Hay una persona que marcó en la cultura en Alicante, ése hombre fue Vicente Ramos. Un hombre que se desvivió por la cultura y que potenció la figura de Gabriel Miró en su tierra natal fundando una biblioteca con su nombre. Cuando lo conocí marcó una gran huella en mí por eso cuando nos dejó le dediqué estas palabras que relato a continuación

Don Vicente Ramos y Gabriel Miró

Si hablamos de una ciudad, Alicante; si hablamos de un escritor, Gabriel Miró, de una fecha 1952 y si lo unimos todo en uno, Vicente Ramos.  Y a su frente un símbolo, una institución, una referencia, la Biblioteca Gabriel Miró.

Un hombre que con aceptación entusiasta y entrega vital, dedicó desde el minuto uno de su creación a luchar porque dicho centro fuera un lugar de referencia en la ciudad de Alicante, de la cultura, del pensamiento y sobre todo a difundir a aquel escritor algo desconocido y a su obra desde lo más profundo como antes nadie lo había hecho.

Más especial si cabe, cuando desde Madrid se trasladó la biblioteca personal y su despacho (de Gabriel Miró) a la biblioteca que actualmente se encuentra en la avenida Ramón y Cajal de Alicante.

Mi relación con D. Vicente fue mínima, pero lo poco que lo conocí me sirvió para ver en sus ojos a una persona que lo daba todo por los demás que haría cualquier cosa por ayudar y facilitarte el trabajo.

Una persona cercana, cariñosa, discreta, sencilla, amable y llena de conocimiento y sabiduría en los que deja y ya para los años venideros, su extensa obra acerca de sus escritos acerca de Alicante y de su escritor, Gabriel Miró.

A partir de ahora nos tendremos que acostumbrar a apreciar su obra, a leer la infinidad de escritos y a seguir queriéndolo como él quería a su Biblioteca y a su ciudad, en la que doy fe, por fuentes muy cercanas a mí, pasaba horas y horas escribiendo cuando antiguamente se ubicaba en la calle Rafael Terol.

No dejemos que ninguna de las dos llamas se apague ni la de D. Vicente ni la de su Biblioteca, ¿porque qué sería una cosa sin la otra y viceversa?

Si sé todo esto y alguna cosa más es porque tuve el honor de trabajar en ese rincón, en ese hueco que el día 2 de junio se quedó un poco huérfano, un poco triste al escuchar su pérdida, al sentir que dentro de él faltaba algo que lo vio nacer. Dejemos que permanezca la esencia de sus escritos en ese lugar privilegiado, en este rincón de Alicante emblemático, simbólico y referente de su ciudad de nuestra ciudad.

Como dijo él mismo en una entrevista realizada el 11 de julio de 2009 realizada por Fernando López de Rego: “Mi vida, al igual que otra cualquiera, se ha ido haciendo con mucha ilusión y no menos trabajo por un cauce muy concreto con aciertos y equivocaciones, con tristezas y alegrías, procurando respetar y respetarme, sin envidiar a nadie ni a nada. Si he logrado que la amistad tenga asiento real en el mundo de mi espíritu y que mi obra sea positiva y útil a la sociedad, me doy por muy satisfecho”

D.E.P.

Vicente Ramos Pérez, nunca te olvidaremos!