La fe, novela realista de Armando Palacio Valdés

Novela realista con tintes naturalistas de Armando Palacio Valdés (Entralgo, Asturias, 1853 – Madrid 1938), publicada en 1982. Planteamiento, a modo de tesis, del conflicto entre la razón y la fe. Otra cosa es que convenza al lector. El ambiente es el rural y chismoso de Peñascosa (Luanco).

La fe, novela realista de Armando Palacio Valdés

Después de una infancia difícil, pues quedó huérfano y fue acogido y cuidado por la caridad, fue el padre Gil ordenado sacerdote y enviado para ejercer el ministerio a su propia aldea, donde se muestra un eficaz y admirado párroco. Dos personas alternan su vida: una es el ateo de la localidad, don Álvaro de Montesinos, a quien pretende convertir y solo consigue, mediante la lectura de los libros heréticos del incrédulo, hacer vacilar su propia fe. La otra persona es su hija de confesión Obdulia, especialmente atraída por el sacerdote y enamorada en secreto de él. Obdulia, arrebatada por el misticismo, quiere ingresar en un convento, pero no parece obtener el consentimiento de su padre, quien, según dice ella, la maltrata. El padre Gil, consiente en acompañarla para librarla de la tiranía familiar que dice tener. Durante el viaje, en una posada, Obdulia se finge enferma y aprovecha la ocasión para abrazarlo. El sacerdote se desmaya y ella sale de la cama y se acerca a él para socorrerlo y en ese momento se presentan el padre y un amigo. La escena no tiene justificación La fe, novela realista de Armando Palacio Valdéspara los ojos ajenos. En Peñascosa se critica al sacerdote, que pierde para siempre su reputación. Logra Obdulia un día acercarse de nuevo al padre Gil y éste la rechaza. Ella, ofendida, se toma la venganza acusándolo de haberla seducido. No se puede evitar el escándalo. El padre de Obdulia denuncia al sacerdote y éste es detenido y condenado. La experiencia le abrirá los ojos y vivirá una nueva felicidad de su espíritu.

El escritor es hábil e irónico en la descripción de los chismorreos locales, en el fino y humorístico trato del tema, en la sátira de la exaltación mística, de la beatería, y en el dibujo de los personajes, convincentes como logros realistas. El estilo es vivo y elegante con hábiles toques pintorescos y adecuado para el planteamiento del conflicto entre la razón y la fe, pero solo se queda ahí, en el planteamiento, a falta de mayor solidez. Aclamada por sus contemporáneos, la novela fue objeto de graves censuras por adentrarse en el delicado problemas de las creencias religiosas.

Anuncios

 

1 pensamiento sobre “La fe, novela realista de Armando Palacio Valdés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: