La línea en el texto: sus tipos

Cuadratín. // Parte de la letra. // Renglón, sucesión de letras formando palabras, separadas por espacios o seguidas de material de blancos (en las líneas cortas)

La línea en el texto: sus tipos

El máximo blanco con que puede empezar una línea es el de la sangría; asimismo será el de la propia sangría el mínimo blanco con que habrá de terminar una línea de final de párrafo.

Pinche aquí

Línea abierta. Aquella cuyo espaciado entre palabra y palabra es el máximo permitido.

Pinche aquí

Línea apretada. Aquella que, entre palabra y palabra, tiene el mínimo espacio permitido.

Pinche aquí

Línea áurea horizontal. También llamada sección áurea, es la línea que resulta de aplicar a las medidas de la página la proporción áurea; queda a la altura de los 5/8 de la altura de la página, contando desde el pie. También se puede hallar, en páginas con proporciones áureas, restando de la altura la medida del ancho de la misma; se forma, pues, un cuadrado, cuya línea superior indica la línea áurea.

Pinche aquí

La línea en el texto: sus tipos

A la altura de la línea áurea debe empezar el texto de los capítulos en libros con proporciones áureas; dado que a veces los títulos de los capítulos hacen distinto número de líneas, la primera página del primer capítulo es la que marca la pauta para el blanco que debe ir de cabecera en todos los restantes capítulos, desplazando, como es natural, la primera línea del texto; quiere esto decir que lo que manda es el blanco establecido para la cabecera del primer capítulo después de situar la primera línea del texto de éste según la línea áurea (suponiendo, en cualquier caso, que solo ocupa una línea para el número del capítulo y otra para el título, o una solamente si uno y otro van en línea).

Pinche aquí

Clases de líneas en el texto

Línea áurea vertical. Es la que resulta de aplicar la relación áurea (5/8) desde el margen de corte al de lomo. Corta verticalmente a la línea áurea horizontal.

Pinche aquí

Línea blanca. Línea de blanco. // Interlínea.

Línea bloque. La línea según sale, en un solo bloque de la linotipia. Miden desde cuatro hasta 28 cíceros, en los cuerpos 5 al 36

Línea centrada. Línea compuesta al centro de la medida. Las que constituyen títulos, epígrafes, encabezamientos, etc., no suelen llevar punto final.

Tampoco llevan punto final cuando el párrafo al que pertenezcan se componga sin sangría por ser pie de grabado o epígrafe, etc. Sin embargo, si se trata de la última línea de un párrafo normal la cual por cualquier circunstancia haya de ir centrada, llevará su puntuación correspondiente. Si una línea centrada debe llevar llamada de nota, se pone ésta y se prescinde de ella para centrar la línea.

Línea completa. Línea llena.

Línea corta. Es la que no llena por entero la medida. El espaciado de la línea corta debe guardar relación con el de las demás del mismo párrafo. El texto de la línea ha de ocupar más espacio que el de la sangría correspondiente, o sea, cinco letras en medidas cortas y siete letras en las medidas grandes. El mínimo blanco de la línea corta habrá de ser igual al de la sangría; si para lograrlo hubiera que estrechar demasiado el espaciado, es preferible hacer línea completa. No se consideran líneas cortas, a los efectos de colocación a la cabeza de una página, las líneas que por sí mismas constituyen un párrafo, esto es, que empiezan y terminan en la misma línea.

Línea de blanco. La que se coloca a la cabecera del molde, entre títulos y texto o entre éste y grabado. Cuando en las pruebas se cita una línea de blanco sin especificación de grosor, se refiere siempre al grosor del cuerpo del texto más la interlínea que pueda llevar.

Línea de expresión gráfica. En los gráficos, cada una de las líneas que indican la magnitud de los datos variables. Pueden ser verticales u horizontales, según la posición del gráfico y se cruzan con las líneas de guía.

Líneas de guía. En los gráficos, cada una de las líneas que se ponen e a continuación de los epígrafes, o datos fijos; son todas de igual largura, comúnmente puntilladas o finas, y sirven de límite a los datos variables y como pauta o guía. Pueden ser verticales u horizontales, según la posición del gráfico, y se cruzan con las líneas de expresión gráfica.

Línea de pie. Línea de blanco que se pone al pie de los moldes. Antiguamente, cuando aún no se conocían los lingotes, se usaban los cuadrados.

Línea de puntos. Puntos suspensivos. // Puntos conductores. // Línea formada con una serie de puntos, generalmente separados por cuadratín. Sirve, en las transcripciones o citas, para indicar la omisión de uno o varios párrafos. A veces se usan dos líneas, en vez de una, que es lo habitual.

Línea de referencias. Línea que se coloca al pie de la primera plana de cubierta de una revista, en la que se dan los datos fundamentales para la formación de las citas bibliográficas, así como para su archivo y consulta. También se llama membrete bibliográfico o banda bibliográfica. Los datos de que debe constar son los siguientes:

a)      título: debe abreviarse, en caso necesario, según las normas UNE 1008 y 1008 (suplemento)

b)      tomo: si se cuenta por años, el año en lugar del tomo; si los dos, habrán de anotarse los dos datos;

c)      número: es el último número de cada tomo se sustituye esta voz por último número.

d)      páginas: se indican la primera y la última.

e)      lugar de edición: sin abreviar

f)        día, mes, año: si se trata de revistas mensuales o trimestrales puede suprimirse al día.

La norma UNE 1007 proporciona esquemas y normas de confección.

Línea estándar. También llamada línea normal, fue adoptada en 1905 por la

Conferencia de Patronos fundidores e impresores, en virtud de la cual se unificaba la medida de los tipos. Como es sabido, antiguamente dos letras del cuerpo 10, si eran de distinto tipo, podían no coincidir en grosor, de modo que era casi imposible parangonar o alinear incluso letras del mismo cuerpo.

Línea floja. Líneas cuyas letras se mueven por estar suficientemente justificada.

Línea fuerte. Línea demasiado larga (aunque solo sea unos puntos), por sobrepasar la medida de la composición.

Línea guión. Se da este nombre a una línea constituida por filetes de un cícero de largo y cuadrados del doce; se usa como guía cuando se realizan estados o cuadros largos y complejos; se sitúan en la galera, a la cabeza del estado; cada filete será de la misma clase del que haya de utilizarse dentro del estado o cuadro y cada cuadrado o conjunto de ellos corresponderá a la medida del ancho de la casilla correspondiente.

Línea inclinada. Aquella que sólo imprime con la mitad del ojo de la letra, por estar inclinada. También se llama línea tumbada.

Línea irregular. Es la que no guarda la línea recta, pudiendo adoptar cualquier otra forma: curva, ondulada, etc. Se hace uso de ella en trabajos comerciales y de fantasía, y sobre todo en los sellos de goma.

Línea ladrona. Línea que tiene menos de cinco letras en medidas cortas (veinte cíceros o menos) y menos de siete letras en medidas largas (más de veinte cíceros), siempre sin contar el punto. La línea ladrona es incorrecta.

Línea llena. Aquella cuyo texto ocupa toda la medida. También se llama línea completa.

Línea perdida. Línea formada por caracteres pequeños en los títulos de portadillas, portadas, membretes y títulos en general. Comúnmente están constituidas por los términos de, de los, el, por, etc. No obstante, puede ser más larga, con tal que los caracteres sean pequeños y se halle dentro de un título.

Línea quebrada. La que queda cortada por ser fin de párrafo.

Línea sangrada. La primera de cada párrafo que lleva una pequeña entrada con relación a las restantes del mismo párrafo.

Línea vuelta. Aquella que se coloca boca abajo para suplir a otra que falta, o para indicar que una página es corta (en este caso se ponen tantas líneas vueltas cuantas sean las que falten).

A línea tirada. Dícese de la composición que ocupa todo el ancho de la plana. También de dice de línea tirada.

Colgar una línea. Dejar en una página una línea de más, como recurso del ajuste.

Comer la línea. Suprimirlas, distribuyendo el espacio que ocupaba entre el resto de la composición.

Doblar una línea. Añadir algo al texto de una línea para alargarla con el fin de que haga una línea más.

Ganar línea. En la jerga tipográfica, <<ganar una o varias líneas>> significa suprimirlas para ganar espacio por necesidades de compaginación. Es frase equivalente a comer la línea.

En línea. Dícese de los términos, títulos, etc. situados en la misma línea.

Llenar la línea. Operación de la corrección tipográfica que consiste en indicar que una línea corta con poco blanco ha de llenar la medida.

Perder línea. Ensanchar la composición para disminuir el espaciado.

Recorrido de líneas. En la compaginación se presenta muy a menudo la necesidad de pasar líneas de una página a otra; si se trata de pasar líneas de una página a la anterior se dice ganar líneas; si al revés, esto es, pasar líneas de una página a la siguiente, se trata de recorrer líneas (aunque, en realidad, la operación es un recorrido en ambos casos). Para recorrer o ganar líneas se puede recurrir a los siguientes métodos:

1)      Suprimir líneas cortas de final de párrafo

2)      Alargar un párrafo señalando un corto recorrido que haga doblar una línea

3)      Poner (o quitar, según el caso) dos líneas de blanco donde el texto lo admita, a fin de señalar un recorrido conveniente.

4)      Hacer un punto y aparte en un párrafo que se preste a ello.

5)      Restar blancos de grabados, fórmulas, etc., a fin de que quepan en la plana una o más líneas, o, o en caso necesario, aumentarlos para pasar una o más líneas a la página siguiente.

1 thought on “La línea en el texto: sus tipos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: