Nunca fue tan fácil viajar y transportarte a otra época como con la novela de Jesús Lorenzo Aguilar llamada Orellana, en busca del cielo. Una novela tratada con riqueza lingüística loable y que nos va a adentrar en la vida del explorador y conquistador Francisco de Orellana. Me gustan las novelas centradas en un personaje histórico porque gracias a la ficción, les conoces más en profundidad y puedes disfrutar de sus hazañas a través de la lectura.

La novela está publicada por Ediciones Lorca y se compone de 431 páginas. Está estructurada en tres partes perfectamente diferenciadas y es una novela dedicada a su madre y a su querida tierra de Extremadura. Es increíble la labor de documentación que ha tenido que realizar el escritor porque toda la novela la podemos seguir por fechas, y no solo el año si no el día exacto en el que ocurren los acontecimientos. Por poner un ejemplo sabemos que el 6 de enero de 1515 fue fundada la Ciudad de los Reyes.

Me ha llamado la atención que sea en boca de una mujer Ana de Ayala, la mujer de Francisco de Orellana, se comience la novela ya en la parte primera con el título de Heredero de una estirpe. Y que a su vez se subdivide en otros capítulos lo que hace que sea una lectura más amena. Jesús encabeza la novela con la presencia femenina en la historia y da voz a un diario que dejó escrito desde su matrimonio el 24 de noviembre de 1544. Ana de Ayala es el primer personaje que vamos a conocer en esta trepidante aventura, en la que va a primar el cariño y admiración por su esposo.

Francisco de Orellana es un hombre noble, que tiene claro cuál es su objetivo, y que su vida gira en torno a perseguir un sueño, siempre enarbolando y ensalzando por encima de todo la gloria de España. Estamos en un periodo histórico bastante importante en la historia de las conquistas, porque es en este relato donde vamos a conocer cómo se descubrió el Amazonas bajo el mandato del rey Carlos I. Para Francisco de Orellana llegar a las Indias era un sueño de la infancia y no va a parar hasta conseguirlo. Es una persona a la que no le cuesta tratar bien a la gente que le acompaña, quizá es su carácter lo que genera envidias en los que tiene a su alrededor.

Nos encauzamos en una travesía que se inicia desde el Puerto de Sanlúcar y cuya misión es llegar hasta las Indias. Pero, ¿quién dijo que el camino fuera fácil? Nuestro personaje ha de sobrellevar todos los imprevistos que le van a acontecer y va a conocer gente maravillosa y gente que le intente entorpecer el camino. Pero Orellana siempre va a estar dispuesto a echar una mano y a dejar que sea el destino el que le lleve a buen puerto.

Otro personaje que me ha gustado ha sido Cristóbal de Aguilar, un hombre alegre, natural de Moguer. Es un personaje clave en la novela ya que va a ser el mentor de Francisco de Orellana él le va a formar y enseñar sobre los aspectos de la guerra. Hay dos personas claves en esta novela que van a estar de la mano de Francisco, uno es éste y otro es Aji del que os hablaré más tarde.  Hernando de Soto es el capitán de Don Pedro Arias Dávila.

También sabemos de mano de Jesús cómo era la vida a bordo, y lo que ocurría dentro de los barcos. Las navegaciones en el siglo XVI no eran rápidas y la vida a bordo y las penurias son transmitidas también por su escritor con excelente prosa. Al llegar a destino ha de suministrarse de material, y una de las primeras cosas que adquiere es un caballo que lo va a llamar La Molinera y que le va a acompañar casi hasta el final de sus días y le va a salvar la vida. Va a ser su inseparable amigo y establecen una conexión muy bonita.

“Si tratas con respeto a una persona, este te lo devolverá”

Conocemos el carácter de los indios, pacíficos y honrados. Y es en el momento en que conoce a Aji que se va a convertir en su mano derecha e izquierda hasta el final. Es una persona que no le va a traicionar, en él se conocen los valores de la amistad, de la lealtad y la confianza. Es un indio que le ayuda y con él podemos desmontar los prejuicios que se tienen de los indios como personas belicosas y guerreras. Aji va a ayudar a él y a su caballo. Habla en idioma chocó y conocemos la cultura de los indios de la mano de este personaje. Es Francisco quien quiere aprender de la selva de la mano de Aji. Él le enseña que la selva es la madre tierra y que ella le va a proteger. Es un personaje que me ha encantado en la novela.

Gracias a Aji van a formar junto con 50 indios más un equipo extraordinario y más tarde se les unirá otro, un hombre negro al que Francisco va a llamar Juan Valiente.  Es un héroe de color y Orellana quiere liberarlo y que sea un hombre libre. Francisco de Orellana y tal y como lo describe Jesús en su novela, va a rodearse de gente de confianza a su lado.

“La libertad es una de las más bellas cosas que hay en el mundo y yo no quiero ser dueño de nadie”

En cuanto a personajes históricos que aparecen en la novela sabemos que Francisco Orellana es primo de Francisco Pizarro y es quien lucha por la conquista de Perú. Y a mitad de la novela en el capítulo de La conquista de Perú también se encuentra con Hernán Cortés.  Orellana es quien quiere unirse al equipo de su primo porque él, considera que la familia es lo primero, pero “Los Pizarro” sabemos que le van a poner en aprietos a nuestro personaje principal pero no por ello se va a dejar vencer fácilmente. Si Pizarro está asociado a las riquezas, es Orellana quien su único objetivo es la gloria del descubrimiento.

Y tal como empecé la novela en la que decía la importancia de la mujer y la impronta que ha querido dejar Jesús, no es para menos que sean las mujeres guerreras de tez blanca las que ahora y en el capítulo de En búsqueda de la tierra de La Canela y El Dorado ganen más protagonismo todavía. Estas mujeres son las que se encargan de la lucha y los hombres de procrear y se les considera muy peligrosas. Creo que el autor ha dejado la señal de que la mujer y ya en el siglo XXI, no se tienen porque dejar achacar por nadie. Es la conclusión que extraigo de una novela que aunque está dirigida por hombres la mujer juega un papel muy importante. Y precisamente gracias a ellas y a su relación con el Amazonas es lo que quiero resaltar aunque tú lector deberás leerla para saber qué significa.

Al comenzar con la segunda parte, los capítulos ya van sucediéndose más rápido, capítulos más cortos. Es momento de dar agradecimientos y de realizar un balance de lo que ha ocurrido durante los meses atrás. Viajamos ahora a Extremadura y es muy profunda la relación que guarda Jesús con esta tierra, ya que también la nombra en la dedicatoria del comienzo.

Como no podía ser menos y por ser abogado de profesión, tenía que haber un capítulo dedicado llamado Un sagaz abogado en el que quizá se identifica con la profesión de su personaje.  Y tenemos tramos de humor que va unido al carácter de nuestro escritor.

Una curiosidad del libro contaros que las plumas amarillas en los indios es que mantienen la lucha hasta el final ya que el amarillo es considerado el color de la muerte. Y también se nos cuenta la hazaña de Eratóstenes un sabio que calculó la circunferencia de la tierra y la mide en leguas. Conocemos también el nombre de Carlos I completo.

Acercándonos al final de la novela, Ana de Ayala vuelve a coger las riendas de la misma y el 11 de mayo de 1545 vuelve a retomar el diario. La travesía ya se está haciendo dura, y nuestros protagonistas están cansados, hay algunos que se han quedado en el camino y otros que seguirán con Orellana hasta el final. Conocemos las enfermedades de la época, las ofrendas que realizaban y un montón de curiosidades más que podrás descubrir leyendo el libro.

¡No os perdáis la novela Orellana: en busca del cielo y dejaros sorprender!

¡Enhorabuena Jesús!

 

Reseña del libro Orellana, en busca del cielo de Jesús Lorenzo Aguilar
Etiquetado en:        

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.
Editado en Alicante por Eva María Galán Sempere
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad