Entrevista al poeta y escritor venezolano, Moisés Cárdenas, autor de la novela Los ojos de un exilio que pronto saldrá publicada en España.

En la actualidad Moisés Cárdenas, vive en Córdoba, Argentina, forma parte de los millones de venezolanos que han tenido que huir.

1-. ¿Quién es Moisés Cárdenas y cuáles son sus sueños? Soy un hombre apasionado, romántico, soñador, persistente y luchador; que día a día vivo con las emociones y los sentimientos a flor de piel.

Anuncios

Tengo mis pasatiempos aparte de la escritura, como jugar al básquet, caminar por el parque, las mascotas y las plantas. En la actualidad estoy aprendiendo sobre los ciclos lunares y su influencia en el crecimiento y cuidado de las mismas.

Mi sueño, entre varios, es conocer España, especialmente La Mancha y sus molinos de viento, los castillos medievales, la Mezquita de Córdoba y la región de Zamora con sus juderías, porque me encanta la cultura.

Anuncios

Pero mi sueño más importante es que se mejore la situación de mi país, Venezuela.

2.- ¿Desde qué momento supo que quería dedicarse a la escritura?¿y a plasmar sus escritos en forma de libro? La escritura comenzó a gustarme desde los últimos años de la secundaria, sobre todo la poesía, estimulado por la profesora de Castellano y Literatura. Fue cuando escribí mi primer poema y supe que quería estudiar la carrera de Literatura en la Universidad.

Estando allí, participé en el grupo extensionista ULARTE. Me fui relacionando con compañeros, que les gustaba la poesía, la narrativa, la literatura. Eso me llevó a conocer a escritores, ya que colaboraba activamente en los encuentros que se realizaban y también en talleres literarios.

En ese tiempo escribí un poema para un concurso donde recibí una mención, eso fue en el año 2006.

Anuncios

A partir de ese concurso, leí mi poema en la Universidad, y un profesor me animó a que siguiera escribiendo.

Anuncios

Entre encuentros literarios y escritores, me nutrí hasta que logré mi primer poemario publicado titulado “Duerme Sulam”, libro que utilizó la escritora Yady Campo para hacer su trabajo de tesis de la Maestría en Literatura Latinoamericana y el Caribe.

En el 2008, durante mi estadía en la ciudad de Mérida, trabajando como profesor en la Universidad de Los Andes, escribí un poemario titulado “El silencio en su propio olvido”. Apoyado por el poeta Freddy Durán, este me animó a enviarlo al XVI Concurso Nacional de Literatura (IPASME), y obtuve el primer premio en poesía.

A partir de allí, algunos escritores de mi ciudad de San Cristóbal, con quienes tengo una profunda relación de amistad, me han animado a que siguiera en el camino de las letras.

He ahí que siento mi pasión por la escritura.

3.- ¿Qué nos puede contar de su novela Los ojos de un exilio?¿por qué se decidió a escribirla?¿podría compartir un fragmento de la novela con los lectores de Alquibla? La novela cuenta como Roberto, un inmigrante venezolano que vive en Argentina, recibe a su hermano que llega huyendo de la grave crisis que se vive en su país. La llegada de él, despierta en Roberto los recuerdos de su niñez, adolescencia y juventud, y la añoranza de un lugar transformado en el que no quedan rastros de un pasado feliz. En esta novela, la metáfora de los ojos está presente constantemente en las vivencias contadas por los personajes, como contrapartida a los ojos del expresidente de la República Bolivariana de Venezuela, llevados como icono  por los seguidores de su ideal partidario.

Más allá de expresar un sentimiento que me une con mis familiares, amigos y paisanos, se trata de un libro que enseña muchas cosas que desconocemos de la situación social que se vive en Venezuela, que se silencian y que tuvieron un comienzo antes de la aparición del señor Chávez en la escena política de nuestro país. A través de recuerdos y vivencias, trato de analiza las causas por las que se dieron, las consecuencias actuales y lo que era Venezuela antes de este período, dejando una reflexión para los lectores sobre lo que pueden causar los gobiernos tiránicos y autoritarios.

«Mi hermano caminó rápido, caminó muy rápido, mientras iba dejando atrás a su amigo, quien sentía unas pesadas cadenas en sus piernas. Jefté volteó, se paró y lo esperó. Agilizaron sus pasos, cruzaron una ancha avenida y encontraron en el piso un montón de pedazos de ladrillos, piedras, palos, basura tirada. Llegaron hacia una parada de buses. Encontraron a varias personas que esperaban con incertidumbre el transporte, sin imaginar lo que estaba pasando a unas cuantas cuadras. Los chicos se miraron. Por un momento se sintieron a salvo, pero, por sus mentes cruzó el pensamiento de que las balas, de cualquier parte, podían caer.

Anuncios

Las paredes de la universidad recibieron detonaciones, las rejas se fundieron, el escudo de la ULA, se quebró. Los estudiantes miraron sus cabezas, sus manos, sus piernas, sus extremidades, tenían gotas de sangre. Pasó un fuerte viento que desojó los cuadernos, mientras afuera bajaban por una calle varios sujetos en motos, sosteniendo en sus manos armas de fuego.»

4.- ¿Qué recuerdos guarda de su etapa como profesor de Castellano y literatura? ¿y de su etapa de voluntario?

En mi primer año como profesor, se me acercó una alumna a la que le daba clases. Me manifestó que le gustaba mucho escucharme cuando leía poesía en clase. Me dijo que ella quería ser escritora. Como en ese momento, yo estaba dictando talleres literarios, la invité a participar. Si bien ella no es poeta, es una ávida lectora y esos talleres le ayudaron a superar la grave enfermedad de su padre y su posterior fallecimiento.

Tengo muchos recuerdos, con grupos de teatro en la escuela secundaria, el periódico escolar, los encuentros de escritores… fue una etapa muy activa y de presencia cultural. Mi relación con los alumnos fue muy buena.

En cuanto a mi voluntariado en la Universidad, hice muchas cosas. Estuve en cinco grupos extensionistas, como coordinador, colaborador, facilitador y fui presidente de la Asociación de Estudiantes de Castellano. También participé en grupos ecológicos y ambientalistas.

5.-¿Qué es lo más complicado que se encuentra un escritor a la hora de poder publicada su novela?¿qué consejo le daría a un escritor novel? Lo más complicado es ser novel. Puedes escribir muy bien, tu obra puede ser excelente, pero al no ser conocido, el camino se hace cuesta arriba y hasta en los peores casos, ser olvidado.

Es importante que se apoye al escritor novel, darle una oportunidad y fomentar su talento.

Al escritor novel le aconsejo lo que me dijo una vez un gran poeta velezolano, el señor Escalona Escalona: «siempre hay que conservar la humidad, aprender de las correcciones que te hagan, verlas con la finalidad de mejorar y no darse ínfulas de que todo lo sabe».

Además le sugiero tener paciencia, perseverar, y seguir trabajando, escribiendo y dando a conocer lo que se escribe.

  1. – ¿Seguirá escribiendo? ¿Tiene proyectos en marcha? Siempre seguiré escribiendo, siempre tengo ideas para escribir. En la actualidad tengo tres novelas, cuatro libros de cuentos y cinco poemarios, todos ellos inéditos. Por supuesto que albergo el deseo de que sean publicados.

7.-¿Tiene presencia en redes sociales?¿cree que perjudican o ayudan a difundir la cultura? Utilizo las redes sociales, tanto para divulgar mis trabajos como para mis intereses y pasiones. Como herramienta de comunicación, las redes han logrado lo impensable. Pero la rapidez y lo efímero de lo publicado puede en algunos casos perjudicar el trabajo, porque es un laberinto donde uno puede perderse.

8.- ¿Qué libro está leyendo actualmente?¿tiene algún maestro o alguien que haya influenciado en su vida?  Estoy leyendo la novela de una colega, la que me pidió que revisara. La obra está inédita. Y como lectura para un próximo ensayo estoy revisando y releyendo la obra “Perversos” del escritor venezolano Alberto Jiménez Ure.

También estoy leyendo sobre la historia de la migración judía en Venezuela.

Dicen que todo escritor o artista tiene una influencia de alguien. En mi caso, al principio, tenía como referente la poesía amorosa de Neruda. Luego fui buscando mi propia voz.

Al convivir con otros escritores contemporáneos y relacionarme con ellos, me inspiraron también para mis trabajos, como José Antonio Pulido, Antonio Mora, Eudes Colmenares, Yady Campo, Eugenio Montejo y Alberto Jiménez Ure.

9.- ¿Qué piensa del trato que se da a la cultura en el mundo?¿y a las bibliotecas? Hay mucho, de todo. Pero el trato depende del lugar. Hay regiones donde se la conserva, se la cuida y se la estimula. En otras, no.

Con respecto a las bibliotecas, en el caso de Latinoamérica, las veo olvidadas. Ya poco las visitan, las infraestructuras no son las ideales. En algunos casos no hay bibliotecarios preparados, solo personal por puesto político o acomodo. Antes, las bibliotecas eran el corazón de la ciudad y el reservorio de la cultura, y hasta eran atendidas por poetas o escritores.

10.- ¿Qué piensa de Alquibla www.alquiblaweb.com como página de difusión cultural? Es una página que refleja la pasión por los libros, las bibliotecas, los escritores y la cultura; donde se puede observar el trabajo y el esfuerzo que hacen para la divulgación de autores conocidos y noveles.

Es una propuesta y un proyecto muy interesante que debe seguir adelante, como lo están haciendo hasta ahora.

Es digno de ser tomado como ejemplo para que haya más páginas como ésta en todo el mundo.

Un saludo muy especial para Eva María por realizar esta entrevista, por su interés en mi obra y por el amor que siente por su trabajo con la cultura.

A todos los seguidores de Alquibla, para que no dejen de participar y sean portavoces del gran trabajo que se hace aquí.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: