Una de las celebraciones más divertidas y esperadas por los más pequeños de la casa, es el día de Pascua. Y es que se ha convertido en tradición en gran parte del mundo, que los niños reciban huevos de chocolate con sorpresas. Muchos juegan a conseguir los huevos en algún lugar especial. Pero en estas fechas, una de las noticias más sonadas el brote de salmonella que fue registrado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN).

Según la AESAN, hasta el momento se han detectado  150 casos de salmonelosis en 9 países diferentes, por haber consumido algunos de los productos Kinder, producidos en la fábrica de Bélgica. Para la fecha, existe un solo caso registrado de salmonella en España, sin embargo el afectado no ha tenido la necesidad de ser hospitalizado.

Por seguridad y frente a la cercanía de la fiesta Pascual, las autoridades sanitarias de Europa, han decidido retirar los alimentos producidos en la fábrica de Ferrero ubicada en Bélgica, para prevenir que se agrave la situación de la salmonella en la población.

Recomiendan estar alerta a los síntomas

Los primeros síntomas suelen ser diarrea, fiebre y características típicas de intoxicación. Lo más recomendable es estar atentos frente a lo que indican las autoridades sanitarias. Así mismo, es importante que nadie entre en pánico, y si tiene dudas sobre la afección por salmonella, acercarse a su centro de salud, para descartar cualquier infección.

Muchos se han sentido preocupados frente a esta situación, pues la fiesta de Pascua se caracteriza por disfrutar con los más pequeños buscando los característicos huevos de chocolate, traídos por el conejo de pascua. La infección por salmonella, no puede quitar la ilusión a los niños de esta festividad. Es primordial conocer los síntomas y evitar consumir, por ahora, los productos kínder.

Disfrutar de la Pascua

El día de Pascua es mucho más que las sorpresas que nos puede traer el conejo. La celebración recuerda el renacer de Jesús, luego de haber pasado por el calvario, ser crucificado, asesinado y sepultado, por ciudadanos que desconocían de la vida del profeta, o del hijo de Dios para los católicos.

La Pascua es oportunidad de celebrar la vida. De disfrutar en familia. De recibir la bendición de la vida. Llega el momento para agradecer por lo bueno y lo malo. Por haber pasado por la pandemia por Covid19, que nos mantuvo sin identidad, al mantenernos con las mascarillas en todo momento.

La pandemia nos enseñó a agradecer del aire que respiramos, de las sonrisas verdaderas, de las miradas que trasmiten calma, alegría y pasión. Y en esta oportunidad, la Pascua nos brinda la suerte de seguir en este plano. Si en este año no podemos comer los huevos que nos traiga el conejo, seguramente la próxima Semana Santa, el increíble conejo nos sorprenderá con miles de huevos de chocolate.

 Fabiola Maldonado

El conejo de Pascua pide precaución por Fabiola Maldonado Mastrojeni
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas