A quienes están ahí para ayudarnos y para ofrecer a los pacientes la primera atención. Estos médicos que nos brindan orientación adecuada y pertinente, para prevenir enfermedades. Médicos que tras sus batas blancas, son ciudadanos comunes, que sienten y padecen como cada uno de nosotros; pero que tienen la facultad de ayudarnos en los momentos en los que nuestra salud se encuentra en riesgo.

Hoy 19 de mayo se celebra el día internacional de los médicos de familia. En primer lugar agradecer por su labor, esfuerzo y en muchos cansos por su profesionalismo. Celebrar que tenemos personal capacitado para brindarnos una mano en momentos de dificultad; tomando en cuenta que sin salud no somos nada. Agradecer a todos lo que tras sus batas blancas hacen su mayor esfuerzo por ayudar al paciente en sus necesidades.

Como alguna vez nos tocó levantar los brazos y aplaudir a todos los médicos que luchaban en los centros de salud del mundo para salvar las vidas de todos los contagiados por la pandemia del Covid; poniendo en riesgo sus propias vidas. Hoy nos ponemos de pie para agradecer su atención, su capacidad de prestación de servicio, su entrega.

Este día no puede “pasar bajo la mesa”, pues los médicos de familia, son en general los primeros que nos atienden en los centros de salud. Muchos se trasladan hasta los hogares de las personas que tienen movilidad reducida para hacer un diagnóstico a tiempo. A todos estos médicos “gracias”.

Gracias por su dedicación y entrega. Por su paciencia. Por su tacto. Su delicadeza al momento de dar malas noticias (que es lo más temido por los enfermos). Gracias por su entereza. Les dedico estas palabras porque sé, que muchos de ustedes, dejan el alma en aquellas salas de consultas. Sé que el sistema les exprime de la forma más cruel posible; y aunque algunos no comprendemos esto, ustedes son ciudadanos, que pueden ser pacientes y enfermos también en un determinado momento.

No apto para susceptibles

Sin embargo, no puedo hacerme de la vista gorda, frente al supuesto colapso de la sanidad pública en España. Desde la pandemia, siempre escuchamos que los hospitales están abarrotados de personas, que no tienen capacidad, y notamos que los tiempos de espera para enfermedades  que no esperan, son realmente grandes.

Muchas personas pierden la vida esperando que se les llame de la seguridad social, para ser intervenidas quirúrgicamente, por un carcinoma, o por otras muchas patologías, que pueden llegar a ser fatales para el paciente si no se atajan a tiempo. Por ello hago un llamado a los encargados de la sanidad pública en España; para que se aboquen a los enfermos que esperan aún ser atendidos, con la esperanza de no perder la batalla, mientras sus cuerpos colapsan frente a un móvil, a la “espera de la llamada que les dé el visto bueno para ser intervenidos”.

No esperemos que las enfermedades avancen. Es prioridad dar seguimiento, ofrecer un servicio de prevención y de atención adecuada, para que enfermedades como el cáncer, se puedan frenar a tiempo. Por eso hago un llamado a realizar chequeos de medicina preventiva. Y no me refiero a los mayores de 70 años; pues estas enfermedades no tienen edad. Ni fecha en el calendario.

Fabiola Maldonado

Celebremos el día del médico de familia por Fabiola Maldonado
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas