Cuando la población de este territorio dejó de ser nómada, y comenzó a sembrar, a cultivar la tierra y a vivir de los alimentos que lograban cosechar. En aquellos tiempos lo desconocido abundaba en la tierra, y en Latinoamérica, los indígenas, eran los más sabios para enseñar cómo trabajar las tierras para obtener algo de ellas.

Poco a poco empezaron a descubrirse diferentes alimentos, que hoy en día son un símbolo para Venezuela, una tierra multicolor, llena de personas alegres y de un sol radiante; de tierras calientes y de tambores bailables durante toda la noche.

Así se conoció el cacao, según muchos expertos uno de los mejores que se cosechaba para la época; con el cacao se hacen hoy en día no solo bebidas achocolatadas parecidas, también se hacen bombones y diferentes presentaciones de turrones de chocolate, que son más comunes ver en la época decembrina.

Aparecieron también las llamadas “Caraotas”, en diferentes colores, blancas, rojas o negras; éstas no son más que los típicos frijoles que venden en los mercados hoy en día, pero que en la mesa del venezolano nunca pueden faltar. Entre estos frijoles también están las lentejas y el quinchoncho, que aunque son parecidos tienen diferente sabor.

Algo muy interesante de las “caraotas negras”, es que muchos venezolanos, dependiendo del territorio donde se encuentren, pueden agregarle azúcar blanca a este frijol, lo que sin duda para algunos se convierte en una delicia combinada entre lo dulce y lo salado.

Así mismo llegó el maíz: En España es un producto que en general se utiliza como alimento para las gallinas o los animales; pero más allá de estas fronteras, muchos países latinos, utilizan el maíz como uno de sus alimentos primordiales entre su dieta diaria. Venezuela no es la excepción, pues las arepas, las cachapas (parecidas a una tortilla de queso, pero esta es a base de maíz, rellena de un queso jugoso, muy peculiar, llamado “Guayanés” o también se suele comer con queso “telita”, ambos muy típicos del país caribeño) , la chicha (una bebida espesa a base de maíz). Verdaderamente hay muchos alimentos a base de maíz; incluso para los más pequeños de la casa están los atoles, que sería como un complemento alimenticio muy sano para que los bebés crezcan gorditos, pero sanos.

No puedo pasar por alto las frutas típicas de Venezuela:

El cambur (plátano como es llamado en España), es uno de los que más predomina en esta tierra; sin embargo son muchas las frutas que se pueden disfrutar en Venezuela. El mango, el aguacate, la guayaba (fruta rosada con la que se realizan jugos deliciosos que contienen grandes proteínas para el cuerpo), la patilla o también conocida como sandía. La lechosa, el níspero, la piña, el guamo y hasta el mamey, son frutas que sin duda, para quienes quieran conocer un poco de la cultura venezolana, deben probar.

También para condimentar, tenemos la cebolla, el ajo, el ajo porro (que es la parte de arriba de la cebolla, antes de sacarse de la tierra; y el peculiar “ají dulce”, que por cierto, no lo he encontrado en otra parte del mundo más que en Venezuela (si alguien sabe dónde se puede encontrar, sería una información muy relevante para esta venezolana que recorre el mundo), pues este misterioso alimento tiene la peculiar sorpresa de salir o picante o dulce; todo depende de la suerte de la persona que coseche el ají dulce (se parece al pimentón pero en una escala muy pequeña).

Como olvidarme de la Yuca, de la cual se pueden sacar diferentes alimentos muy típicos de este país: El casabe, por ejemplo que es como una “arepa” gigante, pero mucho más sana; también se pueden hacer los deliciosos buñuelos rellenos de queso, y hasta licores salen de este tubérculo.

Venezuela es un paraíso tropical repleto de maravillosos tesoros, muchos de los cuales no los valoramos como deberíamos; me pasaría de las más de cuatro mil palabras describiendo todo lo que se cosecha en Venezuela. Es una lástima que al día de hoy, el aparato productivo esté paralizad, por diferencias políticas.

Hablemos un poco de comida venezolana por Fabiola Maldonado Mastrojeni
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas