Maravillada he quedado con el libro de Luis Pérez Lloret, un hombre alicantino de 89 años, que a esta edad y aunque parezca mentira, ha encontrado la motivación y su tiempo libre en escribir. Además, y no por cortesía, deciros que desde la página primera te sientes atrapado en su lectura a lo largo de sus más de 200 páginas para llegar a un final inesperado. Se trata de la novela Las dentritas de Dios, autopublicado en Amazon.

https://www.alquiblaweb.com/producto/las-dentritas-de-dios-de-luis-perez-lloret/

Empezamos la lectura con un prólogo en el que se da protagonismo a Annie Marquier una matemática e investigadora y, es su propia historia la que ayuda a entender el resto de narración. Sabemos gracias a ella que el corazón tiene neuronas, que las ondas cerebrales se sincronizan con las variaciones del ritmo cardiaco y las diferencias obvias entre corazón y cerebro. Es el propio autor, Luis, el que nos cuenta su propia experiencia con una operación de corazón y nos introduce a los personajes. La trama no va a ser otra que una unión entre trasplantado y receptor.

La novela se desarrolla a lo largo de dieciséis capítulos y un epílogo y voy a compartir con vosotros lo que esta narración me ha hecho sentir. La trama empieza en un hospital, en el que un paciente está hospitalizado y una de las enfermeras le anima a seguir respirando y de las dificultades que ello le conlleva. Se sabe lo que Héctor siente porque se nos cuenta el artefacto que le pusieron para respirar por el pulmón.

Es gracioso cómo podemos extraer el sentido del humor del autor, en frases como “de esta no salgo” o toques chistosos que podemos leer entrelineas a lo largo de la novela. Pero al igual que hay humor también sabemos en todo momento las sensaciones (buenas y malas) y experiencias que le van a ocurrir estando en el hospital como la operación a la que se ha sometido que ha sido traumática y un sinfín de situaciones en las que se va a encontrar metido.

Son dos médicos los que están atendiendo este caso, y son ellos mismos los que se presentan, un neurocirujano y un psiquiatra para informar a su paciente que ha tenido un infarto agudo. Uno de ellos llamado Altamira (quizá por la calle de Alicante, no lo sé). Es informado de que tienen que realizarle un trasplante de cerebro y que le van a inducir a una hipnosis. Son muchas las preguntas que se hace ahora el protagonista y destaco una “¿quién soy ahora?”. El trasplante se  consigue gracias a un chico joven de 25 años que tiene un accidente de tráfico y fallece en septiembre, Julio Cazorla. De Julio sabemos que era un periodista independiente y habla con Héctor a través de los sueños.

“Los sueños son reflejos dramáticos de la realidad que retenemos en nuestro interior”

Es un momento de confusión para Héctor y pregunta por su familia. Debe asimilar todo lo que le ha ocurrido y se transmite de tal forma que puedes ponerte en el lugar de él. Héctor tiene la sensación de que les han utilizado y en todo momento tiene la capacidad de poder hablar con Julio en los sueños. Ahora adopta como suya a la familia de Julio y ellos le adoran, porque ven en él a su hijo, lo que le va a llevar a situaciones embarazosas y de las que hasta ahora no se había planteado. Incluso van a verlo al hospital la primera de ellas Nancy (madre de Julio).

Julio le comunica a Héctor que cree que ha sido asesinado y Héctor no va a parar hasta encontrar a los responsables de su muerte, a pesar de que se encuentra con muchas piedras en el camino, incluso con advertencias del propio Julio. Y es él mismo el que le pide que cuide de los suyos.

El título de la obra cobra sentido porque, en este momento, se pregunta ¿qué son las dentritas? Y tras alguna divagación se llega a la conclusión de que es un medio de comunicación entre las neuronas. Héctor siente tener dos edades, la cerebral y la física y es Eva la que ve a Héctor con otra alma. Le preocupa de tener una mente lúcida y que sus neuronas sean de Julio. Me llama la atención la cantidad de detalles que podemos extraer de la narración para ubicarnos en el espacio/tiempo o en los personajes por parte del autor.

“El sufrimiento es una herencia histórica de la iglesia católica”

Os iré comentando a las protagonistas femeninas conforme vayan surgiendo en la lectura, y que cada una va a jugar un papel en la novela, pero las primeras son Nancy la madre de Julio, Eva su hermana y Lorena es la novia de Julio. Nancy va a ser la que le cuente sobre su hijo porque Héctor quiere saber. Aunque también tenemos un personaje masculino Pedro que es el ex de Nancy, que en algún momento va a ayudar a Héctor a desvelar el misterio de la novela.  Es con él con quien Héctor se desahoga y tiene conversaciones orientadas hacia su higiene mental y quien le va a acompañar en la investigación.

Por el trato que el protagonista tiene en esta novela con las mujeres se hace una reflexión sobre la visión entre hombres y mujeres, y las características que le atraen de las mujeres, entre ellas, el perfume que utilizan y las partes físicas de su cuerpo que le atraen. Con quien va a tener que plantearse ciertas cuestiones que no se había planteado hasta el momento es con Lorena, (ella estudia biología) ya que esta se enamora perdidamente de él, ya que en “teoría” tiene el cuerpo de Julio. De Eva sabemos que estaba muy unida a su hermano y que no le gustan los hombres, aunque con Héctor va a experimentar algo que nunca ha vivido. Es con ella también con quien habla temas acerca de la sexualidad. Héctor se encuentra en un dilema entre el amor de dos mujeres por las que tiene sentimientos y se van a suceder episodios de ternura y cariño del bueno. Y bueno también hay una historia de amor con Nancy. Como dice Héctor “se siente bien con las tres”

“El presente no está aliñado por la fantasía, los recuerdos sí”

A lo largo de la novela se realizan muchas divagaciones y, por ejemplo, se empieza en comprobar cómo funciona la mente, de cómo se ha realizado una limpieza de cerebro y funciona mejor. También se habla sobre la presencia espiritual por las sensaciones que tiene con Julio y de que la separación de la unión de las dentritas forma a Dios, es Nancy quien también está abierta a estos temas. Es más pasional. Se reflexiona sobre Dios y sobre los teólogos. Y se reflexiona sobre el paso del tiempo. Así como de Adán y Eva en varias ocasiones.

No podría ser menos que se pudiera extraer un apartado de crítica en la novela. Se reflexiona sobre dar a la humanidad una nueva visión porque existe un “mundo que mata al mundo” y se habla sobre la sociedad de hoy. Sobre la libertad de las personas y de que no todo el mundo puede ser madre o padre.  De la reducción de la población mundial y de que las guerras no solucionan nada, así como de la gente que se pone medallas. Crítica a las noticias y broncas políticas y el sufrimiento de las personas que se esfuerzan por sobrevivir. También hay lugar para las generaciones más permisivas. Y se realiza un grito a que no se debe coartar la libertad de nadie.

Sabemos de la existencia de un blog en la investigación que emprende Héctor, con artículos relacionados con las finanzas, el blanqueo de dinero, las drogas y el mercado de valores. Deben recopilar toda la información necesaria para dar con las pistas del asesino y se investiga su teléfono, mochila (sin nada relevante) y sus e-mails en los que empiezan a encontrar información sospechosa, Héctor quiere tenerlo todo investigado antes de darle el caso a la policía.

Es el propio Héctor quien se hace con un plano del lugar del accidente y quiere ir a visitarlo y Eva le acompaña. Es momento también de revisar el pc, y disco duro de la mano de Mari una amiga de Eva, y encontrar las claves que le lleven a encontrar algún tipo de información. Imaginar la tensión que se respira en esos momentos, mientras la trama se convierte en una investigación en el que cualquier detalle puede ser crucial, porque muchos de los mensajes están cifrados por un tal Francisco. En la trama de la investigación también aparece un coche un Jaguar asociado al asesinato.

Me gustaría compartir con vosotros las características que he extraído del personaje de Héctor, aunque debe tener muchas más: una persona divertida, con buen sentido del humor, carismático, inseguro, curioso y reflexivo. Metódico, y muy amante de la soledad (aunque le gusta estar bien acompañado). Resolutivo, romántico y con las ideas bastante claras. Le gusta la navegación en barco.

A lo largo de la narración se hace mucha referencia también a momentos de la infancia y como no a los sueños. Sabemos del buen comer que tiene el autor, le gustan las castañas asadas, el buen vino y la cantidad de platos exquisitos que le presenta la cocinera Nuri, así como el café con leche. Entre los gustos literarios destacar a Fausto de Goethe y a Don Quijote, así como la lectura en prensa digital y la admiración por personajes históricos como Gandhi, Aristóteles o Vicente Ferrer.  También sabemos que le gusta la música jazz.

“La gente habla de perder tiempo y lo que se pierde es vida”

Muchas veces en la narración y entrecomillado sabemos que es el propio Julio quien le habla a Héctor y le advierte de los peligros que puede correr “no hables o te matarán”.  Ya caminando hacia el final de la novela aparece un personaje no nombrado hasta el momento que nos va a dar pistas sobre el “posible asesino” de Julio y éste se llama Cándido Puyuelo Delgado (Candy) y que va a visitar Héctor. Ya tienen recopiladas todas las pistas y de camino a la policía sucede un episodio inesperado y que pone un broche de oro a la novela que ya lo tendrá que averiguar el lector y que el autor nos lo cuenta en el epílogo con el que finaliza la novela.

¡Mi más sincera enhorabuena a Luis! ¡A su edad es de admirar que sea capaz de escribir este tipo de libros! ¡Continúe así, aquí ya tiene una lectora fiel! ¡Voy a por el siguiente!

 

 

 

Reseña del libro Las dentritas de Dios de Luis Pérez Lloret
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas