Hoy entrevisto a Josep Seguí, anteriormente entrevistado en Alquibla. Hoy viene a a hablarnos sobre su recién publicada novela Lo que tenga que ser, será.

¿Quién es Josep Seguí y cuáles son sus sueños?¿ha cumplido ya alguno de ellos? Pues voy a intentar ser un poco más concreto que cuando me preguntaste algo parecido hace más o menos un año, aunque sigo muy bien sin saber ni quién soy ni cuáles son mis sueños. Ni me importa demasiado.

alquiblaweb.com

Soy un chico valenciano que lleva unos sesenta y cuatro años pisando esta tierra. La de donde nazco y otras, ¿eh? Desde siempre me ha interesado la Filosofía, así que cuando supero el COU empiezo a estudiar eso, me voy a la mili, vuelvo rebotado con todo, pasan otras cosas y acabo licenciándome en Psicología y me dedico a difundir y enseñar algunas ideas emanantes de la misma, básicamente del Construccionismo social y las Prácticas Colaborativas-dialógicas.

Como repito constantemente, no escribo desde pequeño ni mucho menos (ni siquiera poesía). De hecho mi primer libro (de ensayo) se publica en 2015, y mi primera novela en 2019. Lo que sí que hago desde que aprendí es leer mucho. Filosofía, claro, pero también novela. Y eso es seguramente lo que me ha llevado a tener mucho respeto por la Literatura en general y a no atreverme a escribir “en serio” ni a publicar hasta que no he considerado que lo que escriba y publique puede ser que tenga un cierto interés. En mi opinión, claro.

Me gusta el vino tinto y comer bien, viajar casi siempre por motivos relacionados con la Psicología (conferencias internacionales, congresos, …) y el sexo. También conversar mucho, que es algo muy erótico.

Mis sueños siguen siendo un misterio. Aunque mi vida no está dominada por la razón, tampoco tengo sueños especiales más allá de lo cotidiano y lo relacional. Preparar y hacer ese nuevo viaje, tener una buena conversación, tener tiempo todos los días para escribir un rato (también sobre sexo, claro; aunque no solo eso). En fin, poca cosa.

Ya realizamos una entrevista anteriormente sobre tu obra, ¿qué evolución crees que ha experimentado tu manera de escribir de la primera novela a la actual? No creo que haya habido una evolución especial. Desde luego que son diferentes y la actual no es para nada una continuación de la primera. Tal vez he tratado de mejorar algo las formas ortográficas; pero soy fiel a lo que podemos llamar “mi estilo” narrativo. Está claro que la fidelidad no sirve para nada —y menos en literatura—; pero he decidido hacerlo así. Usar el presente, escribir en primera persona y atender muy especialmente a las oraciones subordinadas que, cuando salen bien, suplantan con eficacia a los bellos (y muchas veces artificiales) enunciados “sujeto-verbo-predicado”.

¿En qué momento terminó de escribir su novela Lo que tenga que ser, será?¿para qué tipo de público va dirigida?¿podría compartir un fragmento con los lectores de Alquibla? Pues más o menos en julio de este año (2020), creo. Luego ya hay que contar con las múltiples autocorrecciones y el resto de procesos hasta que la novela llega al papel (o a los bits) públicos.

Como ya advierto en la página cinco de la propia novela, no es recomendable para menores ni para personas que se escandalicen con facilidad por asuntos sexuales, violentos o políticos. Al final del prólogo ya aviso también de que «…no sabes dónde te has metido»…

Sí, claro, con mucho gusto. Aquí un trozo del primer capítulo. Espero que os guste…

¿De qué manera quiere llegar al lector con esta novela?¿qué tipo de valores podemos encontrar reflejados en su novela? La verdad es que no lo sé. Pues me gustaría que quien la lea se emocione un poquito en alguno de los pasajes. Pero eso no depende de mí. Claro que, a pesar de mi advertencia, la novela no va solo de sexo, violencia o política; también hay, por ejemplo, amor. Aunque seguramente no es del tipo tradicional, supongo que a todas y todos nos gusta leer acerca de eso, aunque nadie sabemos bien bien qué es.

No trato de transmitir ningún tipo de valores ni de dar lecciones a nadie; para eso ya hay muchos otros sitios y autores. Y no por querer huir de esos espacios tipo púlpito o tribuna de oradores; si no porque yo no soy nadie para dar lecciones a nadie. Eso no obvia, sin embargo, que se me vea el plumero en el aspecto político, Como todo es, eso, político (sic), pues es inevitable que cuando escribimos o hacemos lo que hagamos se intuya algo. Pero, repito, sin decir a nadie lo que tiene que pensar o hacer.

¿Ha tardado mucho en escribirlo?¿tiene un lugar dedicado a la escritura?¿Es de los que lleva una libreta y va tomando notas por la calle? Soy muy malo para las fechas, los tiempos y los tempos. Yo creo que en lo que es escritura tal cual no he llegado al año. Luego, ya digo, vienen las revisiones.

¡Me encanta levantarme a las cuatro de la madrugada, tomarme un café con leche, encenderme un cigarro y ponerme a escribir en la cocina antes de ducharme, desayunar; sin televisión, sin internet, sin el móvil a mano! Solo el silencio de esas horas mágicas (¡uy, qué bonito!). Pero no siempre puedo y la mayor parte del tiempo escribo en mi estudio, que entra mucho solecito. Y, excepto lo de la cocina, no tengo un horario; escribo a cualquier hora, dentro de lo que mi jornada me permite. ¡Ah! También me encanta escribir en los aviones. Una de las partes centrales de esta novela está escrita en mi humilde laptop o como se diga volando de Madrid a Buenos Aires la última vez que pude salir de estos sitios y hacer un viaje largo.

No, nunca llevo una libreta ni tomo notas por la calle. Odio hacer eso. Es la perdición de quien escribe. Las ideas, las palabras, las frases, los personajes , … viven. No se les puede someter a una disciplina. No se les puede encerrar en una libreta. Ya saldrán cuando ellos quieran. Si aparecen, por ejemplo, en el metro y no me tomo nota ni nada, ya volverán si ellas/os quieren. Eso no me preocupa lo más mínimo. Hay que respetarlos, son libres. Esa es una de las pequeñas parcelas de libertad que nos queda: la suya. Respetémosles, por favor.

¿Qué nos puede contar de la Asociación de la que es Presidente, ENDIÁLOGO?¿qué tipo de trabajos se desarrollan? Bueno, nuestro trabajo está orientado fundamentalmente a la difusión y la formación en Construccionismo social y Prácticas Colaborativo-dialógicas (PCD) que están dando buenos resultados en asuntos relacionados con la Psicología y también con el Trabajo social, los conflictos personales, familiares, institucionales.  Por cierto, eso tiene mucho que ver con los usos del lenguaje y las palabras siempre en relación; exactamente igual que en una novela.

En nuestros trabajos tenemos bases sólidas que se materializan en diversas publicaciones, aquí por ejemplo, y en nuestros congresos y encuentros. En nuestra página se puede encontrar más información.

Entre mis muchas pasiones (algunas ya citadas, como viajar, comer, beber vino, el sexo), escribir, por ejemplo, si tuviera que elegir entre esta última y los procesos conversacionales a que invitan las PCD, el dilema sería tremendo. No sabría por dónde salir. Afortunadamente no tengo que elegir y hay un buen grupo de profesionales a lo largo de todo el mundo que compartimos intereses políticos y prácticos acerca de cómo poder ir construyendo un mundo mejor.

¿Cree que la pandemia ha afectado negativamente a la cultura?¿Ha podido reanudar las actividades que tenia previstas? No me gusta nada hablar de la pandemia. De hecho, no lo he hecho hasta ahora en esta entrevista. Pero no voy a eludir la pregunta.

Sí, creo que la puta pandemia ha afectado MUY negativamente a la cultura. En general creo que nos estamos a-culturizando poco a poco, casi sin darnos cuenta. Es mentira que por confinamientos y similares leamos más o escuchemos más música y cosas similares. Mentira. Lo que estamos haciendo es ver más series en la televisión (no tengo nada en contra de eso, ¿eh?, si se hace libremente) y desgastando nuestros sofás. Alguien dirá: «yo no». Pues, ¡enhorabuena!

No, excepto escribir y dar mis conferencias internacionales por zoom (que estoy hasta los huevos, como todo el mundo, aunque algo es algo), no he podido reanudar ninguna de mis actividades cotidianas. Bueno sí, beber un buen tinto de vez en cuando que encargo por internet y me traen a casa, menos mal.

Definir la biblioteca y la cultura, en pocas palabras No hay que definir; hay que luchar por las bibliotecas. Insisto en que no me gusta hablar de la puta pandemia; pero uno de los sectores más perjudicados está siendo este. ¿Bibliotecas cerradas? ¿Cultura? Los de los bares sí que se movilizan, sí.

¿Qué proyectos tiene en marcha?¿sigue escribiendo? ¡Por supuesto! Ya tengo casi a punto de (auto)revisión mi próxima novela, “La chica que ha perdido el norte”.  Cada día que la reviso y encuentro huecos me encanta más. Y ya he empezado la cuarta, “Breve historia de una semana cualquiera”. O sea que, independientemente del éxito comercial, no pienso dejar de escribir.

Fuera de eso no tengo grandes proyectos. Escribir en sí ya lo es. Siempre es algo colectivo; nunca individual ni solitario.

¿Tiene presencia en redes sociales? Sí, sobre todo en Facebook; estoy enganchado y no paro de publicar cositas, ¡me encanta! Y me da igual tener muchos “likes”. Me importa saber de la gente y, si procede, que la gente sepa de mí, aunque nunca publico cosas personales; eso queda en la intimidad, aunque lo íntimo siempre es público.

¿Qué piensa de Alquibla www.alquiblaweb.com como web de difusión cultural? Pues que me encanta. Os sigo desde hace un tiempo y agradezco mucho todas las actividades que organizáis. Intento asistir a las más que puedo, ¡me encanta!, repito. Y mi humilde apoyo es total. Valoro mucho la humildad, la horizontalidad y la enorme calidad de vuestros contenidos. Siempre estoy y estaré ahí. Gracias por ser quienes sois.

Josep Seguí, escritor de Lo que tenga que ser, será
Comparte en:

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Una mirada al mundo de las bibliotecas