Desde el momento en el que pisé la “Madre Patria”, sentí un alivio de “libertad”, me sorprendí con todo lo que mis ojos llegaban a ver y aún más con lo que no alcanzaba a comprender. Mi mirada se perdía entre las mil luces que acompañaban esa Navidad en la que llegué a España. El frío desordenaba mi cabello, pero mis sueños eran maravillosos; seguí caminando entre mis ganas y la lucha de estar tan lejos de todo lo que conocía.

¡Gracias España!, ¡gracias Galicia!, tus brazos me acogieron desde mi llegada. Venía perdida, no sabía lo que quería, ni hacia dónde iba, necesitaba raíces fuertes para aferrarme a algo; y eso me lo dio esta tierra. Era tiempo de que abriera mis ojos para comprender el valor que tengo como persona.

Dolieron los golpes, fueron fuertes, no lo voy a negar, quizá me hacían falta, para aprender a valorar lo que tenía y lo que fui alguna vez. Y dolió, y sigue doliendo, no mentiré, pero cuando duele, es porque se va por buen camino; “confía”, me dijo un gran ángel llamado amiga, que llegó sin previo aviso y justo a tiempo para darme la mano y levantarme de la gran caída.

¡Gracias Galicia! Gracias por enseñarme a que no importa dónde te encuentres, siempre que seas feliz; gracias, por mostrarme que no importa lo que falta, sino lo que nos sobra. Gracias Galicia, pues tus caminos verdes me hicieron volver una y otra vez a la tierra que me vio nacer. Gracias por hacerme más fuerte, porque de los golpes se aprende; por eso te doy las gracias.

No ha sido fácil y eso es lo que más agradezco a la tierra más verde que he conocido, pues no hay mayor aprendizaje que el que se logra en los momentos más difíciles de la vida. He perdido muchas veces, pero me he atrevido a ganar esta batalla, a seguir caminando, dejando  una huella positiva en quienes me conocen y a seguir viviendo.

¡Gracias Galicia! De una venezolana para España

Paso a paso fui abriendo más mis ojos, me atreví a hacer grandes cosas, aprendí a hacer música con la tristeza de mi alma, comprendí que estaba sola en esta batalla, pero supe que no la perdería, pues las guerreras nunca tiramos la toalla y menos cuando se está tan cerca de lograr el objetivo.

Me permití volver a soñar, a reconstruir mis ganas, y levantarme una y otra vez de las caídas; y es que de eso se trata la vida, me tocó perder tantas veces, pero comprendí que tenía que ser así para poder ganar mi primera batalla; ésta que escribo hoy. Me di fuerzas a mí misma con tu fuerte viento Galicia, recargué mis sueños y entonces supe que era tiempo de volver a aquel lugar de mil colores llamado Venezuela.

Gracias Galicia, tú me enseñaste a ser yo misma, a no esconderme entre cuatro paredes, me diste la oportunidad de ser valiente, de demostrar lo que puedo alcanzar. Me diste las raíces fuertes que necesitaba, para abrir bien los ojos y aprender a no abrir mi corazón a todo el mundo, porque no todo el mundo es como uno.

Que duro ha sido este camino Galicia, pero gracias, gracias por enseñarme que de los golpes se aprende más, que de las acaricias. Por eso te doy las gracias querida tierra verde, me llevo de ti lo más lindo; tus paisajes, tu música, tu cultura, tu deliciosa comida, y los grandes ángeles que me dejaste encontrar entre tus caminos. De ti hermosa Galicia me llevo mi propio yo… Aquí me encontré, tuvo que ser a golpes, pero ahora soy más fuerte que cuando salí buscando lo que tenía dentro de mi propia Venezuela, mi verdadero amor, mi país caribeño, donde suenan las tamboras en la playa, el arpa, el cuatro y las maracas.

Tuve que caminar tanto, y hasta cruzar el charco, para encontrarme a mí misma; por eso te agradezco Galicia, gracias Madre Patria, pues antes me sentía pequeñita, pero ahora me llevo la fuerza de tus vientos y la dureza de tus retos; gracias tierra verde, porque me diste nuevos sueños, me entregaste grandes ideas, de esas que se encuentran en los momentos de crisis. Gracias Galicia, te quiero.

¡Gracias Galicia! De una venezolana para España
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas