Cuando volé sin paracaídas por Fabiola Maldonado Mastrojeni

Mis padres no me enseñaron a volar. Siempre supe que era mejor caminar, ir despacio y con precaución. No nací con alas, pero sí con grandes ideas. Podía crear grandes cosas, de solo imaginarlas. Llegué a creer en mi potencial; debía ser precavida y hacer todo con calma y sin prisas, pues corría el riesgo de perderlo todo. Mi familia me enseñó a ser correcta, a medir mis ideas y a no soñar demasiado. Aun así, mi mente creaba millones de cosas. Mientras comíamos, sentados a la mesa todos juntos, mi subconsciente corría por los hermosos jardines de alguna mansión. Mis ojos se perdían rápidamente entre los platos e imaginaba que llegaba hasta el Palacio Real. Podía ver mi reflejo, llevaba un hermoso vestido rosa, con un gran lazo banco que adornaba la espalda. Aquello era pesadísimo, pues llevaba un armador de metal que no me permitía caminar bien. De la nada volvía a casa. Ahí estaba, entre cuatro paredes, miraba a mi padre mientras me decía que me terminara toda la comida. Yo veía el cubierto y volvía a aquel sueño, sacado de una película de princesas. “Deja de imaginarte cosas y come, vamos que tú no eres una…

Comparte en:
El TOC une corazones por Fabiola Maldonado Mastrojeni

Gracias a la organización del equipo que conforma la Asociación TOC Granada, junto a su presidente, Aurelio López Reina, la jornada del fin de semana, logró alcanzar las expectativas de los asistentes, colaboradores, afectados y familiares; quienes dijeron presente desde el viernes 10 de junio en el II Festival internacional de Cine “Mente y TOC José Carlos”. De 37 cortometrajes, enviados de diferentes lugares del mundo, fueron seleccionados los mejores siete, para ser presentados durante la tarde de cine. El corto ganador fue “mi familia no me entiende”, una realidad que toca a la mayoría de los pacientes con TOC. “Tocados por el corazón”, el primer concierto que se presentó, en Granada, para dar visibilidad al Trastorno Obsesivo Compulsivo. La enfermedad de la duda. Un trastorno que puede llevar a los afectados hasta el borde de la muerte si no se trata a tiempo la enfermedad. Entre buena música y un ambiente cargado de emociones, el concierto dio inicio a las 22 horas del pasado sábado 11 de junio. Con artistas invitados, como el mago Daniel Espín y la maravillosa cantante Dulce Laia, al menos unas 300 personas se vistieron con la consigna “Tengo TOC y ¿tú qué tienes?”. La…

Comparte en:
Y perdí la esperanza… por Fabiola Maldonado

Aquel día parecía ser como cualquier otro. El sol se reflejaba entre los cristales de los edificios. Eran las 9 de la mañana y la gente salía de sus casas camino al trabajo. Los niños iban a sus escuelas; y ahí estaba yo, justo en el medio de toda la algarabía de la ciudad. Me encontraba rodeado de aquel mundo que se me venía encima. Ese día de junio perdí la esperanza. Dejé de soñar. Me sumergí en una tristeza infinita, de la que no quería salir. El reloj seguía girando, pero yo seguía en mi interior. Mientras todos continuaban con sus vidas, mi mundo se paralizó. Sentí que pasaron años, pero quizá solo fueron unos pocos minutos. Ese día de junio el despertador me avisaba que era momento de marcharme para el trabajo; sin embargo me llamaste cuando bajaba por las escaleras del edificio, y con tu voz ronca dijiste “ayer fue tu último día de trabajo, no me vales más”. Me costó tiempo procesar aquellas palabras que retumbaron en mi cabeza, como tambores. Después de haber luchado tanto para salir de mi tierra; dejando mi familia atrás… luego de dos años de empeño, rectitud, puntualidad y trabajo duro,…

Comparte en:
Como si fuera mi destino por Fabiola Maldonado

Esa pequeña hada mágica había nacido con un único propósito. Llegó para brillar con sus encantos y deslumbrar con su sonrisa a todo aquel que le conocía. Era de manos chicas. De ojos azules, tan claros como el cielo mismo. Su cabellera larga y negra, como la noche intensa, se dejaba acariciar por el viento. Sus alas, aunque diminutas, y cristalinas, parecían el paradisíaco Caló des Moro, de Mallorca. Aprendió a volar muy pronto. Le tocó crecer aunque deseaba seguir siendo pequeñita. Su luz corría junto a ella y la acompañaba como lo hace la sombra al andar. Comprendió que debía hacer algo por el mundo; pues a través de su casita del árbol, donde vivía, acogedora y muy calentita, podía ver lo que pasaba en el mundo de los humanos. Para la hadita todo aquello era incomprensible. Pues miraba como la tierra se iba desmoronando. Aquel lugar donde había aprendido a volar se hacía casi irreconocible para ella. No entendía de asesinatos ni de guerras. No comprendía diferencias por raza, religión, color, natalidad o ideologías. Mientras miraba desde la ventana de su hogar, sólo podía pensar en salvar al mundo, de lo que ella consideraba eran crueldades que sufrían…

Comparte en:
La viruela del mono ¿otra pandemia? por Fabiola Maldonado

Hasta el momento los especialistas en sanidad, aseguran que la viruela del mono, no es tan contagiosa como otros virus. También explican que la posibilidad de que se convierta en una pandemia sería impensable; pues aparentemente se están tomando las medidas preventivas necesarias para frenar el brote de la enfermedad. Para el momento se habla de 84 casos que fueron confirmados a tempranas horas de la mañana del pasado 26 de mayo por el Instituto de Salud Carlos III. Sin embargo a lo largo del día, se han sumado 17 nuevos contagios. 14 en Madrid, 2 en Canarias, 4 en Cataluña y uno en Sevilla. El foco del contagio es Madrid; en su mayoría, hombres de mediana edad. Pero es importante destacar que no es una enfermedad de transmisión sexual. Se contrae a través de contacto, físico con una persona contagiada; mientras tenga síntomas, es decir entre las dos o cuatro semanas de la enfermedad. También las lesiones son muy contagiosas; así como los fluidos y la sangre. No es una enfermedad específica de hombres. Ya se ha confirmado el primer caso de contagio de una mujer en la comunidad de Madrid. Por ello no es bueno estigmatizar a un…

Comparte en:
Caminar entre los escombros del pasado por Fabiola Maldonado

Miré hacia atrás por un segundo y vi pasar toda mi vida. El tiempo se congeló y los latidos de mi corazón se aceleraron como el motor de un coche en marcha. Miré hacia atrás, con miedo, pero lo hice. Mi cuerpo estaba estático; no pude caminar entre aquellos escombros que lastimaban mis pies. Descubrí que solo veía a blanco y negro, pues los colores habían desaparecido de mi entorno. Miré hacia atrás, mientras me dolía el pecho… abrí bien los ojos para ver si podía salir de aquel rincón en ruinas, pero no lograba ver más allá. Pude ponerme de pié, me aferré a lo que parecía ser un trozo de madera podrida. Me sujeté y empecé a andar, entre aquel camino escabroso. La soledad me embargaba en cada paso que daba. El ensordecedor ruido del silencio me dejaba sorda, y mis pies descalzos se llenaban de heridas con cada movimiento. Me sujeté bien a aquel trozo de madera. Mi compañero de camino… El tiempo no corría. No había calendario ni reloj… solo éramos mi trozo de madera y yo. Emprendí camino. Mirando atrás, seguía mi recorrido incierto. No me explicaba cómo estaba ahí. Entre penumbras me pregunté ¿cómo…

Comparte en:
Los móviles van a la escuela por Fabiola Maldonado

Los centros educativos de España que permiten el uso de móviles con fines educativos dentro de las aulas, se expanden por todo el país como una pandemia. Los estudiantes de la ESO y de bachillerato, utilizan esta herramienta tecnológica con fines de aprendizaje. El profesorado que aconseja utilizar los móviles en las aulas, aseguran que pueden servir para ayudar en el  aprendizaje, si se utiliza de la forma adecuada. La pandemia del Covid, fue abriendo paso a la utilización de las herramientas tecnológicas. Para ese momento, así pues, desde los más pequeños de primaria, hasta los estudiantes universitarios, debían utilizar móviles, ordenadores o tablets, para realizar sus deberes y mantenerse al día en la escuela, institutos o universidades. En este punto, los profesores descubrieron que los móviles y las nuevas tecnologías, no son tan malas como se creía anteriormente. Según datos del Ministerio de Educación, Extremadura, Cataluña y Castilla y León, son las Comunidades Autónomas con mayor uso de móviles en las aulas. Sin embargo, muchos profesores apuntan a un creciente interés para incluir el móvil en las clases; pues consideran que puede llegar a ser una herramienta de búsqueda “potente”, entre los más jóvenes. Enseñar el uso seguro del…

Comparte en:
Duelen los bolsillos de los españoles por Fabiola Maldonado

En los últimos tiempos, los aumentos desmesurados de la gasolina, así como de los productos básicos alimenticios, causan desagrado en gran parte de la población española. Sin embargo, nadie dice nada frente al creciente aumento. Parece que como ciudadanos nos “autocensuramos”, mientras nuestros sueldos no llegan ni a la mitad del mes. Los repentinos altos costos de los alimentos, sorprende hasta al más incrédulo. Quienes tienen sueldos mayores al mínimo; también se ven afectados ante el alto costo de la vida. Parece que el Covid, la guerra y la viruela del mono, nos pasa factura justo cuando llega el buen tiempo. Cuando los ciudadanos estamos distraídos en disfrutar de las vacaciones de verano, y no prestamos mayor atención a los precios. No se llega a fin de mes La realidad de la mayoría de los ciudadanos que viven en España, es que sus sueldos no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas y llegar a fin de mes con algo en los bolsillos. Muchos ven con preocupación el aumento de hasta un 100% de productos como la mayonesa, margarina, el pan para sándwiches, el aceite, el arroz, los huevos, así como los productos de higiene personal, entre muchos otros, que ahora…

Comparte en:
El mundo no pertenece a nadie

La maravillosa mezcla de comidas, sabores, olores, colores y diferentes tradiciones, desfilan por las calles de los rincones de España. Se apagan las miradas de miles de ucranianos que buscan refugio tras ver como se derrumban sus sueños y su tierra, por la guerra insólita iniciada por Rusia. Se cuelan lágrimas por los ojos de aquel venezolano que dejó todo atrás debido a la grave situación que vive su país. Se escucha el acento de los colombianos, que vinieron buscando un mejor futuro para su familia; y que en la mayoría de los casos trabajan arduamente para llevar el sustento de quienes se quedaron en Colombia. Se apagan las sonrisas de los argentinos, que alguna vez soñaron con una nueva oportunidad. Y es que en España somos eso. Un poco de aquí y de allá. Somos españoles, ecuatorianos, chilenos, peruanos, ingleses, americanos, cubanos, venezolanos, ucranianos, entre muchas otras culturas. Todos siguiendo el bien común. Buscando un “final feliz”. El mestizaje mejora la cultura El resultado de la mezcla de tantas culturas dentro de España, es el complemento de nuevos conocimientos, nuevas historias, nuevas tradiciones, nuevas comidas… que más adelante serán típicas de este maravilloso país. Cada inmigrante trae consigo sorprendentes…

Comparte en:
Mi vida en una maleta por Fabiola Maldonado Mastrojeni

Tres franelas, dos pantalones y muchos sueños, no entraban en aquella maleta… Mientras me despedía de mi tierra, miré con tristeza todo lo que me arrebataban. Un futuro incierto me esperaba, salí con muchos sueños que huían y se despedían. Me quedé solo con tres franelas y dos pantalones, en medio de lo que pensé era un comienzo, pero que luego descubriría sería el fin de ilusiones… de sueños rotos y de caminos inútiles, donde no hay cabida para una maleta de fantasía, pues es justo aquí donde empieza mi travesía. Tres franelas y dos pantalones, no eran suficientes para dejar atrás todos mis rincones. Ese día no alcancé a mirar aquella montaña, que cada mañana me acompañaba… No fui capaz de despedirme de todos mis alrededores, pues todo no puede entrar en una maleta… caramba! Aquella tarde oscureció temprano, mi mundo se hizo más pequeño, y con tres franelas y dos pantalones, me tocó seguir adelante sin condiciones… Aquella tarde oscureció temprano, o quizá el camino se hizo largo. Cerré mis ojos como lo haría una cobarde, pues no estaba preparada para perder tanto en una tarde. Hice parecer que aquella despedida no dolía, pero lo cierto es que…

Comparte en:
Cultura Latina
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas