Hoy entrevisto a Alejandro Cañestro historiador del arte docente e investigador. En Alquibla tiene relación también el arte como forma de cultura material. Alejandro Cañestro es Doctor en Historia del Arte. Profesor de la Universidad de Alicante. Miembro del Grupo de Investigación «Artes suntuarias» (Universidad de Murcia).
Especialista en el estudio del Barroco y el arte de la platería.

“La cultura, y las bibliotecas forman parte de ella, son siempre la hermana pobre. Pero cuando las ciudades han hecho una macroexposición (me vienen a la memoria las exposiciones de La Luz de las Imágenes, o Las Edades del Hombre, o Huellas, o cualquiera de los grandes museos), la gente se ha desplazado a propósito. Eso lo provoca la cultura”.

 

¿Quién es Alejandro Cañestro y cuáles son sus sueños?¿ha cumplido ya alguno de ellos? Soy un apasionado del arte en todas sus manifestaciones, lo que ha llevado a dedicarme a su enseñanza pero también a su descubrimiento casi a diario. Mis sueños son ser feliz, tanto yo como la gente que me rodea y me quiere. Digamos que debo cumplirlos a diario.

¿Desde cuándo supo que quería dedicarse al mundo del Arte? ¿y a la arquitectura? ¿guardan relación? Cuando acabé mis estudios de Bachiller, decidí que quería estudiar Historia del Arte. No sabía bien hacia dónde me iba a llevar esa disciplina, pero me esmeré y puse todo mi empeño en sacar mis estudios universitarios lo mejor que pude.

 

 

Una vez acabada la licenciatura, y por influencia de mi maestro, el profesor Jesús Rivas, empecé a investigar sobre temas de arquitectura. Ello provocó que la arquitectura tuviera un gran peso en mi tesis doctoral y en mis investigaciones personales.

¿Con que dificultades se encuentra un profesor de la Universidad a la hora de impartir sus asignaturas en la Universidad?¿hay buen nivel del alumnado o cree que hay muchas carencias debido al acceso tan directo de las nuevas tecnologías? ¿se queda con las asignaturas de arte o con las de arquitectura? La dificultad mayor a que se enfrenta un profesor universitario es la desmotivación del alumnado, acostumbrado a niveles poco exigentes, falto de hábito de lectura, de análisis, de reflexión, de estudio…

Con todo, el sistema educativo español -sobre todo, me refiero a los Bachilleratos- forma alumnos con inquietudes intelectuales y con afán de superación. En cuanto a mis asignaturas, soy feliz impartiendo cualquier tipo de docencia, ya sea arquitectura, arte o historia del protocolo como doy en mis clases de la UMH.

¿Cuál es el significado para usted de la difusión cultural a través de las publicaciones realizadas? Mi obligación como historiador del arte es dar a conocer mis investigaciones y lo que haya podido hacer, mucho o poco, para que la ciencia de la Historia del Arte vaya avanzando.

En ese sentido, la difusión de las conclusiones de mis estudios se erige en la principal aportación, pues es la que queda por escrito.

Si tuviera que quedarse con una obra maestra del Arte..¿cuál sería y por qué? Me quedo con dos, con tu permiso. Por una parte, «Retrato de Gertrude Stein» y, por otra, «Las señoritas de Avignon», ambos de Pablo Ruiz Picasso.

Los dos lienzos marcan un punto de inflexión en la Historia del Arte: el primero de ellos muestra a su retratada como si llevase puesta una máscara -la máscara que todos llevamos- mientras que el segundo, una composición que ciertamente no tiene tema, pues no son más que cinco prostitutas de un burdel frecuentado por Picasso en la calle Avinyó de Barcelona.

Pero precisamente su forma de romper los planos, de facetar los perfiles, de introducir casi la tercera o la cuarta dimensión es lo que hacen que sean obras maestras. También ocurrió ello con «Las Meninas» de Velázquez.

¿Qué relación guarda el arte y la arquitectura con las bibliotecas? Podríamos empezar con la siguiente reflexión: las bibliotecas constituyen una tipología arquitectónica específica y siempre vinculada a los grandes artistas.

Basta recordar el caso de la Biblioteca Laurenciana, cuya espléndida escalera fue labrada por el genial Miguel Ángel. Desde que las bibliotecas salieron de los monasterios -primer centro cultural, por cierto-, se han erigido en edificios muy especiales, con importantes obras de arte en forma de tapices, cuadros, cuando no muebles.

Y, desde luego, son los contenedores de otras manifestaciones artísticas, en este caso los libros.

¿En qué lugar englobamos al arte en cuanto a la recuperación histórica, patrimonial y cultural de una ciudad? Desde que el hombre es hombre, ha necesitado al arte, ya fuese en forma de cabaña para cobijarse o en forma de pinturas en las primitivas cuevas.

Por tanto, nuestras ciudades están conformadas por un conjunto de bienes patrimoniales muebles e inmuebles que suponen sus grandes valores, tanto por lo que suponen de recuerdo histórico, como por su valor de recurso turístico y patrimonial.

No conviene olvidar que las ciudades tienen, por lo general, edificios y obras arte específicas que no se dan en otros sitios, aunque parezca que hemos visto la misma iglesia repetida en muchas ciudades.

Pero las peculiaridades del terreno y las tradiciones ofrecen siempre soluciones nuevas, que deben ser difundidas debidamente para que los visitantes las puedan conocer. Aunque los primeros en conocer nuestro entorno, debemos ser nosotros mismos, debemos ser turistas en nuestras propias ciudades.

¿Se está leyendo algún libro actualmente? He empezado a leer «Corte y Monarquía en España», un manual universitario que me sirve para complementar mis clases de Historia del Protocolo.

¿Qué piensa del trato que se da a la cultura y a las bibliotecas en el mundo? ¿cree que se encuentran en el lugar que les corresponde? La clase política, sea del color que sea, no acaba de ver que la cultura debería ir en puestos de salida en los programas electorales.

No ven que la cultura genere ingresos y es más bien al contrario: si hay una oferta cultural interesante, acompañada de una buena oferta hotelera y gastronómica, las ciudades se llenarían.

La cultura, y las bibliotecas forman parte de ella, son siempre la hermana pobre. Pero cuando las ciudades han hecho una macroexposición (me vienen a la memoria las exposiciones de La Luz de las Imágenes, o Las Edades del Hombre, o Huellas, o cualquiera de los grandes museos), la gente se ha desplazado a propósito. Eso lo provoca la cultura.

¿Qué piensa de Alquibla www.alquiblaweb.com como página de difusión cultural?  Alquibla cubre un vacío importante en nuestro entorno más inmediato y desde aquí animo a su creadora a que siga la senda iniciada, a fin de ofrecernos a todos sus lectores el contenido de tanta calidad a que nos tiene acostumbrados.

Entrevista a Alejandro Cañestro Doctor en Historia de Arte y profesor
Etiquetado en:        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eva María Galán Sempere.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad