Hoy entrevisto en Alquibla a Jesús R. Silva, escritor de los relatos Los cuentos de la botella y Franco, La Locura y La muerte.

1.-¿Quién es Jesús R. Silva y cuales son sus sueños? En realidad, no soy. Tenía un acuerdo con mi heterónimo, esto es, un seudónimo con más competencias, él se encargaría de escribir y sacar adelante todo esto. Pero el buen hombre, Carles Martí Llop, se murió de viejo y “todo esto” es un arcón enorme y  antiguo,  lleno de papelotes de escritura apretada, que intento llevar a documento “Word”. Y  hay mucho, mucho papel.

Tengo un sueño recurrente, ¿o lo teníamos los dos? Una biblioteca propia, una mesa, una silla, un puñado de folios y unos bolígrafos baratos. También aparece una puerta abierta, con un sendero entre árboles en el que perderse hasta más allá de las montañas. Y tiempo, mucho tiempo.

Anuncios

2.¿Desde qué momento supo que se quería dedicar a la la escritura? ¿Y Plasmar en escritos lo que tenía tantas ganas de decir al mundo? Que yo recuerde, siempre he tenido acceso a un mundo imaginario. El modo en que ese mundo presentó sus credenciales a la vida real, fue hace décadas, a través de relatos y poemas infantiles. Creo que fantasía y realidad han alcanzado un acuerdo injusto, por el que la primera apenas se hace notar en mi vida diaria. Pero los personajes ficticios no lo  aceptan  y reclaman saltar del viejo cofre y tomar cuerpo en relatos o novela.

3.-¿Qué nos puede contar de su libro de relatos Los Cuentos de la Botella, y de la novela Franco, la Locura y la Muerte? ¿Qué le llevó a escribirlos?  Los relatos tienen ese título, De la Botella, porque las más de las veces se han rematado en mi imaginación estando en un bar o similar, observando a la gente. Son escenas ordinarias, en las que puede aparecer un colérico Jesucristo o el Demonio como una persona educada y razonable.   También “mujeres admirables, sin miedo a la locura, sin hora de regreso para el hombre que la espera”, como dijo el poeta. Los he resuelto en poco espacio, me gusta jugar con la emoción, en algún momento consigo dar un punto de frescura, pero no siempre se tiene el día…

Anuncios

Lo de Franco es una novela. Tiene más relación con mis fantasmas familiares, cómo personas queridas y muy cercanas tienen en un imaginativo altar a este duro Caudillo que marcó nuestro siglo XX. También es un recorrido por esa España nacional católica, que tiene unos tics curiosos, dignos de un canto a lo estrambótico. Algún día, cuando cierren las tremendas heridas por él causadas, será posible acercarse  acercar al general, y a sus adláteres, y tomarlo a chirigota. Mi novela lo intenta, pero también aborda los temores que pudieron tener Franco y su entorno, en noviembre de 1975.

4.-¿Ha recibido críticas relacionadas con la escritura de su novela Franco, la Locura y la Muerte? ¿Cree que la historia si no se recuerda está condenada a repetirse? Me ha llegado alguna amenaza, de un lado y de otro del extremismo político, curiosamente, con mi novela. Pero son comentarios soeces, de personas a las que es fácil ofender, la Ignorancia es atrevida, que dijo alguien. De todos modos, superado el primer susto, está bien, es algo que forma parte del paisanaje. Los comentarios más neutros y literarios también han sido variados, me han llegado frases muy elogiosas y otras que me sugieren que intente pintar paisajes…  Si hago la media, creo que es una novela que entretiene, enseña algo, puede entusiasmar y con la que podía haber rendido un poco más, teniendo en cuenta la de libros, videos, periódicos, crónicas, etc.… que consulté sobre el Vigía de Occidente, como lo nombró el periódico La Vanguardia, entonces “Española”.

Un lobo ataca un rebaño de ovejas, mata veinte o treinta y mordisquea someramente a una sola. Al ser humano le pasa algo parecido… con sus congéneres. Pero además somos amantes de soluciones mágicas,, lo son las grandes religiones monoteistas, pero también el nacionalismo, el fascismo o el comunismo. Y todos estos falsos arreglos fascinantes, han costado cientos de miles, millones de vidas humanas. Una y otra vez, volvemos al mismo punto. Aquí ya nos estamos repitiendo, con Vox , que no se entiende sin otro prodigio, el nacionalismo catalán o vasco y sus teorías, que son bastante risibles, por otra parte.

Anuncios

5.- ¿Qué le llevó a escribir este tipo de escritos? ¿Piensa seguir escribiendo? El cofre pesa un quintal y no dejo de sacar papelotes. Carles Martí me dijo que no tenía fondo, yo le repliqué que eso era una mala copia de El Libro de Arena, de Borges y se puso colorado, el buen hombre… Pero en fin, de ahí saco mis historias. Creo poder demostrar que yo mismo no soy sino uno de los personajes que Carles Martí trazó en su ciudad imaginaria, la Inabarcable, así que supongo que seguiré escribiendo, hasta el final. ¿O no hay final?

Anuncios

6.- ¿Cual es su metodología a la hora de ponerse a escribir? ¿Para qué tipo de público van destinadas sus novelas? Lo primero es la idea, surge en un momento de calma extrema o de algún tipo de exaltación, no le valen términos medios. A partir de ahí, los personajes  cobran vida propia y como seres vivos, su única opción es luchar por su propio cadáver. Un cadáver no se entiende sin una vida detrás, a ser posible, larga y rica. En algún momento, los personajes salen del cofre y se enfrentan al papel en blanco o, más comúnmente y no me gusta, al documento de Word. Este proceso necesita silencio. Cierro un relato o un capítulo y toca repasar, dejarlo en fermento y volver a catarlo hasta que puede ser leído en voz alta y ser digerible por personas de toda edad, etnia, idea política, afición o aflicción, pero con sed de cultura. Y un innegable placer por la escucha de otras voces.

7.-¿Tiene presentaciones previstas para la difusión de sus escritos? ¿Qué libro está leyendo actualmente? He estado en contacto con algunos difusores de cultura, que me ofrecían presentar mis obras, a condición de vender un número de ejemplares en el mismo acto, y no tengo muy buenas dotes comerciales…. He hablado a algún público de mis libros y me ha gustado, es algo estimulante, pero en principio, no tengo previsto repetir.

En cuanto a libros, estoy leyendo uno de Ken Follett, , sigue el guión del gran vendedor de libros, conoce todos los trucos, aunque se me hace algo hueco y más teniendo en cuenta que leí hace unas semanas algo muy intenso,  El Amante, de Marguerite Duras.  También estoy leyendo El Jardín de los Frailes, de Azaña, y el Príncipe, de Maquiavelo. He dejado Los Monederos Falsos, de André Gidé, me   gustó el inicio, pero me he perdido un poco con él. Volveré.

8.-¿Tiene presencia en redes sociales? ¿Cree que perjudican o ayudan a difundir la cultura? Estoy en Facebook. El problema o los problemas de las redes sociales es que estimulan la urgencia, las ganas de llegar a todas partes y de igualar y discutir entre personas que tienen diferentes conocimientos. He encontrado en Grupos de literatura a personas que no saben quien fue Tolstoi o Fitzgelrad, que recurren al copia y pega para opinar o lo hacen con insultos o con aterradoras faltas de ortografía. Desde luego, las redes sociales son un medio estupendo de difusión de la cultura, siempre que nos quitemos de la necesidad de estar en misa y repicando.

9.- ¿Qué piensa del trato que se da a la cultura en España? ¿Y a las bibliotecas? Así, de memoria, creo que el último Jefe de Estado que mostró interés por la cultura, exceptuando los Presidentes republicanos, fue Felipe IV, en el siglo XVII… Algunos, como Isabel II, Franco o Juan Carlos I, se mostraron como personas suma y placenteramente incultas. Yo diría que en nuestro país, a nivel oficial, la incultura goza de cierto prestigio, por contra, somos una de las naciones con mayor aportación cultural al mundo, quizá solo superados o igualados por Italia o Francia. En cierta manera, la cultura es un árbol que crece muy bien en malos terrenos. El siglo XX nos ha dado a García Lorca, Machado, Hernández o Pérez Galdós, hay que tomar aire después de dar esta lista de personas despreciadas por el poder pero consagradas entre los grandes de la literatura universal, Con las bibliotecas pasa algo parecido. Son estos templos de silencio emocionado, galerías infinitas en las que es fácil perderse en mares de belleza, conocimiento y vida. Pero llamamos templo a sitios huecos y ornados hasta la hipérbole donde buscamos a gritos a un dios inexistente o ausente.

10.-¿Qué piensa de Aquiblaweb.com como página de difusión cultural?  Internet es un océano de superabundancia, en el que es fácil  divagar sin puerto. Rara vez se alcanza la isla del tesoro Pero de esta vez, he hollado la arena de oro en Aquiblaweb, es una página fresca, con aportaciones brillantes, sin el tremendismo de meter en muy poco espacio demasiado contenido. Me parece que es un buen sitio en el que encontrar aportaciones y en el que respirar ese aire de pureza del que hablaba Dalí, en referencia a Las Meninas de Velázquez, pero que yo extendería a las bibliotecas. No puede haber muchas Webs que sean a la vez, una biblioteca, aunque virtual. Aquiblaweb lo es y tiene por tanto un algo de sagrado, en el sentido de elevación.

Anuncios

   Algo que añadir.

Este 2020 es Año Galdós. 100 años de su muerte, así que, ¡viva Don Benito! (Y no hay contradicción)

 

 

 

¿

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: