Vuelve a la carga María Serralba y con ella una novela extensa de más de 600 páginas en las que María lo entrega todo, llamada Da tiempo al amor. Si hay que ser objetivas en las reseñas de los libros quizá en esta no sea tanto debido a la amistad que me une con la autora y con la que sigo apostando día tras día y brindándole mi apoyo para continuar.

Esta novela va dedicada in memoria a María Teresita de 44 años que ha querido rendirle un homenaje por su lucha con el cáncer y darle las gracias por su tenacidad y amor por la vida que le inspiró para escribir el personaje de Lidia.

Si hay algo que caracteriza a María es que es todo sentimiento y todo emociones, y eso lo podéis ver muy bien reflejado en sus novelas. Y en esta no podía ser menos.

Empezamos a leer Da tiempo al amor, con un prólogo en el que la propia María se pone un reto a ella misma para escribir una novela bajo el concepto del AMOR y el TIEMPO y te hace ponerte en la piel de los personajes como Rosa, Florentina, etc. para dar lugar y tiempo a la vida. Y en el que nos hace reflexionar sobre algo tan bonito como el amor de una manera muy sencilla y, sobre todo, cercana.

“Todo en la vida se puede llegar a lograr, tan solo es cuestión de TIEMPO, de DESEO, de ESFUERZO y siempre dotándolo con una generosa dosis de mucho AMOR”

Y nos adentramos en el primer capítulo que María titula Un cambio a peor en el que los primeros valores que nos encontramos es la importancia de la amistad de la mano de Rosa y Begoña. Dos amigas que lo comparten todo y que están también pegadas a un móvil, comentan lo que les ocurre en casa y los sermones que les dan sus madres. Son personas que no son materialistas y leen novela romántica.

Para continuar con un alegato a que la educación no solo está en los colegios, una crítica al consumismo y que no hay que juzgar por las apariencias. Así como el reemplazo del estudio por los videojuegos (tema muy cotidiano) y de los momentos tensos que se suceden en las aulas. Todo eso y más escondido entre líneas nos lo encontramos en los primeros capítulos de Da tiempo al amor.

Rosa es la pareja de Matías y Carmen (Memen) es una profesora que no pasa desapercibida en un centro privado y es la amiga de Florentina, una persona sumisa frente a su marido Juan Manuel, un hombre que se caracteriza por su masculinidad. Pero si hay algo que destacar de Floren es que es una persona inocente, sincera, dócil y atenta.  Carmen es una persona muy perfeccionista y da clases de arte en el instituto, pero salta de los nervios cuando sus alumnos ignoran la época del Renacimiento o cualquier aspecto relacionado con el arte por el que ella siente pasión.

Susana es un personaje con el que se nos presentan las primeras relaciones sexuales de los adolescentes y también se trata el tema de la violencia en las aulas, así como las imprudencias de las acciones de uno que influye en todos los demás.

Cada uno de los personajes de la novela tiene un significado especial, quizá ha sido gente que ha pasado por la vida de María o que alguna de sus personas conocidas le ha inspirado para escribir a alguno de ellos. Ro (Riquelme) es un personaje que disfruta de la soledad y, es reflexiva y Fran es su hermano. Mayte es la novia del hermano de Ro (del que su paradero es desconocido) y Celene tiene un secreto, pero también tiene recuerdos de una infancia perdida, ella encuentra en las novelas sus buenos momentos.

“La vida no es siempre lo que uno desea”

La verdad que en la novela Da tiempo al amor hay muchos personajes y seguro que con alguno te ves identificado en algún momento. Entre ellos Juan Manuel, Fran, Mily y Natalia, así como un sinfín de emociones, asociados a estos que ha debido de ser una novela en la que ha expulsado todo lo que llevaba dentro María en tono de novela. Hay ira y rabia contenida y también nervios. Son personajes que tienen sueños e ilusiones, pero todos tienen un papel muy importante en la novela.

José Ángel Garona y Juan Manuel Riquelme Sáez tienen un peligro en esta novela, porque van a poner a prueba sus matrimonios y a la vez, son personas que quieren disfrutar de la vida al máximo, pero eso le va a llevar a jugar malas pasadas.  Son dos personas que tienen buen olfato para los negocios y se unen como socios, pero ya no son cariñosos con sus mujeres. José Ángel es el marido de Lidia y es un cobarde y Juan Manuel, siendo una persona que se retrata como una persona insensible es quien tiene los primeros enfrentamientos con su hijo.

Gracias a este último personaje también conocemos la importancia del perdón y del choque entre los hijos y de cargar con las atribuciones que no le corresponden a uno, así como las debilidades de las personas y los secretos de familia enmascarados.

Entremezclada por la novela conocemos cómo va el estado de salud de Lidia y cómo la amiga quiere hacer las paces con ella antes de que sea demasiado tarde, ya que “no hay tiempo que perder” y también hay escenas en el hospital en el departamento de oncología.

Hay un capítulo que me gusta, su título es, El dinero no reemplaza la amistad. Y en el que se reflexiona sobre el valor del dinero y que no es la solución a los problemas. Adela en este capítulo es quien se va a encargar de un papel muy importante para ponerlo en conocimiento de los interesados. Ella es compañera junto con Lidia y Floren del colegio y se lo va a contar todo, ya que al final la verdad sale a la luz.

Julia Montoro es una persona metódica que se caracteriza por no depender de los hombres para vivir, es la contable de la empresa y quiere vivir la vida a tope y aprovechar el momento.

También tengo que deciros que en cada historia de esta novela hay un pedacito de la autora en el que deja impronta y hay que conocer a María para saber cómo habla y saber que sus líneas son escritas, tal y como ella te puede expresar algo en una conversación del día a día, me ha hecho gracia eso y quería resaltarlo.

Un lugar Florencia asociado al personaje de Floren y un museo el de los Ufizzi, descrito en la novela como un paraíso para los sentidos en el que el valor de la escultura y el encuentro con otra gente en ese país le hace plantearse la vida de nuevo. Como un volver a recuperar la vida que había perdido. Otro personaje entra en escena ahora y me estoy refiriendo a Carles.

Resaltar que a lo largo de la novela nos encontramos con notas a pie de página que facilitan en algunas ocasiones la comprensión de la lectura.

Y para ir terminando nos encontramos con un apartado llamado reflexiones vivas en el que personas entrevistadas por María han contestado a unas preguntas que la autora les propuso, ¿darías o diste tiempo a tu amor? ¿qué ha significado este en tu vida? O incluso le da una reflexión al lector e invita a que lo compartas con ella en su email

Acabamos con un índice y con la última página de rigor en la que dice que este libro se terminó de imprimir. ¡Enhorabuena María y gracias por abrir tu corazón al AMOR!

Reseña del libro Da tiempo al amor de María Serralba
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas