el que yo recibí en herencia de mis padres.

2.- ¿Desde siempre tuvo claro que se quería dedicar al mundo de las letras? ¿Qué le impulsó a decantarse por el tema de la filología? Cuando era niño y me preguntaban qué quería ser de mayor, yo decía invariablemente que quería ser futbolista. Ya he explicado que le daba bien al balón y que estuve en la cantera del Valencia CF muchos años. También tenía una afición enorme a la música. Aprendí a tocar la guitarra sin saber solfeo, por mi cuenta. Un verdadero autodidacta. Y en mi adolescencia, me dedicaba a componer canciones. En realidad, era lo mismo que escribir poesía pero con música. Se me daba bien. Si mis padres me hubieran llevado a un conservatorio o me hubieran apuntado a una banda, es muy posible que me hubiera enganchado a la música de por vida… Siempre tuve mucho oído musical. De entre todos los estilos, prefiero la música clásica: Puccini, Mozart, Bach, Brahms, Elgar… Empecé a decantarme por el mundo de las letras ya en el instituto. Fui el único alumno de mi promoción que escogió bachillerato de humanidades. Los demás chicos se fueron a ciencias. En mi clase de Bachillerato solo había chicas a mi lado… En cuanto a la filología clásica, he de decir que desde siempre me llamaron la atención las palabras. Su sonoridad, su significado, su belleza… Cuando empecé a estudiar latín allá por los catorce años, me di cuenta de que las palabras tenían una historia, de que venían rodando desde muchos siglos atrás, que evolucionaban, que se relacionaban entre sí, que había familias de palabras, que sus significados variaban sobre la marcha, según la época o la gente que las pronunciaba… Me parecía que el mundo de las letras era un universo maravilloso, un laberinto de luces cambiantes y embriagadoras… Empecé a investigar el origen de las palabras y el parentesco entre unas y otras… Todo eso me llevó a profundizar en el estudio del latín, y de ahí al griego no había más que un paso. Todo filólogo que se precie ha de saber algo de esas dos lenguas. Pero también me interesaba la filología hispánica, porque es la lengua de Garcilaso, de Cervantes, de Bécquer, de San Juan de la Cruz, de García Márquez… De los autores que yo leía con devoción…

Anuncios

3.- ¿Qué es lo más complicado o satisfactorio que se encuentra a la hora de dar clase? Lo más complicado para un profesor es enganchar como sea a los alumnos que no quieren estudiar, que cada vez son más… Imaginemos una persona a la que no le gustan los idiomas y la obligan a estudiar ruso, chino, árabe, sueco… Lo pasará mal, ¿verdad? Pues eso está ocurriendo. El sistema educativo actual está equivocado. Más del 50 % de los jóvenes no están interesados para nada en lo que se da en un aula. Pensemos en un chico sin ganas de estudiar al que le explicamos literatura, química, inglés, matemáticas, historia, etc… Lo normal es que ese chico se vuelva agresivo, o se tire por una ventana… Bien, pues mientras los políticos no se den cuenta de que hay que cambiar esto de manera drástica, los profesores somos una mezcla de profesor-guardia civil-psicólogo-cura-padre-hermano mayor-carcelero… Eso es lo más complicado. Sacar adelante tu trabajo con chicos así. Y no olvidemos que junto a esos chicos hay otros que sí quieren aprender… La combinación es horrible. Lo más satisfactorio es darles clase a jóvenes que sí tienen interés por aprender, que también los hay… Ver cómo avanzan, cómo descubren el mundo, cómo se interesan por lo que les cuentas, cómo mejoran… Y luego, cuando pasa el tiempo, y se han marchado de tu vida, a veces te los encuentras en la calle, un buen día, y te saludan llenos de gratitud. Se acuerdan de ti, de tus clases, de lo que tú les decías… Eso es maravilloso.

Anuncios

4.- ¿Qué nos puede contar de su novela 1707? ¿por qué se decantó por el género histórico? ¿podría compartir un fragmento de su novela con los lectores de Alquibla? También soy aficionado a la historia. Creo que combinar historia y literatura es un ejercicio muy interesante. De esa fusión han nacido algunos de mis proyectos. Por ejemplo, la novela 1707. Trata sobre la Guerra de Sucesión española, y el protagonista es un personaje real, que existió, y que reúne todos los requisitos para convertirse en héroe. Su nombre era Juan Bautista Basset Ramos. Nació en la huerta de Alboraya, en una familia muy humilde. Su padre era carpintero. Al investigar sobre este personaje, descubrí un ser humano especial y me quedé prendado de él enseguida. Se batió en duelo a los dieciséis años, fue condenado a muerte, luego marchó a luchar en los Tercios de Flandes, sobrevivió y regresó convertido en un militar de prestigio, etc… No voy a desvelar el contenido de la novela, pero le aseguro al futuro lector que se lo pasará bien con esta historia. Quien se acerque a estas páginas descubrirá muchas cosas. Esta guerra significó el fin de la dinastía de los Austrias y el comienzo de los Borbones en España. También se explica qué fue la batalla de Almansa, por qué se les llama “socarrats” a los habitantes de Xátiva, por qué perdimos Gibraltar a manos de los ingleses, qué fueron las germanías, de dónde viene eso de maulets y botiflers, y sobre todo conoceremos una historia humana increíble, la de Basset y todo lo que sucedió en su vida.

Anuncios

5-. ¿Qué es para usted la literatura? La literatura es una forma de estar en el mundo. Hay quien no concibe un mundo sin fútbol, o sin música, o sin cine… Yo no concibo un mundo sin libros. En los libros está resumida la historia de los hombres, lo que fuimos, lo que somos, y también es hermoso soñar con el futuro, o con lo que pudo ser, o lo que tal vez no seamos nunca… Los libros hablan de nosotros. Me refiero a los buenos libros, claro. Por esa razón nos vemos reflejados en muchas novelas, o en muchos poemas… A veces decimos, jo, parece que esto lo han escrito pensando en mí… Esa sensación es maravillosa. Sumergirte en un buen libro es adentrarse en una aventura. Cada libro que lees te hace mejor persona. ¿Y por qué? Porque cualquier libro, por malo que sea, te hace pensar, reflexionar, meditar, conocer, ampliar tu horizonte vital, soñar… Y continuamente te estás replanteando cosas que creías superadas, porque todo es relativo, todo es cambiante, todo es baladí.

Anuncios

6.- ¿Qué evolución presenta de sus primeras novelas a 1707? ¿cuál es su rincón favorito para ponerse a escribir? /Mi evolución como escritor es sencilla. Empecé con la poesía, pasé al teatro y por último a la prosa. La poesía me exige depurar el lenguaje, buscar la metáfora exacta, trabajar los recursos retóricos del idioma. El teatro me permite enfocar los pasajes de una novela como si fueran escenas de un drama, en un escenario, con entradas y salidas de personajes, la posición ante la cámara o el público, que es el que lee o ve el espectáculo. Cuando empecé a esbozar mis primeras novelas me di cuenta de que los recursos poéticos o dramáticos me podían servir mucho y bien. Y fue elaborando una técnica narrativa donde no se descartan todos estos mecanismos. Ahora, al cabo de los años, soy un escritor mucho más maduro –es lógico-, y sé algunas cosas sencillas, como que la vida es una novela que se está reescribiendo continuamente. Mi rincón favorito para escribir es el salón de mi casa, junto a la chimenea, en invierno. Y el jardín, bajo el limonero, en verano. La primavera y el otoño, pues depende, según y cómo, pero me voy al salón o al limonero seguro. Me gusta escuchar música clásica mientras escribo, aunque a veces necesito el silencio. Bueno, hay una pequeña excepción. Para escribir poesía me sirve cualquier lugar. Llevo siempre una libreta de hojas blancas –han de ser blancas a la fuerza-, y un boli. Y a veces, cuando estoy en un parque esperando a alguien, sentado en la sala de espera del dentista, en el coche, aparcado, mientras mi mujer regresa de alguna gestión…, en fin, en cualquier lugar y circunstancia, me pongo a escribir versos que se me ocurren… De esos versos, a menudo, salen buenos poemas.

7.- ¿Tiene presentaciones literarias previstas para la presentación de su novela?, ¿tiene proyectos futuros en marcha? La novela 1707 fue presentada en la Feria del Libro de Valencia-2019. Luego, he estado también en la Feria de Torrent y en breve haré algunos actos promocionales. El más cercano es el 19 noviembre en la Universidad de Valencia, en un taller de lectura de la facultad de Filología. Daré una charla sobre la novela con gente que está leyéndola. Luego vendrán más actos. Está previsto uno en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés, de Valencia. Una presentación en el Café Comercial de Madrid el 27 de enero de 2020. Y varios clubs de lectura o bibliotecas ya se han interesado en la novela: Mula (Murcia), Quart de Poblet (Valencia), Chiva (Valencia)…También estamos pendientes de la Red de Bibliotecas Municipales de Valencia, donde hay 32 clubs de lectura en marcha. Seguramente, voy a estar bastante activo en los próximos meses.

Anuncios

Al margen, claro que tengo otros proyectos literarios. Pronto saldrá a la luz un libro titulado Cuentos de 10 grandes pioneras valencianas. Como su título indica, son cuentos sobre diez mujeres que entraron en la historia por ser las primeras en alguna disciplina. Todas tienen en común el ser valencianas. Este libro está bellamente ilustrado por Carlos Fernández del Castillo. También está a punto de publicarse un libro titulado Felices cuentos (título provisional), con bonitas ilustraciones, dirigido a niños de 6 a 10 años. Luego, vendrá una novela juvenil, La goleta de los siete mástiles, que aparecerá en la colección Paralelo Cero, de Bruño. Y también, para primavera, la 5ª parte de Las aventuras de Daniel Villena (la serie que comenzó con Deja en paz a los muertos). Esta aún no tiene título. Estoy en ello. Y luego vendrán más proyectos, pero son tantos y tan variados, que es mejor dejarlo para otra entrevista.

Anuncios

8.- Cuándo tiene que elegir un escritor, ¿cuál encontramos en su mesita de noche? Mi biblioteca es variada y bien surtida. Está llena de libros de todas clases, tamaños, colores, géneros y formatos. Algunos volúmenes los he leído varias veces, pero otros están aún por descubrir. Y a todas horas llegan a mi casa nuevos libros… Dependiendo del momento y las circunstancias, cojo esto o aquello. Poesía, teatro, novela, relatos, historia, ensayo, incluso cómic, según los momentos…

Anuncios

En mi mesita de noche hay siempre varios libros. Tres como mínimo. Ahora mismo tengo a Juan Madrid (novela negra), a Ana Alcolea (novela juvenil) y a Miguel D´Ors (poesía de la buena). También tengo sudokus. Cuando mi mente deja de funcionar, trato de hacer un sudoku, pero me duermo casi siempre sin anotar siquiera un número.

9.- ¿Qué piensa del trato que se da a la cultura y a las bibliotecas en España? Creo que en España hay mucha oferta cultural. Hay cine, teatro, presentaciones de libros, tertulias, clubs de lectura, talleres de todas clases, música por todas partes, exposiciones de pintura en salas, en bares… Yo tengo problemas porque no puedo ir a todo lo que se cuece a mi alrededor. Es normal que un mismo día haya varios actos que me interesan, a los que he sido invitado, de gente a quien conozco, pero he de elegir… Es lo habitual. En la tele, en cambio, padecemos escasez cultural. Solamente hay cosas interesantes en La 2 y poco más. Yo echo en falta más teatro, más cine de autor, más conciertos de música clásica, más poesía… Lo de las cadenas privadas es para hacérselo mirar. Pero en internet sí hay oferta, y mucha. Yo mismo, mientras escribo esto, estoy oyendo en Youtube una cosa bellísima que se llama Music for studying. Suenan los violines de Chaikovski o el piano de Schubert en tanto encadeno palabras… Luego pondré seguramente el canal de la Mezzo para ver alguna ópera, o el canal cocina (que también es cultura)… Las bibliotecas cumplen un papel fundamental. Lo han hecho siempre y lo seguirán haciendo. Lo único que pasa es que los tiempos cambian y habrá que ver los nuevos formatos. La gente dispone de televisiones, ordenadores, móviles, tabletas digitales…, y es más cómodo leer en casa, en formato digital, que acercarse a una biblioteca y tomar en préstamo un libro de 400 páginas…, pero habrá que adaptarse a los tiempos. Se dijo que la invención del cine iba a terminar con el teatro, pero no fue así. El teatro sigue existiendo 100 años después, y convive con el cine. Creo que las personas que trabajan en las bibliotecas tienen mucho por hacer: organizar ciclos, tertulias, conferencias, charlas, mesas redondas, animaciones… Es un mundo apasionante. Y con futuro.

10.- ¿Qué piensa de Alquibla www.alquiblaweb.com como página de difusión cultural? La página de alquiblaweb.com es una plataforma magnífica para dar a conocer muchísimos eventos relacionados con la cultura. Hay libros, entrevistas, noticias, reseñas… Creo que no falta de nada para cualquier persona interesada en el mundo literario. Creo que el tono es serio, pero amable y fresco. Y sobre todo, pienso que es una ventana cultural imprescindible porque en ella se airean nombres desconocidos, actos y referencias de los que es difícil tener conocimiento por otras vías. No queda más que felicitar a las personas que hay detrás de esta labor tan importante. Gracias por darme a conocer en vuestras páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: