Cada 21 de marzo se celebra el día mundial del Síndrome de Down. Pero la pregunta que muchos nos hacemos es, ¿cuándo normalizaremos este síndrome? Por más campañas que se hacen cada año, motivando la aceptación y normalización de las personas con síndrome de Down, aún los ciudadanos etiquetamos a estas personas como “diferentes”.

Pero, ¿qué es ser diferente?

Desde que nacemos todos somos diferentes. Tenemos distintas características físicas, emocionales, espirituales, que aunque a la vista de los demás somos “normales”, nadie lo es. En pleno siglo XXI, con tantos experimentos, tenemos el deber de aceptar que nadie es normal o anormal. Todos somos anormalmente diferentes. Y esto es increíble, perfecto y hermoso.

A la vista de todos tenemos a aquellos increíbles valientes, que aún con Síndrome de Down, han demostrado que pueden llegar a ser grandes; se han convertido en increíbles artistas, pintores, agricultores, cantantes, músicos, actores del mundo del espectáculo. Muchos nos han demostrado que la perseverancia y la valentía están en sus genes, como lo puede estar en cualquier otro ciudadano.

Por muchos años nos han enseñado a ponerle etiquetas a todo; si alguien tiene un trastorno mental, le llamamos “loco”, si alguien es importante y conocido, le llamamos “famoso”, pero lo cierto es que ya es hora de celebrar sin etiquetas. Todos somos diferentes de alguna u otra forma. Tenemos maneras de pensar distintas, estilos de vestir diferentes, así como características propias de nuestra personalidad o de la cultura del país del que venimos.

Lo hermoso de aceptar

Cuando aceptamos a otros, con sus características, nos estamos aceptando a nosotros mismos. Todos somos distintos; todos sufrimos de algo. Todos padecemos de alguna enfermedad. Y aunque para mí el Síndrome de Dow no debe ser catalogado como una enfermedad, pero sí como una condición, todos formamos parte de la sociedad; y en concreto, todos conformamos el mundo en el que vivimos.

¿Cómo se conmemora este día?

En diferentes partes del mundo, las personas salen a las calles con calcetines diferentes, aceptando y abrazando la diversidad. Y esto nos toca a todos; pues al caminar por las calles, vemos diferentes colores, razas y características que nos hacen perfectamente diferentes, y justo aquí está la maravilla de la diversidad.

Hoy en distintos lugares de España se encenderán grandes edificaciones con el símbolo que representa al Síndrome de Down. Así mismo se fomentará el empleo, para quienes tienen esta condición; y lo más importante en este día es darle la mayor visibilidad posible al Síndrome de Down. Educar a los más pequeños en la diversidad, pues no hay nada más hermoso que mirar a través de los ojos de otro y comprender que somos “imperfectamente perfectos”.

 

Hoy es un buen día para celebrar sin etiquetas por Fabiola Maldonado
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas