Os puedo decir que me he acabado este libro y me ha dejado maravillada. Es un libro de carácter informativo pero que tiene un objetivo principal el de transformación personal en el que cada uno de nosotros nos podemos trabajar.

Dina es nacida en Moldavia y es especializada en técnicas relacionadas con el conocimiento del Ser y de la mente. Creadora de la Técnica Hua-Tuo que despierta el interés por la mente, el pensamiento consciente, la observación, la emoción y el análisis sin barreras.

El libro comienza con una serie de agradecimientos a varias personas y les da las gracias de una manera particular siguiéndole un prólogo escrito por Irene González periodista comparando el descubrimiento de los Rayos X con las emociones y procesos de la mente que cuesta asimilar.

Puedo leer tu mente se basa en los cambios que se pueden experimentar si te fijas en los movimientos del pulso ICMD (Intercomunicación Mental a Distancia). De las respuestas que uno mismo se puede dar a través del inconsciente a través de algo que todos llevamos dentro de nosotros con unos mecanismos muy sencillos que Dina nos explica en el libro con máximo detalle y cuidado. Lo que hay que hacer es abrir la mente y dejarse llevar. Es una manera de descubrirse a uno mismo.

Dina nos va a dar también una serie de consejos para leer el libro y que sea leído las veces que sean necesarias. Que desnudemos la mente y que no creamos la realidad tal y como se nos presenta, ya que quizá…no existe una única realidad.  Además de que si nos sumergimos en el inconsciente él siempre tiene la razón. Es cuestión de preguntar a través del pulso. Es un libro muy curioso porque yo desconocía esa técnica y me ha hecho adentrarme en algo desconocido y curioso para mí.

El libro a través de su autora nos va a dar una serie de preguntas para la reflexión y nos va a contar quién empezó a utilizar esto del pulso para conectar con sus emociones. Nos habla de Hipócrates y de las respuestas de las realidades que tenemos cada uno de nosotros. A través de la mente se puede leer el pensamiento.

Dina define al inconsciente como el que no miente como algo puro, inocente, primitivo y que no se deja manipular. Así que si quieres conocerte realmente tienes que medirte a ti misma a través del pulso para conocer tu única verdad. También se nos muestran algunos casos reales de personas que se han acercado a su consulta con diferentes casos.

Me llama la atención las frases que Dina refleja en su libro, sobre todo, las de Albert Einstein y termino la reseña literaria con una frase que me ha gustado mucho en el libro y que viene muy a colación por el mundo en el que vivimos “No juzgues a nadie y perdona a todo el mundo”