Vicente Aleixandre, poeta español

Vicente Aleixandre, poeta español

Poeta español (Sevilla 1898- Madrid 1984). En 1917 trabó amistad con Dámaso Alonso, miembro como él de la llamada generación del 27. En 1926 apareció en la Revista de Occidente su primera entrega poética: Ámbito, publicada en 1928 ya en forma de volumen por la revista malagueña Litoral. Su segundo libro fue Posesión de la tierra, poemas en prosa que según el autor deben no poco a la lectura de Freud. En 1932, salió a la luz Espadas como labios, con poemas largos tan notables como El vals.

Vicente Aleixandre, poeta español

Su recopilación La destrucción o el amor, que le valió en 1933 el Premio Nacional de Literatura, es una obra de plena madurez en la que se revelaba como poeta visionario, creador de un mundo contrastado. Del periodo de la guerra civil es el Romancero general de la guerra civil y una emocionada evocación de García Lorca, tras la noticia de su fusilamiento, en la revista Hora de España. Uno de los títulos más significativos de su trayectoria poética, Sombra del paraíso, escrito en la posguerra, no es sino la visión de un paraíso sobre el que se han abatido el dolor y la muerte. En 1949 fue elegido miembro de la Real Academia Española y en 1953 la revista Ínsula le editó Nacimiento último.

Su consagración de poeta culminó en 1954 con Historia del corazón, que acerca al autor a un público más amplio y que amalgama poemas de la temporalidad y poemas de la solidaridad en un organismo único, de valoración más polémica en cuanto a la crítica. Testimonio de su dominio de la prosa es el libro Los encuentros (1958) que tuvo una continuación diez años más tarde en Nuevos encuentros. Otros libros notables de su función como creador de mitos son: En un vasto dominio (1962), Poemas de la consumación (1968) y Diálogos del conocimiento (1974). Títulos más marginales son la Antología del mar y la noche (1971) y Poesía superrealista (1971). Póstumamente se publicó En gran noche. Últimos poemas (1991). En 1977 recibió el premio Nobel de literatura. Poeta cósmico, visionario, místico panteísta, son algunas de las definiciones más o menos válidas que de su figura ha dado la crítica.

Pinche aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: