No era fácil que Ángela, mientras yo leo y tú me cuentas pudiera interesarse en las andanzas del oso patoso y la pecera. Había cumplido ya dieciocho años y su obsesión era repetir una y otra vez el mantra de moda: “Whapps. Mírame a los ojos”. No soy muy aficionado a dar consejos, pero en este caso, Ángela querida, te diré una cosa: Gestiona lo mejor de ti.

RESEÑA LITERATURA INFANTIL

Ángela.-José F. Viso (Autor).  M.ª Luisa Torcida Álvarez (Ilustradora).-Editorial Bruño

Ángela acaba de nacer entre los matorrales de la selva. Su madre, una jirafa tan grande como un rascacielos, la acaricia con su lengua cálida. Después, con un ligero empujón la anima a levantarse. Pero las patas de Ángela no la sostienen y, aunque lo intenta, tras solo dos pasos torpes de bebé grandote vuelve a caer al suelo…

Anuncios

Un precioso cuento dedicado a todos aquellos que tienen alguna dificultad para encontrar su lugar en el mundo.  (A partir de 3 años)

Oso Patoso y la pecera.-Daniel Napp.-Editorial La Galera

Anuncios

Oso Patoso está haciendo lo mismo que cada domingo: comer miel. El tarro de miel ya está vacío y el estómago de Oso Patoso sigue rugiendo. Por suerte, queda otro tarro en el estante. Pero Oso no se acuerda de que ayer dejó la pecera de Cachalote justo al lado de la miel. Se pone de puntillas y ¡fiuuuu!… ¡splaaash! La pecera se le queda atascada en la cabeza. ¡Qué desastre! (A partir de 5 años)

(*) Daniel Napp (1974) estudió Diseño Gráfico en Münster y pronto empezó a recibir prestigiosos galardones. Ahora trabaja como ilustrador freelance y es autor de numerosos libros infantiles.

 

Yo te leo y tú me cuentas.-Jesús Ballaz.-Editorial Algar

Anuncios

Óscar vivía con su madre, su perro, que se llamaba Gris, una abuela y dos tías tan avaras y silenciosas que apenas respiraban por no gastar aire. En aquella casa, ninguna de las mujeres levantaba la voz ni un palmo. Cosían y hacían calcetines de punto mientras escuchaban en completo silencio la novela que leían en la radio. Solo los gritos de Óscar salían disparados de vez en cuando por la ventana y se elevaban por encima de la torre de la iglesia. Por allí volaban también los pájaros, las campanadas y los ladridos de Gris. Los vecinos comenzaron a quejarse de los ladridos del perro y de los chillidos del niño. Para no molestar a nadie, la madre decidió forrar de corcho las paredes de la habitación de Óscar y poner en el suelo una gruesa alfombra. Tanto el corcho como la moqueta absorben las voces y los ruidos. Una noche Gris decidió ir a dormir pronto. No le gustaba la serie que echaban por televisión en la que un ratón perseguía a un perro. Gris se marchó enfadado a la habitación. Con sus gruñidos decía: «Es mentira que un ratón pueda perseguir a un perro».

Anuncios

Llega la noche y, antes de ir a dormir, es la hora de los cuentos. Es un momento mágico, en el que el tiempo se detiene para compartir historias y sueños con los más pequeños y pequeñas. Se abren puertas a la fantasía, a la imaginación y, sobre todo, a la posibilidad de vivir juntos la experiencia de la literatura en un período clave de la vida de las personas. (A partir de 5 años)

RESEÑA LITERATURA JUVENIL

 

WHAPPS. Mírame a los ojos .-Andreu Martín.-Editorial  EDB

 Casi no se le nota el miedo.  El lector de huellas dactilares establece que su nombre es Nil Obstadt, de la familia Obstadt del centro de la Gran Urbe, que tiene dieciocho años, que el año que viene entrará en la universidad para estudiar Derecho Legislativo y que su presencia ha sido detectada en las últimas cinco manifestaciones convocadas por los llamados Comandos Anti-Manipulación Mental, CAMM, que luchan a favor de la instauración de una Ley de Control de la telefonía móvil.  —Quedas detenido, chico —dice uno de los policías.

 

Personas con la cabeza gacha, las pupilas clavadas en juegos, noticias, películas, dictados de la moda, fotografías, mensajes, solicitudes de amistad, spots publicitarios, páginas de comprar y de vender, y los oídos bloqueados por música o discusiones que no permiten que aflore ningún pensamiento ni sentimiento. Todo el mundo parece feliz con este estilo de vida, excepto los Comandos Anti-Manipulación Mental. Sin embargo, la inspectora TrixHuanga inicia una investigación que la lleva a no pocas sorpresas, en una cruzada particular contra la gran corporación de comunicaciones que domina las más altas esferas del poder: la Triple Uve.(A partir de 13 años)

RESEÑA LITERATURA ADULTA

“Aggelos”: Catedral de Santa María.-CUENCA.-José Mª Rodríguez González.- Edición: Catedral de Cuenca;Cuenca Abstracta 2016; Instituto de Estudios Conquenses;  josemarogo@live.com

 

Con la publicación de  “Aggelos”     el autor vuelve a sumergirnos en un mundo alado, amable y   celestial  mostrándonos la inmensa  pléyade de ángeles que pululan por claustros, capillas y bóvedas de la catedral conquense, solo  alguien enamorado de los ángeles, como José María Rodríguez,  pudo escribir “Arcángeles del Siglo XIII”, nadie como él para haber investigado con  precisa lupa literaria e histórica el mundo angelical de la catedral y plasmar poéticamente su amor infinito  a tan  divinas criaturas.

Anuncios

“Aggelos”  comienza con una  introducción temática sobre el culto a los ángeles en diversas religiones y culturas, el orden jerárquico de los mismos, su  iconografía  y  representación   en el Renacimiento y en el Barroco, así como su  presencia   en nuestro mundo actual, según testimonios  de diferentes autores y personas.

En los capítulos siguientes  destacan los Arcángeles  citados ya en el libro anterior: esotéricos, majestuosos, con un halo de misterio  y serena alegría a su alrededor:

 –San Uriel: Fuego de Dios, a sus pies el demonio Rahad, representante de la insolencia, el orgullo, la oscuridad y el caos.
–San Zadkiel: Justicia de Dios, el ángel de la benevolencia.
–San Egudiel: la penitencia de Dios, es el arcángel que estuvo junto a Jesús en el huerto de Getsemaní.
–San Miguel: ¿Quién como Dios? Representante de la Justicia y la lucha por el Bien.
–San Rafael: Curación de Dios.
–San Gabriel: El arcángel de la Anunciación.
–San Jophiel: Luz de Dios.
–San Azrael: A quien Dios ayuda.
–San Sealtiel: Plegaria a Dios.
-San Chamuel : El que ve a Dios, se le representa   sonriendo y con una rosa entre las  manos “como referencia al  amor puro y a la belleza que refleja el alma al encontrar el amor de Dios.”

A continuación van apareciendo en orden cronológico la inmensa cantidad de ángeles que aparecen en retablos, cuadros, relieves, orlas, incluso muebles desde el siglo XV al XVIII. Con primor y detalle el autor compagina las fotografías,  de excelente  calidad técnica, con los correspondientes  textos explicativos.

Muy interesantes son los resúmenes históricos  que  en cada capítulo se centran en la sucesión de obispos al frente de la diócesis, así como  las crónicas y avatares de la construcción de algunas capillas.

 En toda la obra se respira un delicado  afán por desvelar  detalles que a simple vista quedarían inadvertidos, varios  ejemplos:

  1. Refiriéndose  a las nubes que aparecen en el lienzo de la Visitación  en la Capilla Mayor: ”Es simbólico que aparezcan en  esta representación de María e Isabel, ambas encinta, pues las nubes al traer la lluvia son consideradas como un símbolo de fertilidad.”
  2. Ángeles portando flores en el camerino de la Virgen:  Cualquier profano hubiera pasado con relativo despiste , José María  se detiene, visualiza y con sus herramientas celestes  pormenoriza   la escena de modo sublime:

El ángel de la izquierda porta azucena. En la tradición bíblica la azucena es símbolo de elección, es el símbolo de la virginidad de María. En esta flor se sintetiza la pureza, la inocencia, la majestad y la gloria, por todo ello distingue y adorna a la madre de Cristo, la Virgen del Sagrario….El ángel del fondo del camarín a la izquierda porta dos rosas de color rosa, la rosa es el símbolo del amor, de la dulzura, de la amistad, etc.

  1. En el retablo del Cristo de los Sacristanes : “De entre los cuatro sobresale el sonriente que da un toque de inocencia al conjunto, también    “los ángeles con las manos juntas intercambian miradas entre ellos ¿Por qué con las manos juntas? Se  sabe que en la Edad media los vasallos prometían fidelidad a sus señores uniendo las manos…etc.
  2. En el retablo plateresco de la Capilla de los Muñoz :” El remate del retablo  hacia una pequeña figura de un angelito que porta un ave, posiblemente es  un pato lo que tiene en sus manos. El pato se relaciona, por su costumbre monógama, con el amor conyugal, la fecundidad y la fidelidad. En diversas culturas el pato medía el paso del tiempo, su llegada anunciaba el buen tiempo, el de la siembra y sobre todo el de las cosechas….está ocupado por el Padre Eterno, con el brazo derecho extendido“.

José María   muestra rigor   en la documentación bibliográfica de  los textos, fruto de la investigación histórica y hace también    gala de  su vis poética  en varias composiciones dedicadas a los ángeles  e  intercaladas  a lo largo de la obra:

¿Existes? No te veo.

¿Estás? No te siento.

Pero sé que mi ser se libera

al pensarte en silencio…… (A mi ángel)

Si en el libro “Arcángeles del siglo XIII eligió como portada del mismo la imagen del Arcángel san Chamuel   como símbolo y leimotiv vital de su mensaje:  Amando a los demás se descubre el sentido de la vida, el sentido de vivir y dar la vida por Amor, en “Aggelos”  sirva de aviso para el lector la dedicatoria: a quien alentó mis abatimientos, consoló mis desánimos y dio vida a mis  pensamientos,  a quien Dios me dio por  compañera, amiga y esposa, gracias a la cual ha escrito esta obra, que no podía llamarse de otra manera:

María de los Ángeles

Enhorabuena al autor, ambos libros, son en la actualidad,  guía imprescindible para deambular de forma celestial  por la catedral de Cuenca.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: