5 Comments

  1. Alex

    Llevo leído el 29% del libro (es lo que tiene leer en el kindle) y he estado a punto de dejarlo… aunque me parece que le voy a dar una segunda oportunidad,, que no sé si se merece, ahora que empieza la parte fantástica de la novela.

    ¿La narrativa es ágil?… si, es de fácil lectura, a pesar de usar multitud de palabras tan en desuso que resulta chocante… hasta ahora me han llamado la atención varias, pero se me ha clavado ese “urjo que me lo digas” o “urjo saberlo”… un “urjo” que se podría haber ahorrado, la verdad. El uso de palabras raras o poco usadas no te convierte en mejor conocedora del lenguaje, sino del diccionario.

    Otra cosa… hay bastantes frases mal escritas y palabras que faltan, como un “¡Pero quiero te acuerdes de nosotras!”

    Otra cosa que me ha chocado es el uso de Champaign, en inglés y siempre con mayúscula, en lugar de la versión española o el original francés, champagne… como que no se sostiene (por mucho que la acción transcurra en Glasgow… cosa que hasta ahora tampoco entiendo, porque en principio hay un tema de idiomas y del nombre de la galería que tampoco se sostiene), pero ya el colmo de los colmos es que el chef del restaurante se llame Chals…. ¿CHALS? Pordiós, mujer… cuando era un crío me dio por escribir una novelita tipo Los Hollister y a un chico francés le llamé Fransuá, pero tenía como once años. Que eso lo haga una adulta en una novela publicada, por muy primera novela que sea… ¡Chals! no es de recibo.

    Ya veré cómo se desarrolla el resto del libro…

  2. María

    Tras leer de principio a fin esta novela puedo afirmar que me ha encantado. La recomiendo y animo a la autora a continuar escribiendo. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.